[ad_1]

TOKIO – Shinzo Abe enfrenta algunos de los desafíos más difíciles de su mandato sin precedentes como primer ministro japonés, con brotes de coronavirus en curso, una economía hundida en la recesión y un público cansado de que su gobierno maneje las crisis.

Sin embargo, la administración de Abe se centra en otra amenaza que viene con la preocupación de un primer ministro desde hace mucho tiempo: la perspectiva de ataques con misiles balísticos por parte de Corea del Norte o China.

Ese mes, el partido político de Abe comenzó a considerar públicamente si el país debería adquirir armas que pudieran alcanzar sitios de lanzamiento de misiles en territorio enemigo si un ataque era inminente.

Tal capacidad pasaría desapercibida para la mayoría de las potencias mundiales. Pero para Japón, que el sábado conmemorará el 75 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial y se abstendrá de luchar durante 75 años, la propuesta está plagada de problemas. A la luz de la flexibilización de las restricciones a la capacidad de Japón para atacar objetivos en otros países, el partido ha reavivado un debate prolongado y políticamente delicado.

La discusión tiene lugar mientras Japón está atrapado entre China, cuya creciente agresión militar repercute en toda Asia, y Estados Unidos, cuyo compromiso una vez férreo de garantizar la seguridad de la región ha sido cuestionado.

Taro Kono, el ministro de Defensa de Japón, habló de manera evasiva en una entrevista con el Ministerio de Defensa esta semana sobre la idea de comprar misiles de largo alcance.

«Lógicamente, no puedo decir que sea una probabilidad del cero por ciento», dijo Kono, quien señaló que tal adquisición tendría que involucrar complejos sistemas de radar y vigilancia y entrenamiento de personal militar para usarlos. «El gobierno no ha decidido nada todavía».

Las puntillas de Kono reflejan la fuerte identificación del público japonés con la constitución pacifista del país, que fue introducida por los ocupantes estadounidenses en 1947 y que limita la acción militar a casos de autodefensa.

Años de esfuerzos del señor Abe para revisar la cláusula pacifista de la constitución encontraron una fuerte oposición. Komeito, el socio de la coalición parlamentaria del partido del primer ministro, los Demócratas Liberales, ha dicho que no apoya la adquisición de misiles de largo alcance.

«Puede ser escandaloso en el contexto japonés», dijo Narushige Michishita, directora del programa de estudios internacionales y de seguridad del Instituto Nacional de Posgrado de Estudios Políticos de Tokio. «La gente se asusta cuando habla de huelgas».

Dados los crecientes riesgos en Japón, incluido el creciente arsenal nuclear de Corea del Norte y la tensión muscular de China durante la pandemia, Michishita y otros analistas de seguridad dijeron que debería ser natural que el país considere fortalecer sus defensas. En una encuesta realizada esta semana por NHK, la emisora ​​pública, la mitad de los encuestados dijo que Japón debería comprar armas que pudieran detener los ataques con cohetes antes de que se disparen desde territorio enemigo.

Ese índice de aprobación es actualmente mejor que el de Abe: según una encuesta reciente de la NHK, solo el 34 por ciento de los encuestados está de acuerdo con el desempeño actual del gabinete, el índice más bajo desde que Abe regresó como primer ministro en 2012. primer trimestre de 2006 a 2007.)

Ese número es en gran parte una cuestión de consternación pública por los mensajes mixtos del gobierno sobre el coronavirus, y el gobierno promovió los viajes nacionales subsidiados en julio, aunque los casos aumentaron. Abe también se ha ocupado de los persistentes rumores de salud después de recordar apariciones públicas.

La discusión actual sobre la adquisición de misiles de largo alcance fue estimulada por la decisión del gobierno en junio de abandonar un plan para comprar un sistema de defensa antimisiles estadounidense llamado Aegis Ashore, que se habría utilizado en el norte y oeste de Japón. El partido gobernante dijo que una vez que se levantara el sistema, tendría que buscar alternativas que actuaran como un escudo para interceptar los misiles entrantes.

Kono dijo que si bien Aegis Ashore es, en principio, una buena forma de defensa para Japón, el costo de los ajustes de hardware necesarios para garantizar que los propulsores de misiles no caigan en territorio japonés sería prohibitivo. Dado ese costo, dijo, «no creo que valga la pena».

Si bien Japón votó en contra del sistema de misiles estadounidense, Kono dijo que era importante enviar «un mensaje claro» a Corea del Norte sobre la alianza del país con Estados Unidos y «nuestra determinación de proteger a Japón de una ofensiva de misiles de Corea del Norte». «

Como parte de la Alianza, Estados Unidos ha asumido tradicionalmente el papel de proporcionar capacidades ofensivas, mientras que Japón se ha aferrado a actividades puramente defensivas.

«El viejo paradigma de la alianza entre Estados Unidos y Japón es que Japón lleva el ‘escudo’ y alberga la ‘espada'», dijo Euan Graham, investigador principal de seguridad en Asia Pacífico del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Singapur. e invocó una metáfora de uso común para el estacionamiento de aproximadamente 55.000 soldados estadounidenses en Japón.

«Sin embargo, este paradigma ha estado colapsando durante muchos años», dijo Graham. Esa tendencia solo se aceleró cuando la administración Trump presionó a los aliados para que asumieran más responsabilidad por sus propias defensas.

El Sr. Graham señaló que Australia, otro aliado de Estados Unidos en el Pacífico, había anunciado recientemente nuevos planes de gasto militar para misiles de largo alcance. Corea del Sur también negoció recientemente una relajación de las pautas de misiles impuestas por Estados Unidos que le permitirían construir misiles que podrían aplicarse a misiles de largo alcance.

Japón, donde los teléfonos móviles emitieron un pitido hace tres años con advertencias de misiles norcoreanos volando por encima de ellos, necesita hacer cálculos similares. Con la posibilidad de que el presidente Trump sea elegido para un segundo mandato, «Japón está tratando de dejar abiertas las opciones de defensa», dijo Mira Rapp-Hooper, investigadora principal de estudios asiáticos en el Consejo de Relaciones Exteriores de Nueva York. «Japón debe utilizar cada vez más los medios japoneses para proporcionar su propia defensa».

En una conferencia de prensa en Tokio a principios de este mes, un periodista le preguntó al ministro de Defensa Kono si Japón debería considerar la sensibilidad de China o Corea del Sur en la compra de misiles de largo alcance. Los críticos han cuestionado si las víctimas de la anterior agresión japonesa en tiempos de guerra podrían ver esos misiles como una violación de su compromiso constitucional con el pacifismo.

«En un momento en que China está mejorando sus misiles, ¿por qué necesitamos su aprobación?» Respondió el Sr. Kono. «¿Por qué necesitamos la aprobación de Corea del Sur para defender nuestro territorio?»

La discusión de Japón sobre misiles de largo alcance se remonta a 1956, cuando el gobierno dictaminó que tenía el derecho legal de enviar misiles a países enemigos para contrarrestar un ataque en territorio japonés.

En ese momento, Ichiro Hatoyama, quien se desempeñaba como primer ministro, dijo la famosa frase: «No creo que la Constitución signifique que simplemente nos sentemos y esperemos a morir».

En 2003, el entonces ministro de Defensa, Shigeru Ishiba, explicó las condiciones en las que Japón podía disparar misiles contra un país como Corea del Norte: cuando el misil enemigo se repostaba y cargaba en un lanzador y la intención de atacar a Japón era evidente.

Tales criterios pueden llevar a decisiones sombrías y preguntas sobre cuándo exactamente Japón podría desplegar sus propios misiles.

«Japón tiene que legalizar una línea fina de alguna manera debido a sus propias leyes y políticas», dijo Jeffrey Hornung, analista de RAND Corporation, para permitir solo la autodefensa. «Si ves un misil reabasteciéndose en una plataforma de lanzamiento, no sabes hacia dónde se dirige, y si lo sacas, acabas de comenzar una guerra».

Como parte de sus actividades de autodefensa, la Guardia Costera japonesa ha monitoreado de cerca los barcos enviados por China para patrullar las aguas alrededor del Senkakus para patrullar islas en el Mar de China Oriental que son administradas por Japón pero impugnadas por China. Japón firmó recientemente un contrato para tomar prestados botes patrulleros de Vietnam para monitorear las actividades marítimas en el Mar de China Meridional, donde China proyectó recientemente su poderío militar.

El Sr. Kono dijo en una entrevista que Japón no quería que ninguna de sus acciones fuera provocada como un conflicto en la región. «No creo que estemos a punto de ir a la guerra ni nada», dijo Kono. «Y no creo que debamos intentar aumentar las tensiones en ningún lado».

Algunos analistas señalan que Japón ya ha realizado esfuerzos para desarrollar capacidades de contraataque con misiles. Hace dos años, cuando Japón publicó nuevas directrices de defensa, el gobierno anunció que compraría misiles que podrían atacar buques de guerra enemigos o incluso objetivos terrestres.

Los críticos dicen que el gobierno de Abe está tratando de usar las circunstancias actuales para cortocircuitar el debate público sobre la idea de adquirir misiles de largo alcance.

«Creo que es un entendimiento común entre la gran mayoría de los japoneses que Japón, como nación soberana, como último recurso, cinco minutos antes de un ataque enemigo, tiene el derecho de atacar a las fuerzas enemigas que intentan atacarnos», dijo Yoji Koda. , ex comandante en jefe de la Fuerza de Autodefensa Marítima de Japón.

Pero la propuesta actual, dijo, «podría ser una especie de intento deliberado, sin discutir nada, de concluir que la agresividad es lo mejor».

Tsuneo Watanabe, investigador principal de la Sasakawa Peace Foundation en Tokio, dijo que la preocupación por los esfuerzos estadounidenses para lograr que los aliados paguen una parte mayor de sus costos de defensa podría llevar a discusiones más serias en Tokio sobre la compra de misiles de largo alcance.

«Estados Unidos espera que sus aliados militares aumenten tanto el presupuesto como las capacidades», dijo Watanabe. Incluso si Trump no fuera reelegido, los planificadores del Pentágono probablemente «darían la bienvenida a Japón para que gaste más en defensa, incluida la resistencia, dados los riesgos a largo plazo, particularmente de China».

Makiko Inoue y Hikari Hida contribuyeron a la cobertura.

[ad_2]

Artículo anteriorLuis Abinader anuncia a Franklin García Fermín como ministro de Educación Superior
Artículo siguienteCreen que hubo falta de transparencia en el presupuesto de salud pública

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here