Mucha gente dentro del béisbol, pero fuera de las negociaciones laborales de Zoom, asume que las conversaciones entre los propietarios y el sindicato de jugadores eventualmente prevalecerán. Porque tienen que … ¿verdad?

Porque la alternativa, no intentar reiniciar el béisbol en 2020 porque ambas partes no han acordado las condiciones, tiene consecuencias catastróficas ahora y en el futuro del deporte. Los líderes de ambos lados tienen que ver eso, ¿verdad?

Tienes que entender que esta opción nuclear no es una opción en absoluto, ¿verdad?

Debes entender cómo el béisbol podría tomar una o dos generaciones (décadas) para que algunos fanáticos olviden o perdonen esta pelea desactualizada sobre el dinero, en un momento en que muchos han perdido sus empleos y están luchando cada vez más por el costo de la falta de vivienda. para cubrir y comer. Los dueños y jugadores de béisbol no pueden desconfiar y doctrinar tan profundamente que no lo vean, ¿verdad?

Pero aquí estamos en una cuenta regresiva para un desastre de las grandes ligas de béisbol, y las fuentes de moderación en ambos lados están teniendo dificultades para identificar la forma en que las partes abandonarán sus respectivos bunkers para ayudar a la industria a unirse lograr Tengo que tener. Por incómodas que sean las condiciones para los propietarios y los jugadores, todos deberían reconocer que la preocupación por la seguridad de los jugadores y los empleados podría en última instancia evitar que jueguen, pero lo hacen Tengo que Aclare el tema de la compensación del jugador, en cualquier forma, y ​​estreche la mano con el trato y sonría para las cámaras. (Asegúrese de obtener esto por escrito, lo que todos reconocen; más información sobre cómo el no hacerlo contribuyó al enfrentamiento actual más adelante).

Si eso no sucede, si no pueden ponerse de acuerdo sobre un acuerdo para 2020, el béisbol se convertirá en una presencia despreciable en la escena deportiva de América del Norte que muchos fanáticos desprecian. La disputa industrial solo se pospone, y la escalada de alguna forma es casi segura debido a los problemas no resueltos.

La próxima primavera, dado que solo quedan unos pocos meses en el acuerdo colectivo actual, es más probable que los jugadores corran el riesgo de una huelga. Los propietarios, que ya han sido dañados por la pérdida de dinero este año, pueden estar más inclinados a esperar y ver a los jugadores para lograr una reconstrucción permanente del modelo financiero del béisbol. La disputa laboral podría seguir y seguir, y hasta que todo termine, es imposible saber cuántos fanáticos que se sienten alienados o disgustados abandonarán el béisbol de una vez por todas.

Lo único seguro es que los propietarios y los jugadores pierden a menos que cierren este estancamiento que corre el riesgo de la destrucción mutua asegurada.

Entonces tienen que hacer un trato. ¿Ley?

Las brechas entre los principales grupos de negociación, liderados por el Comisionado Rob Manfred y el líder sindical Tony Clark, se han convertido en una brecha enorme de desconfianza y frustración. Pero cada lado también tiene que trabajar a través de fuerzas internas en competencia.

Las fuentes dicen que hay un grupo de propietarios que están listos para terminar la temporada, reducir los costos laborales y las pérdidas, y las diferentes opiniones de los 30 equipos se han reflejado en las opciones de incendio y vacaciones. Bob Nutting de los Piratas utilizó el cierre como una forma de suspender las contribuciones del equipo a los planes 401K para los empleados, ahorros que se miden mejor en decenas de miles de dólares al mes, en lugar de millones, para un franquiciado que probablemente tenga al menos uno Hace la diferencia, realmente hacer una diferencia sería de $ 1 mil millones. John Fisher, de Oakland Athletics, decidió recortar el salario semanal de $ 400 para jugadores más pequeños, lo que podría ahorrarle al franquiciado la factura de alquiler del estadio sin pagar del equipo. Por otro lado, clubes como los Tigres, Padres y Reales mostraron una mayor humanidad, y John Sherman de los Reales decidió pagar a sus pequeños jugadores.

El choque de clanes en el lado de los jugadores fue destacado esta semana por la escupida de Twitter entre Trevor Bauer y Kyle Lohse, el cliente de Scott Boras, después de que Bauer tuiteó en tantas palabras que Boras debería abandonar el negocio del sindicato. En los últimos dos meses y medio de distanciamiento social, me he estado preguntando hasta qué punto estamos tecnológicamente avanzados y, sin embargo, muchos parecen incapaces de hacer una llamada directa.

Sé lo que piensas: «OK, boomer. El material de conversación es tan anticuado». Sin embargo, se necesitará una mejor comunicación para superar la división interna del sindicato, reunir a los hermanos de béisbol y presentar un frente unido que alguna vez fue una posición refleja entre los jugadores.

Las cicatrices de la relación laboral del lanzador del Salón de la Fama Tom Glavine se obtuvieron de su tiempo como líder sindical durante la huelga de jugadores de 1994 a 1995. Nunca había tenido una personalidad de martillo, por lo que el mensaje que estaba tratando de transmitir en una entrevista con la constitución del Atlanta Journal fue sutil e indirecto pero duro. «Cuando se trata de un problema económico y es por eso que el béisbol no ha regresado, la situación para los fanáticos es similar a la de la huelga ’94 y ’95», dijo. «Incluso si los jugadores estuvieran 100% justificados sobre lo que se quejaron, seguirán viéndose mal».

Recuerde que la huelga de jugadores tuvo lugar entre 1994 y 1995 en un momento de relativa prosperidad nacional. No hubo pandemia global, desempleo récord o disturbios crecientes.

Mirando hacia atrás, Glavine dijo: «El problema de accesibilidad fue un error de mi parte. Solo sentí que si hacía una entrevista en la radio o la televisión o si tenía cinco o diez minutos podía hacer que alguien entendiera qué sigue y viene de nuestro lado. Eso simplemente no sucedería «.

Desde las entrevistas de principios de abril que Boras dio sobre lo que Clark había dicho sobre el feed de Blake Snells Twitch, es como tratar de ganar una pelea de relaciones públicas. Previa solicitud, y sí, sería aconsejable que el sindicato busque el consejo de Glavine, David Cone, Toddzeile, Johnny Bench y otros que ayudaron a construir el sindicato más fuerte del mundo que los jugadores actuales heredaron. Aparentemente diles: no te preocupes; No ganará la opinión pública ante el tribunal.

Quizás los viejos guerreros sindicales Don Fehr y Gene Orza, dado su conocimiento del panorama del béisbol y sus décadas de comprensión de los propietarios y su influencia, podrían dar críticas útiles sobre la congestión actual de la asociación de jugadores. Clark jugó en las grandes ligas durante 15 años y logró cosas con las que Fehr y Orza solo podían soñar: 251 Homer en las grandes ligas, la estatura de un respetado líder del club house. Pero Clark no tiene antecedentes legales, y en su única negociación importante, las conversaciones de la CBA de 2016, el sindicato perdió mucho terreno cuando acordó un acuerdo que promovió efectivamente topes salariales suaves y continuó llenándose.

Bruce Meyer, la mano derecha de Clark, ha estado en el béisbol por menos de dos años. Bauer, junto con muchos otros agentes y ejecutivos, actualmente cree que Boras está en una posición muy influyente, y aunque Boras es el representante de jugadores más famoso en la historia del deporte de los Estados Unidos con acuerdos récord, también carece de la experiencia de primera línea en negociaciones que tienen un impacto tan antiguo y tener el próximo convenio colectivo.

Clark, Meyer y Boras han apoyado firmemente la afirmación de que el acuerdo sindical con MLB a fines de marzo dejó en claro que los jugadores recibirían sus salarios proporcionales para todos los juegos, incluso sin fanáticos en las gradas. Por otro lado, la gerencia afirma que el acuerdo contenía un entendimiento de que el problema de compensación del jugador sería revisado si no hubiera fanáticos en las gradas, y Joel Sherman escribió recientemente sobre el memo de gestión interna simultánea que respalda esta posición. . Hay jugadores y agentes que desean registros comparables de liderazgo sindical en forma de notas y correos electrónicos.

Las conversaciones entre las dos partes se han estancado en este punto importante, y si no hay un lenguaje claro que sea reconocido por ambas partes, «es culpa de los abogados», dijo un agente. «El resultado es devastador».

De una forma u otra, este problema necesita ser reparado. Una pregunta de los moderadores del lado del jugador: ¿quién hará un trato?

Y una pregunta que se hizo en ambos lados: ¿puede el lado del propietario abstenerse de la práctica destructiva de transmitir ofertas a los medios? Esta práctica ha socavado repetidamente los esfuerzos para construir un puente de confianza y moldeado la percepción de los motivos de los propietarios. Después de que la reciente propuesta de MLB fuera lanzada antes de su lanzamiento, el lanzador Jake Diekman escribió en Twitter: «Se vuelve muy irritante que toda la información sobre el comienzo de la temporada de béisbol se haya filtrado antes de que el 95% de los jugadores puedan verla». «»

En el Día de los Caídos, los moderadores sindicales creían que se había desarrollado una tracción conceptual hacia un acuerdo, con algunas consideraciones salariales intercambiadas para proteger las próximas clases de agentes libres. Pero debido a que la oferta era tan fuerte que a los jugadores mejor pagados se les pidieron recortes de hasta el 80%, y debido a que se filtró, muchos moderados pensaron que la oferta de los propietarios falló y acercó a los jugadores a la posición de Boras. Las negociaciones sobre el salario han terminado. El respetado Max Scherzer, miembro del Comité Ejecutivo del sindicato y cliente de Boras, tuiteó que «no hay razón para reducir aún más la remuneración con MLB» y citó conversaciones con «el resto de los jugadores».

Ochenta días después del cierre del béisbol debido a la pandemia de coronavirus, las dos partes están completamente en desacuerdo: los propietarios exigen grandes concesiones salariales sin estar dispuestos a abrir sus libros financieros, y los líderes sindicales se han asentado detrás de un problema potencialmente no resuelto, dependiendo de lo que diga el lenguaje negociado.

Mientras tanto, son como dos primos segundos discutiendo en voz alta en los bancos traseros durante un servicio conmemorativo. Todos los que miran el asador están avergonzados y avergonzados por él.

Tienes que averiguarlo. ¿No lo es?

• Paul Hembekides envió algunas notas sobre el panorama financiero del béisbol:

1. La propuesta financiera de MLB (obviamente) sería un gran éxito financiero para los jugadores de altos ingresos, pero ese es un subconjunto realmente pequeño. Hubo 1,410 jugadores que aparecieron en un juego de MLB en 2019. Hubo 124 jugadores que ganaron al menos $ 10 millones en 2019 (9% del grupo de jugadores); Se planearon 140 para ganar al menos $ 10 millones en 2020. Cuarenta jugadores ganaron al menos $ 20 millones en 2019 (3% del grupo de jugadores); Se planearon 47 para ganar al menos $ 20 millones en 2020. (Esto no se aplica a aquellos que no han jugado un juego en 2019, como Yoenis Céspedes).

2. Durante la última década, el valor de una franquicia MLB promedio ha aumentado aproximadamente un 300% a $ 1.85 mil millones. El contrato anual promedio de un jugador de MLB ha aumentado aproximadamente un 40% a $ 4,4 millones. Associated Press informó que los salarios se han estancado en los últimos cinco años.

3. El béisbol es un juego para hombres jóvenes. El porcentaje de jugadores por servicio actual (de la lista de 40 hombres de 2019):

0-1 año: 30%
1-2 años: 16%
2-3 años: 11%
3-4 años: 9%
4-5 años: 6%
5-6 años: 6%
6+ años: 21%

Nota: Esto no es 100% debido al redondeo.

• Si ambas partes llegan a un acuerdo y se jugará béisbol en 2020, será interesante ver si algunos jugadores que son elegibles para una agencia libre en la próxima temporada baja no participan por razones similares, por qué algunos NFL y Futuros juegos de la NBA para evitar los combinados y los tazones: por preocupación por el riesgo a corto plazo.

Digamos que se espera que un lanzador de 29 años sea elegible para una agencia independiente en el otoño y sospecha de la posibilidad de lesiones que pueden verse agravadas por el horario de trabajo extraño este año o algunos problemas de rendimiento en un tamaño de muestra pequeño. Este jugador puede elegir suspender en cualquier momento del año y lanzar su currículum 2019.

Baseball Tonight Podcast

Viernes: Mike Farrell y Brian Rivera, codirectores de la película E: 60 Imperfect: The Roy Halladay Story, analizan la decisión de Brandy Halladay de hablar con ellos sobre cómo descubrieron un elemento de video importante y cómo la historia de Roy podría influir en los demás. Prueba semanal y discusión de Todd Radom sobre PNC Park.

Jueves: Mark Teixeira ofrece una visión general clara de las negociaciones en curso entre los propietarios y los jugadores. El director de mucho tiempo para el trabajo de los medios, Jay Horwitz, analiza su nuevo libro sobre su tiempo con los Mets.

Miércoles: El entrenador de tercera base de Yankee, Phil Nevin, cuenta las historias de su tiempo en el béisbol, sobre las imitaciones de Aaron Boone, la confrontación con su ex gerente general y el mejor corredor de base con el que ha trabajado. Paul Hembekides tiene números que respaldan la creencia de Nevin y discuten un día oscuro en la historia del béisbol.

Martes: Matt Vasgersian, el jugador jugada por jugada en Sunday Night Baseball, ofrece sus cinco mejores jonrones entre los locutores actuales y habla sobre la condición del béisbol. Sarah Langs de MLB.com habla sobre logros históricos en la corta temporada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here