[ad_1]

Las últimas cifras sobre la cantidad de personas infectadas con COVID-19 son realmente desalentadoras. La reapertura gradual de las actividades productivas y la actitud negligente de un gran número de personas frente a los riesgos de la epidemia han más que duplicado el número de personas infectadas por día.
A pesar de esto y del retraso en el proceso de reapertura, es muy probable que las medidas de distanciamiento social continúen siendo levantadas. Además de la imposibilidad política concreta de extender las restricciones, los costos económicos y sociales de mantenerlas son inmensos e insoportables para cualquier economía, especialmente para las personas que sobreviven día a día con muy poco capital, capacidad de producción reducida y bajos ingresos. Tenemos que agregar que es dudoso, precisamente por las razones mencionadas anteriormente, si el estado tiene la capacidad efectiva de mantener la distancia.

El resultado será que la reapertura económica y, por lo tanto, el contagio se acelerarán. Solo una situación de salud extremadamente grave que enfrenta una crisis humanitaria podría obligarnos a regresar de esta manera.

Sin embargo, reabrir no es sinónimo de restauración. La reapertura permite que las empresas y las iniciativas comerciales vuelvan a funcionar, pero eso no significa que todos puedan hacerlo. Muchos se habrán ido y los sobrevivientes tendrán tan poca demanda que tendrán y tendrán que el nivel de producción será mucho más bajo que antes de la crisis de salud.

Restaurar la economía y evitar problemas de salud.
Por lo tanto, la principal tarea económica relacionada con la reapertura es restaurar la producción para evitar desastres sociales y evitar desastres para la salud. Esto tiene que hacer dos cosas. Primero, un esfuerzo inmenso para aumentar la demanda agregada para impulsar la producción y la inversión. Esto solo puede provenir del gobierno. No vendrá del sector privado, grande o pequeño, porque es el sector privado que es aplastado o destruido por un colapso en las ventas y la producción. Tampoco vendrá del resto del mundo, porque también tienen brasas allí, lo que significa que el turismo, las exportaciones y las transferencias tardarán un tiempo en recuperarse. Menos consumidores cuyos ingresos han disminuido. En este caso, es responsabilidad del gobierno aumentar drásticamente el gasto para reactivar la demanda y la producción. Para lograr esto, debe encontrar muchos recursos para financiar este aumento, mucho más que aquellos en el presupuesto suplementario.

En segundo lugar, un fuerte fortalecimiento del sistema de atención de salud y prácticas de prevención de contagios. De esto se trata la nueva normalidad: hacer cosas cotidianas, en el trabajo, en el hogar, en lugares públicos, en la socialización, de una manera que reduzca el riesgo de propagación del SRAS. VOC-2. Se sabe que esto implica al menos el uso de máscaras y otros instrumentos de protección, la higiene continua y el mantenimiento del espacio físico entre las personas. Se desarrollan estándares y protocolos operativos para cada área de actividad. Para reducir el riesgo de infección, estos procedimientos deben llevarse a cabo de forma voluntaria y proactiva.

Sin embargo, y como se ha demostrado en las últimas semanas, el aumento de las interacciones humanas directas irá acompañado de un aumento aún mayor de las infecciones. Por esta razón, la capacidad de oferta del sistema de salud debe fortalecerse aún más. Las estadísticas que se han difundido en los medios de comunicación y las redes sociales indican que el sistema de salud en su conjunto tiene una capacidad ociosa saludable, pero esto se ha reducido y en algunos lugares parece ser escaso. Esto implica una estrecha supervisión de la capacidad utilizada (por ejemplo, camas en unidades de aislamiento y cuidados intensivos, máscaras respiratorias) y su distribución, así como un aumento continuo y suficiente, lo que garantiza que no se produzca un desbordamiento.

Evite aumentar el hambre y la inseguridad alimentaria.
Cuanto menos determinados y efectivos sean los esfuerzos de recuperación, mayores serán los costos sociales de la crisis de salud resultante de COVID-19 y la distancia social. La evidencia empírica muestra que la prevalencia de la pobreza en la República Dominicana depende en gran medida del ciclo económico. Esto significa que la pobreza tiende a disminuir cuando el crecimiento es alto y tiende a aumentar cuando disminuyen los niveles de actividad y empleo. Por esta razón, una disminución de la actividad tan fuerte como se esperaba promete un fuerte aumento en el porcentaje de desempleados que reciben ingresos por debajo del umbral de pobreza.

Una de las dimensiones más delicadas y preocupantes del aumento de la pobreza es que puede conducir a un grave deterioro de la situación nutricional. Antes de la crisis y después de un progreso continuo en esta área durante más de 25 años, las estimaciones de la FAO mostraron que un millón de personas, o el 10% de la población, estaban desnutridas en la República Dominicana. Esto significa que han ingerido una cantidad de kilocalorías que están por debajo del valor recomendado. Además, los datos oficiales reconocen que poco más del 75% de la población tiene inseguridad alimentaria. Esto significa que la falta de alimentos ha faltado en los hogares de estas personas durante los últimos tres meses debido a la falta de dinero y otros recursos.

Asimismo, las últimas cifras disponibles indican que entre el 5% y el 7% de los niños y niñas menores de 5 años sufren de desnutrición crónica debido a la falta de alimentos. Esto significa que su tamaño es más pequeño de lo esperado. Además, alrededor de 800,000 mujeres en edad fértil sufren de anemia.

Es probable que esta crisis empeore la situación alimentaria por varias razones.

La primera y más obvia es que la capacidad de comprar alimentos para una parte importante de la población se está restringiendo porque algunos de sus medios de vida se han visto gravemente afectados. El resultado fue que sus salarios disminuyeron o desaparecieron. El sector privado formal había perdido más de 530,000 empleos en mayo, y es probable que una cifra similar haya estado en el sector informal.

La inactividad de muchos, por ejemplo, los de las remesas, también se ha reducido, y los de los programas de protección social parecen estar haciéndolo. Los montos mensuales promedio de las remesas todavía eran poco menos de $ 600 millones, pero cayeron a menos de $ 400 millones en abril, y aunque aumentaron a casi $ 640 millones en mayo, es poco probable que estén en esto. El nivel se puede mantener. Además, a partir de junio, las transferencias de dinero del gobierno de los programas de compensación (Stay at Home, PHASE y programas de alimentos) que ayudaron a los hogares afectados a acceder a los alimentos durante la cuarentena ya no recibirán apoyo presupuestario. Esto significa que la única compensación que han tenido estos hogares desaparecerá.

El segundo es que la producción de alimentos y el sustento en las zonas rurales también se verán afectados. Por un lado, al reducir la capacidad de comprar alimentos, sufrirán los ingresos de quienes los producen y son los más bajos de la economía en su conjunto. Por otro lado, la disminución drástica del turismo y los restaurantes es otro golpe importante para quienes se ganan la vida en la agricultura. El 7% de la producción total de agricultura y ganadería es comprada por hoteles, restaurantes y empresas similares. Esto no solo da como resultado ingresos más bajos para los hogares agrícolas en las zonas rurales, sino también un deterioro en la capacidad de producir alimentos.
Finalmente, la severa restricción monetaria resultante de la disminución del turismo, las exportaciones y las transferencias dificultará la capacidad de importar alimentos críticos como la harina, las grasas comestibles y el maíz. La aceleración de la devaluación del peso es prueba de ello.

Por lo tanto, la tarea del orden público no puede limitarse a una recuperación general de la economía. También debe centrarse en proteger el poder adquisitivo de ciertos sectores de la población y ayudar a poner a los más vulnerables en primer plano y mantener la capacidad de producir alimentos.

Para hacer esto, debe hacer al menos tres cosas. Primero, identificar la población más afectada por las características de sus medios de vida y el grado de discapacidad que la parálisis tenía sobre ellos y los ingresos que reciben.

Segundo, atraer la atención primaria de la protección social a esta población y proteger los programas de compensación que los benefician. Es inaceptable que estos programas simplemente desaparezcan en junio. Dada la escasez de recursos financieros, la alternativa más clara es priorizar a quienes corren mayor riesgo de tener hambre.

En tercer lugar, el músculo de la contratación pública debe utilizarse para comprar alimentos que se utilizan para suministrar programas de alimentos del gobierno. No solo ayudan a mantener la distribución a través de las escuelas, sino que también ayudan a compensar las pérdidas de los productores, especialmente los más pequeños y pobres, para evitar su desaparición y reducir la capacidad de producir alimentos a largo plazo. .

Proteger la salud de las personas va de la mano con proteger su capacidad de adquirir alimentos. Eso se hizo durante el parto. Esto también es una prioridad al restaurar.

[ad_2]

Artículo anteriorLos médicos declaran que Luis Abinader y la Sra. Raquel Arbaje se curaron de COVID-19 «Noticias SC
Artículo siguienteParent Power: los activistas obligan al gobierno escocés a entregar el regreso de las escuelas completas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí