[ad_1]

dl19340 68330b15 foco 0 0 375 240

DIARIO El MATERO, SANTO DOMINGO.- Los países no lograrán el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 (ODS 4) para garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y oportunidades de aprendizaje permanente para todos para 2030.

Los datos provienen de un nuevo informe publicado por el Instituto de Estadística de la UNESCO y el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo, que indica que es una llamada de atención para los líderes mundiales, ya que millones de niños que no asisten a la escuela van a recibir un aprendizaje de calidad.

El informe, Puntos de referencia nacionales para el ODS 4: Cumplir con nuestros compromisos, resume las conclusiones de la culminación de un proceso global de dos años convocado por la UNESCO.

Un comunicado del organismo internacional explica que los países participantes han identificado sus metas para 2025 y 2030 en relación con seis indicadores clave del ODS 4: apoyo a la educación de la primera infancia;

asistencia a la escuela; finalización de estudios; conocimientos mínimos de lectura y matemáticas; personal docente capacitado; y el gasto público en educación, destaca que el compromiso asumido es acelerar el avance al plazo relativo al ritmo alcanzado por los países entre 2000 y 2015.

Los resultados muestran que incluso si los países alcanzan sus puntos de referencia, el mundo no alcanzará las ambiciones establecidas en el ODS 4. Esto es antes de considerar el impacto potencial de COVID-19 en el desarrollo educativo.

“Es un progreso real que alrededor de dos tercios de los países sean realistas sobre sus posibilidades de alcanzar los objetivos del ODS 4.

Es importante que las naciones asuman la responsabilidad de sus compromisos con sus hijos. Sin embargo, casi a la mitad de nuestro plazo, el proceso ha demostrado que, incluso según sus propias estimaciones, la mayoría de los países no se acercarán a cumplir la meta de 2030”, dijo Silvia Montoya, directora del Instituto de Estadística de la Unesco.

“El siguiente paso debería ser alentar a todos los países a proporcionar puntos de referencia y determinar qué políticas deben priorizarse antes de 2030”, dice el documento.

Datos regionales.

El informe muestra que América Latina y el Caribe y Asia Central y del Sur dicen que están en camino de lograr la educación infantil universal.

El África subsahariana y el norte de África y Asia occidental no alcanzarán este objetivo, donde se estima que alrededor de dos de cada tres niños asistirán a la educación infantil para 2030 (en comparación con menos de la mitad en la actualidad).

Según sus planes, todas las regiones lograrán o estarán muy cerca de lograr la educación primaria universal. Los desafíos permanecerán en el África subsahariana, donde se prevé que el 8 % de los niños en edad escolar primaria no asistan a la escuela para 2030 (frente al 19 % actual).

Para 2030, el África subsahariana espera reducir la proporción de jóvenes en edad de asistir a la escuela secundaria que no asisten a la escuela del 47 % al 32 %; aquellos en Asia Central y del Sur esperan que su tasa caiga al 17% desde el 32% actual. En el norte de África y el oeste de Asia,

Los puntos de referencia muestran que los países creen que pueden reducir la tasa del 28 % al 14 % y en América Latina y el Caribe del 19 % al 11 %.

Se destaca que el proceso ha permitido comparar la realidad con la meta de la conclusión universal de la educación secundaria al 2030, que ninguna región está en vías de alcanzar.

Se prevé que las tasas de graduación para esa fecha sean del 89 % para la escuela secundaria básica y del 72 % para la escuela secundaria superior.

Los países tienen menos confianza en su capacidad para acelerar el progreso en las habilidades matemáticas: los puntos de referencia muestran que para 2030 a nivel mundial, todavía se espera que el 26 % no pueda dominar las matemáticas básicas en los primeros grados, con un 32 % al final del año de la escuela primaria y secundaria. 34% al final de la escuela secundaria.

Se prevé que la proporción de docentes calificados aumente a más del 90 % en todos los niveles educativos entre 2015 y 2030. El crecimiento más rápido se espera en el nivel preescolar, del 70% al 94%.

Sin embargo, para la fecha límite, el África subsahariana cree que, a pesar de los mejores esfuerzos, más de una cuarta parte de los maestros de preescolar seguirán sin recibir capacitación.

“Estos objetivos establecidos a nivel nacional aún no tienen en cuenta el impacto potencial de COVID-19 en la educación, que sabemos que ha ralentizado significativamente y posiblemente incluso revertido el progreso educativo. También es preocupante que una quinta parte de los países no tienen planes con metas, por lo que aún queda un largo camino por recorrer antes de tener una imagen completa y realista de dónde queremos estar en 2030”, agregó Manos Antoninis, director de la Informe de seguimiento de la educación en el mundo.

Los puntos de referencia actuales se revisarán en 2022 para determinar si los países creen que se necesita una revisión significativa de las expectativas como resultado del cierre de escuelas debido al COVID-19.



[ad_2]

Artículo anteriorRusia ha estado advirtiendo sobre Ucrania durante décadas. Occidente debería haber escuchado
Artículo siguienteDavid Ortiz interviene, ¿quién más tiene buenas (o malas) noticias?