[ad_1]

El Comité Electoral Central de Bielorrusia (KEK) anunció sus resultados finales el viernes, dando al asediado presidente Alexander Lukashenko el 80,1% de los votos y a la candidata de la oposición Svetlana Tikhanovskaya el 10,1%.

Los grupos de oposición afirman que las elecciones se vieron comprometidas por un fraude para mantener a Lukashenko en el poder, y las protestas comenzaron después de que las encuestas revelaran que Lukashenko, que ha gobernado Bielorrusia durante 26 años, ganó por abrumadora mayoría.

Tikhanovskaya instó el viernes a los alcaldes de la ciudad a organizar protestas pacíficas este fin de semana e instó a sus partidarios a firmar una petición en línea solicitando un recuento de votos en presencia de observadores independientes.

El gobierno de Lukashenko ya había sido acusado de reaccionar a las protestas con violencia y violencia desproporcionadas, pero las denuncias de malos tratos a personas tras las rejas han provocado una nueva indignación pública contra el gobierno.

Una mujer llamada Olesya le dijo a CNN que fue arrestada el domingo mientras caminaba por la calle con su novio en la capital, Minsk.

Dijo que la obligaron a desnudarse junto con otras mujeres antes de ser saqueada en un centro de detención. Olesya, quien se negó a dar su apellido por razones de seguridad, dijo que luego la pusieron en una celda pequeña con otras 17 mujeres. A todos se les dio una botella de agua y nada de comida, y tuvieron que dormir en el suelo o en una mesa pequeña.

Los guardias bloquearon regularmente el acceso al agua para silenciarlos. También se negaron a brindar atención médica a una de las mujeres que resultó herida por una bala de goma.

Una mujer abraza a un relevista liberado de la prisión de Okrestina que fue arrestado durante las manifestaciones recientes.

Olesya dijo que pasó unas 14 horas en las instalaciones y fue liberada después de que la obligaron a firmar un papel que contenía acusaciones falsas en su contra. Sin embargo, tu amigo sigue desaparecido. Está muy preocupada porque, según declaraciones de testigos, los hombres son tratados mucho peor que las mujeres.

«Ponían a cuatro hombres en una celda de cinco pies de ancho, tres de pie, pero dejaban que el cuarto entrara como un perro y se pusiera de rodillas», dijo Olesya.

Olesya dijo que seguía regresando al centro de detención en busca de información sobre su pareja y para ayudar a otros.

«Fue muy aterrador esperar afuera, podíamos escuchar cómo los golpeaban, gemían, gritaban», dijo. «Se fueron de allí, con los ojos locos y semiconscientes … simplemente corrieron en la dirección que los guardias les dijeron que fueran y también les dijeron que no acudieran a nosotros en busca de ayuda. Para volver a casa y amenazarlos con reintegrarlos en prisión «.

Las autoridades liberan a 2.000 personas

Las autoridades bielorrusas ya han liberado a más de 2.000 personas detenidas durante las protestas en curso, según un comunicado del Ministerio del Interior el viernes.

Las autoridades estaban «preocupadas por el problema del hacinamiento en los centros de detención», dice el comunicado. Indicó que se liberaría a más personas. «Entendemos que no va a suceder tan rápido como nos gustaría. Estamos haciendo todo lo posible para resolver esta situación», se lee en el comunicado.

La policía antidisturbios arrestó a un grupo de manifestantes durante una protesta en Minsk, Bielorrusia, el domingo después de que los resultados iniciales indicaran una victoria aplastante del presidente Alexander Lukashenko.

Las autoridades en Bielorrusia dicen que 6.700 personas fueron arrestadas y al menos una persona murió tras las violentas secuelas de las elecciones presidenciales del domingo, que los observadores independientes criticaron como ni libres ni justas.

El comunicado del Ministerio del Interior dijo que el jueves fue el «día más tranquilo» de la semana con protestas mayormente pacíficas.

Las mujeres blancas se convierten en el rostro de las protestas bielorrusas mientras miles son arrestadas después de las controvertidas elecciones

Cientos de personas se han reunido en el centro de detención de Okrestina en Minsk durante los últimos dos días para localizar a sus familiares y amigos que fueron arrestados durante las protestas. Algunos han estado desaparecidos durante días, según CNN, ya que las autoridades a menudo no revelan el paradero de los detenidos y prohíben la transferencia de alimentos, agua o medicamentos.

Ivan, quien también se negó a revelar su apellido, le dijo a CNN que había visto a un joven con un brazo y una pierna rotos salir del edificio la madrugada del jueves mientras buscaba a un amigo en el centro de detención.

«La gente es golpeada y torturada desde el momento en que la retienen en la calle», dijo Iván. «Luego los llevan a la comisaría local, los golpean allí y los llevan aquí después de uno o dos días, y continúan las palizas y las torturas».

Varias otras personas han compartido informes similares de malos tratos bajo custodia gubernamental. También han aparecido en las redes sociales informes e imágenes de las lesiones de los reclusos. El Sindicato de Periodistas de Bielorrusia dijo en un comunicado que ha registrado decenas de casos de violencia contra periodistas mientras varios permanecen detenidos.

La agencia de noticias independiente rusa Znak.com publicó un informe de uno de sus periodistas, Nikita Telizhenko, quien informó en Minsk y dijo que había pasado 16 horas con varios manifestantes que habían sido agarrados de las calles y obligados a boca abajo. tumbarse en charcos de sangre, con algunos hombres apilados unos encima de otros.

«Las palizas más brutales ocurrieron en todas partes: golpes, gritos, gritos y gritos de todas partes», dijo Telizhenko. «Sentí que algunos de los detenidos tenían huesos rotos – manos, piernas, púas – porque aullaban de dolor con el menor movimiento».

Telizhenko dice que finalmente fue liberado luego de una intervención de la embajada rusa que ayudó a liberar a varios periodistas y regresar a Rusia.

Líder de la oposición pide protestas pacíficas

«Los resultados de las elecciones fueron aprobados por decisión de la comisión», dijo el viernes un comunicado en el sitio web oficial de la CCA. «Alexander Grigorievich Lukashenko fue elegido presidente de la República de Bielorrusia».

Tikhanovskaya, que huyó de Bielorrusia a Lituania esta semana bajo la presión de sus autoridades bielorrusas, negó los resultados y solicitó un recuento.

En una declaración en video publicada el viernes, Tikhanovskaya dijo: «Nosotros, los defensores del cambio, somos la mayoría. Hay evidencia documental de esto … Donde las comisiones honestamente contaron los votos, mi apoyo estuvo entre el 60 y el 70%, y en Novaya Borovaya [neighborhood] 90%. «

“Pido a todos los alcaldes de las ciudades del 15 y 16 de agosto que actúen como organizadores de concentraciones masivas pacíficas en cada ciudad. Nuevas formas de protesta pacífica están emergiendo en las calles de nuestras ciudades, las cadenas solidarias de mujeres con flores no son absolutamente beligerantes, muestran en todo el mundo que los bielorrusos somos gente abierta, honesta y que estamos en contra de la violencia ”, añadió.

Mujeres de blanco protestan contra la violencia policial durante los últimos mítines contra los resultados electorales, muchos de los cuales dicen que fueron manipulados.

Tikhanovskaya anunció que establecería un consejo de coordinación con la esperanza de transferir el poder en Bielorrusia, según un comunicado en el canal de telegramas oficial de su partido.

La candidata estaba «lista para dialogar con las autoridades», según el comunicado, y había instruido a su personal a aceptar solicitudes para el nombramiento de concejales de organizaciones y asociaciones ciudadanas.

“Les pido que se integren al Consejo Coordinador. Realmente necesitamos su ayuda y experiencia. Necesitamos sus conexiones, contactos, asesoramiento experto y apoyo. Este Consejo Coordinador debe involucrar a todos los interesados ​​en el diálogo y la transferencia pacífica del poder, colectivos, partidos, sindicatos y otros. Organizaciones de la sociedad civil «, dijo Tikhanovskaya en el comunicado.

El político de la oposición también hizo un llamamiento a la comunidad internacional y los países europeos para que organicen un diálogo con las autoridades bielorrusas.

En un comunicado en Twitter el viernes, Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, dijo: «Necesitamos sanciones adicionales contra quienes violaron los valores democráticos o abusaron de los derechos humanos en Bielorrusia».

La candidata de la oposición Svetlana Tikhanovskaya, que huyó a Lituania, ha pedido un recuento y ha creado un consejo de coordinación para transferir el poder.

Añadió: «Confío en que el debate de hoy de los ministros de relaciones exteriores de la UE demostrará nuestro firme apoyo a los derechos del pueblo de Bielorrusia a las libertades fundamentales y la democracia».

El ministro de Relaciones Exteriores del país, Vladimir Makei, dijo en un comunicado el viernes que, después de una llamada telefónica con su homólogo suizo, Ignazio Cassis, Bielorrusia estaba lista para un «diálogo constructivo y objetivo» con socios extranjeros sobre el controvertido resultado de las elecciones.

«La parte bielorrusa ha tomado nota de su disposición para un diálogo constructivo y objetivo con socios extranjeros sobre todos los asuntos relacionados con el desarrollo de los eventos en Bielorrusia durante y después de la campaña electoral», dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

La convocatoria se realizó «por iniciativa de la parte suiza», continúa.

Makei también agradeció al ministro de Relaciones Exteriores de Suiza por «garantizar la seguridad y el orden al votar en el colegio electoral de la embajada de Belarús en Suiza».

Cambio de táctica

A pesar de las brutales redadas, la oposición no ha dado señales de retroceder. Pero cambió de estrategia y táctica.

Miles de manifestantes, en su mayoría pacíficos, con flores blancas y globos se alinearon el jueves en las calles de Minsk como parte de una protesta más descentralizada. En todo el país, las mujeres están formando las llamadas «cadenas de solidaridad» para exigir el fin de la violencia y liberar a los detenidos. Cintas, brazaletes y camisas blancas se han convertido en símbolos del movimiento, un color que inicialmente representa la calma de los manifestantes y luego se transforma en la antigua bandera bielorrusa -blanco con franja roja- que cuelga de muchas ventanas de la ciudad.

Una cadena de manifestantes en Minsk tenía casi 3,2 kilómetros de largo. Los coches que pasaban a menudo tocaban la bocina para mostrar su apoyo.

Durante una entrevista con CNN el miércoles, Maria Kolesnikova, la última de las tres mujeres en enfrentarse a la oposición del país, vestía un traje blanco cuando dijo que creía que los enfrentamientos por los controvertidos resultados electorales eran una señal de declive. de la presidencia de Lukashenko.

El trío, Kolesnikova, Tikhanovskaya y Veronika Tsepkalo, compitieron juntos contra Lukashenko después de que varios candidatos de la oposición fueran excluidos de la carrera o encarcelados. Lukashenko calificó al trío de «niñas pobres» en su discurso sindical anual la semana pasada y dijo que no «traicionaría» al país.

Pero las mujeres parecían gozar de un apoyo considerable. Los mítines de campaña de Tikhanovskaya mostraron una participación significativa incluso en pequeñas ciudades bielorrusas que no son conocidas por sus actividades de protesta. Alrededor de 63.000 personas asistieron al evento más grande en Minsk en julio y, por lo tanto, a la manifestación más grande de la última década.

El grupo de monitoreo independiente «Honest People» dijo que Tikhanovskaya, quien defendió a su esposo encarcelado, afirmó haber ganado la votación del domingo en al menos 80 colegios electorales en Bielorrusia, lo que llevó a muchos a pedir un recuento.

Tikhanovskaya y Tsepkalo dicen que fueron desalojados de Bielorrusia después de las elecciones debido a amenazas del gobierno. La campaña de Tikhanovskaya le dijo a CNN el domingo que nueve personas vinculadas a la campaña habían sido arrestadas y que su decisión de abandonar la campaña se tomó en parte para liberar a sus compañeros.

«No soy una persona sedienta de sangre»

Lukashenko alegó a principios de esta semana que las protestas fueron iniciadas por «titiriteros extranjeros», y agregó que la policía no se echaría atrás, alegando que todavía tenía un amplio apoyo.

Sin embargo, las denuncias de tortura parecen haber alimentado la ira pública contra el gobierno.

El jueves, miles se reunieron en Zhodzina, una ciudad a 50 kilómetros de Minsk, donde se encuentra uno de los principales prisioneros. Los videos del evento mostraron a personas diciendo «¡Liberar!» ¡y ve!» – una canción aparentemente dirigida contra Lukashenko.

Lukashenko con su hijo Nikolai durante el desfile militar del Día de la Victoria que marca el 75 aniversario de la Victoria en la Segunda Guerra Mundial el 24 de junio en Moscú, Rusia.

Algunos de los militares y policías del país también parecen estar volviéndose contra Lukashenko y mostrando su apoyo a la oposición. Un video publicado en Instagram por un hombre llamado Evgeny Novitski muestra a su hermano, un ex oficial especial, tirando su uniforme a la basura y diciendo que ya no está orgulloso de su trabajo.

«¡Hola a todos! Hice un juramento a mi gente y cuando veo lo que está pasando en Minsk en este momento, no puedo estar orgulloso de donde he servido y es por eso que ya no puedo mantener este uniforme en casa». dice el ex oficial.

Otro video de la estación de televisión bielorrusa Nexta muestra a un oficial de policía llamado Ivan Kolos que se niega a obedecer las «órdenes penales». Instó a sus colegas a no apuntar con armas a personas pacíficas y en su lugar estar con ellos. Dijo que recibiría órdenes de Tikhanovskaya, no de Lukashenko.

La creciente indignación llevó a algunas autoridades bielorrusas a disculparse el jueves por la noche, un cambio de su retórica anterior que prometía una respuesta violenta a los manifestantes.

Un importante impulso diplomático de Estados Unidos para combatir a Rusia podría estar en peligro en medio de los disturbios en Bielorrusia

«Quiero asumir toda la responsabilidad y disculparme con estas personas de manera humana … No soy una persona sedienta de sangre y no quiero violencia», dijo el ministro del Interior bielorruso, Yuri Karaev, en una entrevista con la emisora ​​de televisión estatal ONT.

Karaev también se refirió al uso de la violencia contra los periodistas, diciendo que estaba «en contra de toda violencia contra los periodistas, ¡pero eso no significa que tengas que escalar entre los dos lados, no en el medio!»

Natalya Kochanova, aliada de Lukashenko desde hace mucho tiempo y portavoz del Senado bielorruso, hizo una declaración televisada en nombre del presidente pidiendo a los bielorrusos «detener» y «detener la autodestrucción».

«Hace menos de una semana, la República de Bielorrusia celebró elecciones presidenciales. El pueblo tomó su decisión. Pero todo lo que sucedió después es un intento sin precedentes de destruir lo que siempre hemos estado orgullosos: nuestras vidas pacíficas», dijo. Kochanova.

«No todos necesitamos una pelea, no necesitamos una guerra. Minsk siempre ha estado tranquilo y relajado», dijo Kochanova. “El mandatario escuchó la opinión de los colectivos de trabajo y les instruyó investigar todos los hechos de las detenciones ocurridas en los últimos días. Hoy más de mil personas han sido liberadas bajo la obligación de no participar en hechos no autorizados”.

Joshua Berlinger, Emma Reynolds e Isabel Tejera de CNN contribuyeron a este informe.

[ad_2]

Artículo anteriorDespués de la fuga, los Cardinals finalmente vuelven al juego y juegan y juegan
Artículo siguienteJuicio del olvido