[ad_1]

Mientras que el turismo, como todas las actividades económicas, está tratando de superar el aumento causado por la pandemia COVID-19, se construirá un aeropuerto internacional en Bávaro y un aeródromo en Las Lagunas de Nisibón en la provincia de La Altagracia. Promueven este sector y vienen con ellos algunos contratiempos, aunque el primero se ve desafiado técnica y legalmente debido a la presunta corrupción y el segundo apenas se conoce como un proyecto para «operaciones de aviación».

El Aeropuerto Internacional de Bávaro (AIB), aprobado por poderes ejecutivos por el Decreto 270-20 y promulgado menos de un mes antes del final del actual gobierno de Danilo Medina, se está construyendo a solo 30 kilómetros del Aeropuerto Internacional de Punta Cana, en una Terreno en la región de Tres Tres, en el sector El Salado, en el municipio de Salvaleón de Higuey, del Grupo Abrisa y la compañía aeroportuaria internacional Bávaro AIB, SAS

El Grupo Abrisa es un centro comercial presidido por Abraham Hazoury, quien fundó Aeropuertos Dominicanos (Aerodom) en 2002, vendido a Advent International en 2008, y también tiene una participación administrativa en el complejo turístico de Cap Cana, la Universidad Iberoamericana (Unibe). Instituto Nacional de Diabetes, Endocrinología y Nutrición (Inden), Sinercon (construcción), Bahía de Rincón y Los Establos (turista). Según el Registro Mercantil, Hazory también posee el 99% de las acciones de AIB.

Además de las presuntas violaciones de la ley y los conflictos de intereses, la proximidad al aeropuerto internacional de Punta Cana, que pertenece a la Corporación Aeroportuaria del Este del Grupo Puntacana, es uno de los aspectos técnicos cuestionados. Inaugurado en 1983, esta terminal recibe a la mayoría de los pasajeros del país. Solo entre 2018 y 2019, más de 3.4 millones de no residentes fueron admitidos anualmente.

El 22 de julio, Luis Leonardo, jefe de servicios de navegación del Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC) en Punta Cana, advirtió sobre la seguridad operacional y la complejidad de un nuevo aeropuerto en Bávaro en aviación.

Las observaciones se hicieron en un correo electrónico enviado al Director de Vigilancia de Vigilancia de IDAC, Johann Estrada Pelletier, el 22 de julio, que proporcionó el informe que sirvió de base para la seguridad del Instituto contra el proyecto, así como al responsable Félix Rosa Martínez del departamento de Gestión del Tráfico Aéreo del Instituto.

Leonardo dijo que la comisión técnica que evaluó el proyecto cree que es factible y no tiene objeciones a su construcción «, cuando explicaron en el desarrollo de su informe la enorme cantidad de cambios que afectan a todo el sistema de aviación dominicano. de la estructura del espacio aéreo a la estructura «. El cambio y el rediseño de todos los procedimientos de salida y llegada, consecuencias aún no analizadas ”.

En mayo pasado, el ejecutivo de IDAC solicitó un informe técnico sobre el nuevo proyecto del aeropuerto.

El informe final de IDAC sobre la solicitud de aviación de no objeción, del cual Diario Libre tiene una copia, concluye que el Aeropuerto Internacional de Bávaro es técnicamente factible y factible en términos de aviación, pero los resultados se basan únicamente en los resultados en la información de Abrisa.

El informe muestra que considerando la orientación propuesta de la pista 10/28 en el nuevo aeropuerto y de acuerdo con los documentos de Abrisa paralelos a la pista 09/27 en el aeropuerto de Punta Cana, no hay ningún problema. Construcción de acuerdo con documentos de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) ), entre otras cosas.

La ubicación de los otros aeropuertos internacionales existentes como La Romana y Samaná también se tuvo en cuenta en este informe técnico.

A pesar del cumplimiento, el estudio señala que si todos estos aeropuertos operaran simultáneamente y sin que uno sea un peligro operacional o dañe al otro, el espacio aéreo de la mayoría de los aeropuertos tendría que ser completamente rediseñado. Los procedimientos actualmente establecidos, especialmente con Punta Cana, serán los más cercanos.

La Unión Profesional de Controladores de Aire Dominicanos (UPCAD) expresó su preocupación al respecto en una carta al director de IDAC el 22 de julio. «La reestructuración asociada del espacio aéreo, el rediseño de todas las salidas y llegadas estandarizadas en los aeropuertos de La Romana y Punta Cana, el rediseño de todos los procedimientos de aproximación, todos estos cambios y otros que no hemos mencionado requieren una estricta gestión de riesgos que no se ha llevado a cabo» dijo el sindicato.

Los miembros pidieron ser considerados en la evaluación técnica para no poner en peligro la «seguridad del control del tráfico aéreo».

El Aeropuerto Internacional de Bávaro (AIB) se ampliará gradualmente. El primero recibiría 2.5 millones de pasajeros al año, y el segundo 4 millones para llegar a 8 millones de pasajeros al año, más que en la cercana Punta Cana, cuya operación se vio afectada por la pandemia de COVID. 19 en turismo global.

La terminal, que se construirá en 5.8 millones de metros cuadrados, tendrá tres niveles y 13 plataformas para aviones. El proyecto tendrá dos pistas con longitudes de 2.680 y 3.100 metros y anchos de 45 metros. Habrá un campo de aviación para aviones A380, una torre de control, departamentos de bomberos, un depósito de combustible, servicios generales de migración, aduanas y plataformas para la terminal de pasajeros, carga y aviación general.

La entrada la realiza el municipio de El Salado junto al vertedero Guiri Guí, donde se depositan los residuos de Verón-Punta Cana y los hoteles de la zona. Estos últimos se han quejado repetidamente sobre el humo que fluye de este tanque. Un relleno sanitario se encuentra actualmente en construcción.

Según un documento enviado por el grupo Abrisa a la comisión aeroportuaria, la terminal facilitaría el traslado de turistas a los municipios de Miches (El Seibo) y Sabana de la Mar (alcalde de Hato), con límites con proyectos turísticos en los Estados Unidos que se desarrollarán en el futuro .

Según la información, la terminal costará $ 200 millones y creará 2,000 nuevos empleos directos, 3,800 indirectos y alrededor de 1,500 empleos inducidos.

El terreno en el que opera está cerrado con cables y se adhiere con letreros que indican que pertenece al futuro aeropuerto. Es difícil llegar al lugar donde se está construyendo actualmente: en lotes baldíos, a unos cinco kilómetros del vertedero de Guiri Guí en Bávaro y de la autopista Verón-Higuey, desde el municipio de Vallegina en una ruta que es la misma distancia .

«El área propuesta para el campo de aviación está rodeada por grandes y tradicionales vertederos, al menos tres de los cuales representan un peligro de aves para ser investigados», dijo Leonardo al IDAC.

Hizo hincapié en que el Reglamento de Aviación dominicano estipula la necesidad de monitorear los datos meteorológicos durante al menos cinco años con ocho observaciones diarias. «Esto no se ha logrado y es un error tomar los vientos en Punta Cana como referencia, ya que todos saben cómo cambian los vientos en la costa en relación con los vientos en tierra», dijo en su correo electrónico. .

Una comunicación de la Dirección de Control de Tráfico Aéreo de IDAC especifica que se requieren análisis futuros del proyecto en la misma medida o en mayor medida, en base a datos reales que ya han sido certificados.

Además, la construcción debe cumplir con las regulaciones requeridas por la aviación civil, el medio ambiente, las obras públicas, las autoridades municipales y de otro tipo.

El proyecto, que fue aprobado por la Comisión del Aeropuerto a través de la Resolución 6796 en enero de este año, tiene la licencia ambiental 0385-20, que fue emitida por el Ministerio del Medio Ambiente el 16 de julio y fue emitida por la compañía que promociona el aeropuerto después de revisar el estudio de impacto ambiental presentado. Con este fin, se celebraron audiencias públicas en Tres Tres el 17 de marzo y el 19 de junio, explicando en qué consistiría el trabajo.

Diario Libre intentó obtener una copia del estudio de impacto ambiental, pero no fue posible al final de este informe.

Conflicto aeropuerto a aeropuerto

Después de que la Comisión del Aeropuerto adoptó la Resolución 6796, se desarrolló un conflicto que generó quejas sobre corrupción pública. Eastern Airport Corporation, que administra el aeropuerto de Punta Cana y está presidido por el empresario turístico Frank Rainieri, negó el documento en una carta a la institución el 5 de marzo.

Sin embargo, la comisión aeroportuaria rechazó el llamado a un nuevo examen.

Mientras tanto, se sabía en el país que la pandemia de coronavirus había alcanzado territorio estatal con la confirmación de la primera persona infectada con COVID-19, y a mediados de marzo el presidente Danilo Medina declaró el estado de emergencia en todo el país.

Teniendo en cuenta este estado de emergencia, la Eastern Airport Corporation solicitó al organismo público que no reconociera la solicitud de reexamen presentada hasta que se suspendieran las actividades de las autoridades administrativas no esenciales y se levantara el estado de emergencia.

La comisión aeroportuaria, que declaró que no era una de las instituciones estatales que no podían operar en un estado de emergencia, descubrió que ninguna de las quejas asignadas por la Corporación del Aeropuerto del Este había ocurrido «inapropiadamente» y confirmó todas sus partes. Declaración de conformidad y no objeción a la implementación del Aeropuerto Internacional Bávaro.

Eastern Airport Corporation declinó y presentó una queja jerárquica ante el Ministerio de Obras Públicas contra la Resolución 6799 de la Comisión del Aeropuerto. Esto también fue rechazado porque la resolución no contenía «las deficiencias e infracciones atribuidas por el demandante» y, por lo tanto, la ratificó en su totalidad.

Después de que el ejecutivo aprobó el proyecto por decreto, la Eastern Airport Corporation continuó con sus requisitos legales para refutar el nuevo aeropuerto. Por ejemplo, la compañía presentó una queja ante la Fiscalía Especializada para la Corrupción Administrativa (PEPCA) el 27 de julio con respecto a «la posible comisión de una coalición de funcionarios, prevención, usurpación de funciones y otros actos ilegales», el Supuestamente, 11 funcionarios se comprometieron al defender el proyecto bajo un número no previsto en el sistema legal dominicano, como «Cumplimiento y no objeción», sin haber presentado previamente un llamado a licitación, y «promoviendo y alentando la fuerza ejecutiva relacionada con un acto ilegal» con la construcción del aeropuerto de Bávaro.

Los posibles delincuentes citados por la compañía incluyen al Ministro de Obras Públicas, Ramón Antonio Pepín; el Presidente interino de la Comisión del aeropuerto, Diones Pimentel Aguiló; el director del departamento aeroportuario, Marino Collante Rodríguez; los miembros de la comisión aeroportuaria Radhamés Martínez Aponte, Aracenis Castillo, Héctor Arturo Villanueva, Johann Estrada Pelletier, Carlos Leroux de Moya, Odile Alburquerque Jiménez, Rafael Núñez Veloz y el arquitecto Christiern Broberg, director técnico del departamento del aeropuerto.

La empresa Corporación Aeroportuaria del Este argumenta que Broberg Collante presentó el informe final sobre la evaluación técnica del proyecto del aeropuerto, preparado en 10 días hábiles, para su presentación al pleno de la comisión aeroportuaria en noviembre de 2019 y dio indicaciones de algunos conflictos de intereses si se señala que Broberg trabajó para Grupo Abrisa entre 2000 y 2006.

Acusa a la comisión aeroportuaria de dar su «consentimiento y no objeción» al desarrollo del proyecto, estableciendo los términos del contrato para la concesión estatal, asumiendo las funciones del IDAC y violando la ley de compras y contratos. Afirmó que la situación era «con la única intención de otorgar a un grupo empresarial privilegiado un acuerdo de concesión de clase a clase, un aeropuerto».

La Eastern Airport Corporation solicitó al ministerio público que investigue los «intereses directos o indirectos» de los presuntos delincuentes, «cuando desempeñan las funciones que corresponden a otra agencia gubernamental» y cuando los hechos son probados y razonables, para presentar una queja formal

En su defensa

Una fuente asociada con la compañía que planea construir el Aeropuerto de Bávaro asegura que la base legal y técnica que respalda la emisión del decreto que aprueba la ley es la ley 491-06 sobre aviación civil y la de Informe de factibilidad técnica emitido por IDAC. y no la resolución de la comisión aeroportuaria, que se limita a otorgar su consentimiento y no se opone al desarrollo, construcción, operación y uso comercial del proyecto.

«El tiempo que tomó este proceso administrativo para obtener permisos fue de nueve meses más otros diez meses para contratar consultores y contadores, estudios de mercado y planes de negocios, análisis de factibilidad técnica y ubicación de la propiedad que cumpla con las regulaciones para la implantación física de la propiedad Aeropuerto, su adquisición y la preparación del proyecto para su evaluación por parte de los organismos responsables ”, defendió.

Señaló que la necesidad de reubicación del espacio aéreo es común cada vez que ocurren nuevos desarrollos, como construir y certificar una nueva pista, instalar un nuevo aeropuerto o incluso cambiar la declinación magnética, que es lo que hace el grupo Abrisa fue responsable de Aerodom para la construcción y puesta en marcha de los aeropuertos de Higüero y Catey.

¿Y qué hay de un aeródromo en Nisibon?

A medida que aumenta el conflicto sobre un nuevo aeropuerto internacional en la provincia de La Altagracia, se está construyendo discretamente en el distrito de Las Lagunas de Nisibón, a 34 kilómetros al noreste de Higuey y a 50 kilómetros al norte del aeropuerto internacional de Punta Cana, un aeropuerto que ha avanzado más del 40% mira.

A la entrada del proyecto, ubicado en las afueras de Nisibón, a pocos metros de la autopista Higüey-Miches, un letrero indica que se trata del «parque temático La Cortina» construido por el Grupo Viamar.

En el Consejo de Promoción Turística (Confotur) del Ministerio de Turismo (Mitur) se describe como un proyecto de turismo mixto con un componente hotelero e inmobiliario con un total de 604 habitaciones, pero no se menciona que tendrá una pista de aterrizaje, como lo visualiza Diario Libre.

Rafael Barón Duluc, alcalde de Higuey, regañó a los inversores en una publicación en Twitter que dijo que no pagó los permisos municipales, a pesar de que la oficina del alcalde les llamó la atención repetidamente.

Duluc indicó que la maquinaria de construcción sería confiscada si no fuera así.

Con respecto al callejón sin salida con el alcalde del municipio principal de La Altagracia, Oscar Villanueva, uno de los inversionistas en el proyecto, dijo que el dinero que necesitaban de ellos para los impuestos locales es «más de lo que vale la propiedad».

«El ayuntamiento (de Higuey) ha presupuestado cientos de millones de pesos, que la propiedad no vale», dijo el empresario. Agregó que la familia Villanueva adquirió esta propiedad en 1975.

Dijo que el proyecto se está construyendo con todos los permisos legales. «Todo lo que hacemos se hace de acuerdo con todas las regulaciones», dijo.

Según el empresario, el proyecto es para «operaciones de aviación». Cuando se le preguntó sobre la descripción del hotel y el proyecto inmobiliario con 604 habitaciones respaldadas por Confotur, dijo que esta parte vendrá en el futuro.



[ad_2]

Artículo anteriorEl histórico Bachatero Luis Segura trabaja en el álbum de despedida «SC News
Artículo siguiente¿Inter, Napoli o Milán los detendrán la próxima temporada?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here