Los manifestantes que salieron a las calles de Minneapolis por quinto sábado consecutivo vieron una reacción más decidida de la policía y las tropas de la Guardia Nacional cuando las manifestaciones se intensificaron en docenas de ciudades de todo el país, un derrame de ira nacional causada por la muerte de uno La gente crió a un hombre negro bajo custodia policial.

Poco después del toque de queda a las 8 p.m., la policía en Minneapolis comenzó a arrestar a los manifestantes y a disparar gases lacrimógenos y otros proyectiles a las multitudes, y la Guardia Nacional usó un helicóptero para arrojar agua a un automóvil en llamas.

La vigorosa respuesta reflejó el deseo de las autoridades de detener las violentas protestas que se han extendido en todo el país desde que George Floyd, de 46 años, murió después de ser detenido por un oficial de policía blanco de Minneapolis. Todavía había informes de violencia y destrucción: un incendio en el techo de un centro comercial, una persona que disparó un arma a los funcionarios y un grupo de personas que arrojaron objetos a la policía. Pero los funcionarios estatales dijeron que alrededor de las 11 p.m. Hora local cuando fueron alentados por las multitudes más pequeñas y la aparente disminución en el daño. Gran parte de la ciudad estaba vacía poco después de la medianoche.

Pero incluso cuando los videos aéreos de Minneapolis mostraron que la policía mantuvo a raya a los manifestantes, otras ciudades se vieron abrumadas a pesar de los toques de queda.

Los alcaldes ordenaron a la gente por calle en muchas de las ciudades más grandes del país, incluidos Los Ángeles, Chicago, Filadelfia y Miami. Y los gobernadores en al menos ocho estados, incluidos Georgia, Kentucky, Ohio, Colorado y Tennessee, pidieron a las tropas de la Guardia Nacional que arreglen, a menudo con poco éxito.

En Tennessee, el edificio que alberga el Ayuntamiento de Nashville fue incendiado. Se filmaron dos autos de la policía en la ciudad de Nueva York mientras se manifestaban en los manifestantes. En Washington, los manifestantes encendieron fuegos y destrozaron las ventanas de los edificios cerca de la Casa Blanca. La policía de Indianápolis dijo que tres personas fueron baleadas durante las protestas, no por agentes de policía, incluida una que fue asesinada. Y en Filadelfia, el departamento de policía dijo que al menos 13 oficiales resultaron heridos en las protestas.

Las manifestaciones continuaron aumentando el viernes y el sábado, incluso después de que Derek Chauvin, el ex policía de Minneapolis que se arrodilló en el cuello del Sr. Floyd hasta que se desmayó, fue acusado de asesinato en tercer grado.

El presidente Trump criticó duramente los disturbios, y el fiscal general William P. Barr advirtió el sábado que las personas que están causando la destrucción podrían presentar cargos contra el gobierno federal. El gobernador Tim Walz de Minnesota dijo que las personas que se oponían al toque de queda y trataban de incitar a la policía ya no protestaron por la brutalidad policial, sino que intentaron aprovecharse de la muerte de Floyd por sus propios motivos políticos.

Decenas de miles de personas estaban en las calles de los Estados Unidos el sábado por la noche como manifestaciones de costa a costa en un berrinche nacional que prendió fuego a edificios, saqueó negocios y reaccionó agresivamente a las autoridades.

Se han producido protestas en al menos 75 ciudades que han llegado a las puertas de la Casa Blanca en Minneapolis desde la muerte del Sr. Floyd. El toque de queda del alcalde parecía estar más extendido el sábado que nunca desde el asesinato de Martin Luther King Jr. en 1968.

  • En Indianápolis, una persona murió y otras tres resultaron heridas cuando un tirador disparó contra una protesta, dijo la policía.

  • En Chicago, los manifestantes barajaron a la policía el sábado por la tarde, quemaron al menos una bandera y marcharon hacia el Trump International Hotel y la Torre antes de dispersarse. Según informes de noticias locales, alrededor de 3.000 personas participaron en las protestas. Algunos destruyeron vehículos policiales y dejaron edificios pintados con spray.

  • En Los Ángeles, el alcalde Eric M. Garcetti emitió un toque de queda el día después de que la policía arrestó a más de 500 personas. La policía utilizó porras y balas de goma para dispersar a la multitud, y el gobernador Gavin Newsom activó la Guardia Nacional.

  • En San Francisco, el alcalde London Breed emitió un toque de queda cuando los manifestantes llegaron a su casa en protesta.

  • En el condado de Miami-Dade, Florida, el alcalde Carlos Giménez ordenó un toque de queda nacional a partir de las 11 p.m. después de que al menos un automóvil policial fue incendiado cerca de la sede del Departamento de Policía de Miami. El gas lacrimógeno también se utilizó para dispersar a la multitud en Jacksonville y Orlando el sábado por la noche.

  • En Washington, la Guardia Nacional se desplegó frente a la Casa Blanca, donde multitudes cantando se enfrentaron con el Servicio Secreto y atacaron a un reportero de Fox New. Se iniciaron incendios en el Parque Lafayette, a pocos pasos de la Casa Blanca.

  • En Filadelfia, al menos 13 policías resultaron heridos cuando los manifestantes comenzaron a encender fuegos y se volvieron violentos.

  • En la ciudad de Nueva York, miles de manifestantes salieron a las calles por tercer día y se reunieron para marchar en Harlem, Brooklyn, Queens y fuera de la Torre Trump en el centro de Manhattan. Al final de la tarde, los manifestantes en el área de Brooklyn Flatbush se enfrentaron a la policía en una serie de peleas callejeras cuerpo a cuerpo y arrojaron botellas vacías y escombros a los funcionarios que respondieron con Billy Clubs y gas pimienta. Un video mostraba un auto de la policía chocando contra una multitud.

  • En Richmond, Virginia, dos policías del capitolio estatal fueron hospitalizados con heridas en las piernas después de ser golpeados por un bate de béisbol y una botella de cerveza, informó The Richmond Times-Dispatch. La policía había disparado previamente gases lacrimógenos contra los manifestantes, algunos de los cuales incendiaron fuegos artificiales y rompieron ventanas.

La agitación no estaba lejos de la Casa Blanca, donde el presidente Trump había pedido a sus partidarios que se manifestaran más temprano en el día. En cambio, cientos de manifestantes se movilizaron en las calles de la capital a medida que aumentaron las tensiones.

Los manifestantes lanzaron proyectiles, incluidas botellas de agua, fuegos artificiales y ladrillos, y lucharon con barricadas de la policía, que luego arrojó botes de gas lacrimógeno a la multitud. Los edificios en las calles cercanas a la Casa Blanca fueron rociados con graffiti, incluida la entrada al lujoso hotel Hay-Adams.

Cerca había andamios en llamas en un sitio de construcción detrás de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos. Las ventanas de la entrada del edificio estaban rotas.

Alrededor de las 11:00 p.m., dos autos fueron incendiados en un bloque adyacente, y un banco local fue destruido, sus ventanas rotas y los números «666» rociados en el frente.

Cuando la policía se movió para asegurar el bloque, un Chevy Suburban estaba envuelto en una nube negra de humo. Los árboles cercanos estaban ardiendo. La multitud se retiró a Farragut Square para reagruparse mientras los helicópteros volaban en círculos sobre la cabeza y algunos se separaron de la Casa Blanca.

El presidente Trump había emitido varias declaraciones durante el día que hicieron poco para detener la indignación a nivel nacional. Cuando habló en el jardín sur de la Casa Blanca, criticó a las autoridades de Minnesota por las protestas violentas y se ofreció a ayudar al ejército a frenar las manifestaciones.

En una serie de tuits, llamó a los manifestantes que se reunieron en la Casa Blanca el viernes por la noche «manejados profesionalmente por los llamados» manifestantes «, y sugirió que sus seguidores se reunirían con ellos». Esta noche, entiendo, ¿es MAGA NOCHE EN LA CASA BLANCA? ?? «

Más tarde, el sábado, hablando desde el Centro Espacial Kennedy en Florida después de ver el lanzamiento de un cohete SpaceX tripulado, Trump culpó a «Antifa y otros grupos izquierdistas radicales» por los disturbios en las ciudades de todo el país y distinguió entre «pacífico». «Manifestantes» y otros manifestantes más violentos.

«Lo que vemos en las calles de nuestras ciudades ahora no tiene nada que ver con la justicia o la paz», dijo Trump. «El recuerdo de George Floyd es deshonrado por alborotadores, saqueadores y anarquistas».

El ex vicepresidente Joseph R. Biden Jr., el supuesto candidato presidencial demócrata, emitió un comunicado la madrugada del domingo pidiendo silencio.

«Somos una nación en dolor, pero no podemos permitir que ese dolor nos destruya», escribió. «Somos una nación enojada, pero no podemos permitir que nuestra ira nos consuma. Somos una nación agotada, pero no permitiremos que nuestro agotamiento nos derrote. «

El gobernador Tim Walz de Minnesota activó miles de tropas adicionales de la Guardia Nacional para enviar a Minneapolis, pero rechazó la oferta del ejército de desplegar unidades de policía militar ya que los días de protestas contra la muerte de Floyd amenazaron con recortar el sábado. .

El demócrata Walz admitió que los funcionarios habían subestimado las manifestaciones en Minneapolis, en las que, a pesar de un toque de queda reciente, los edificios fueron incendiados el viernes por la noche y las calles de la ciudad se convirtieron en un campo de batalla humeante. Comparó el caos con las guerras libradas por los estadounidenses en el extranjero y dijo que esperaba más disturbios el sábado por la noche.

«Lo que has visto en las últimas noches está, en mi opinión, eclipsado por lo que harás esta noche», dijo.

Funcionarios del Pentágono dijeron que el secretario de Defensa Mark Esper y el general Mark Milley, presidente del jefe de gabinete, hablaron con Walz el viernes para expresar su «disposición» a desplegar unidades de policía militar. El gobernador rechazó la oferta, dijeron las autoridades, y desde entonces ha activado todas las tropas de la Guardia Nacional del estado hasta 13.200.

Aun así, el Comando Norte de los EE. UU. Ha desplegado varias unidades de la policía militar en cuatro horas, lo que significa que podrían estar operativos en cuatro horas y no en un día.

El comisionado del Departamento de Seguridad Pública de Minnesota, John Harrington, dijo que «decenas de miles» de personas estaban en las calles el viernes, más que cualquier otra noche desde que la muerte de Floyd el lunes desencadenó una ola de protestas que se habían incrementado de manera cada vez más destructiva. País.

El alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, que parecía cansado después de cuatro días de indignación en su ciudad, pidió a los residentes que se fueran a sus casas y dejaran de incendiar negocios locales, lo que dijo que era más importante en medio de una pandemia.

«No volverás con el policía que asesinó trágicamente a George Floyd al saquear una ciudad», dijo Frey. «No volverás con nadie».

Una persona murió y otras tres resultaron heridas cuando un hombre armado disparó contra una protesta en Indianápolis la madrugada del domingo, matando al menos a cuatro personas desde el miércoles en actos de violencia relacionados con las protestas.

Las autoridades también investigaron una posible conexión con la muerte de un funcionario federal en California.

El funcionario, un agente de seguridad contratado del Departamento de Seguridad Nacional, fue asesinado a tiros en un tribunal federal en Oakland, California, el viernes por la noche, cuando las manifestaciones en la ciudad se volvieron violentas y los manifestantes incendiaron, destruyeron propiedades y se enfrentaron con la policía.

Ken Cuccinelli, subsecretario del Departamento de Seguridad Nacional, calificó el ataque como un acto de «terrorismo doméstico», pero el gobernador del estado advirtió contra la vinculación del tiroteo con las protestas.

«Nadie debería apresurarse a relacionar este horrible acto con las protestas de anoche», dijo el gobernador demócrata Gavin Newsom en un comunicado.

En otros lugares, las personas fueron asesinadas cuando las protestas pacíficas se convirtieron en violencia.

Las autoridades de Minneapolis identificaron a Calvin L. Horton Jr., de 43 años, como víctima de un tiroteo frente a una casa de empeños que fue saqueada el viernes.

También en Detroit el viernes, un hombre de 21 años fue asesinado a tiros en su automóvil cerca de la Plaza Cadillac cuando cientos de manifestantes se congregaron en las calles. La policía dijo que el tirador pudo haber conocido y atacado a la víctima y utilizó el caos de las manifestaciones como una tapadera.

Un hombre fue asesinado la madrugada del sábado en St. Louis después de que los manifestantes bloquearon la carretera interestatal 44, prendieron fuego e intentaron saquear un camión de FedEx. El hombre fue asesinado, dijo la policía cuando fue atrapado entre los dos remolques del camión cuando el conductor intentó esquivar la protesta.

Funcionarios de Minnesota y Washington afirman que grupos externos están socavando las protestas de Minneapolis y usándolas como cobertura para provocar incendios, saquear negocios y destruir propiedades. Sin embargo, no están de acuerdo con respecto a si los grupos de extrema derecha o extrema derecha tienen la culpa y no han aportado pruebas que respalden sus afirmaciones.

El sábado, el gobernador Walz dijo que la «mejor estimación» era que el 80 por ciento de los arrestados en las protestas no eran del estado. «No estoy tratando de distraer de ninguna manera. No estoy tratando de decir que no hay habitantes de Minnesota en este grupo», dijo Walz. Pero «la gran mayoría», dijo, provienen de fuera del estado.

KARE, una estación de televisión en Minneapolis, descubrió que tales afirmaciones pueden no ser precisas. La estación revisó todas las detenciones de agentes de la ley con sede en Minneapolis por disturbios, reuniones ilegales y delitos relacionados con robos los viernes y sábados, y encontró que el 86 por ciento de los arrestados proporcionaron una dirección en Minnesota.

El alcalde de San Pablo, Melvin Carter, retiró el sábado su afirmación de que «cada persona» que fue arrestada el viernes por la noche era de un estado diferente. Un portavoz dijo que el alcalde luego se enteró de que «más de la mitad» era de Minnesota.

El comisionado del Departamento de Seguridad Pública de Minnesota, John Harrington, dijo que las autoridades estaban analizando a los detenidos y tratando de entender qué plataformas en línea estaban usando y con quién estaban conectados.

«Vimos cosas como organizadores de supremacistas blancos que publicaron cosas en plataformas para llegar a Minnesota», dijo Harrington. «¿Es este crimen organizado? ¿Es esta una célula organizada del terror? ¿Dónde está el enlace? «

El alcalde Frey también culpó a los forasteros por la violencia. «Ahora nos enfrentamos a los supremacistas blancos, miembros del crimen organizado, instigadores del estado y posiblemente incluso actores extranjeros para destruir y desestabilizar nuestra ciudad y región», escribió en Twitter.

El sábado, el presidente Trump insistió en que los manifestantes eran extremistas de derecha. «La memoria de George Floyd está siendo utilizada por alborotadores, saqueadores y anarquistas», dijo.

El Fiscal General William P. Barr repitió la acusación.

«En muchos lugares, la violencia parece ser planificada, organizada y promovida por grupos extremistas anárquicos y de izquierda, grupos extremistas de derecha, que usan tácticas antifa, que muchos de ellos viajan fuera del estado para promover la violencia», dijo.

Los residentes también dicen que Minneapolis tiene un grupo central de anarquistas blancos. Un hombre llamado Umbrella Man, vestido de negro y con un paraguas negro que parece ser blanco, fue filmado en una tienda de AutoZone rompiendo ventanas.

La protesta en el próspero West Side de Los Ángeles comenzó pacíficamente el sábado y duró casi tres horas. Los activistas distribuyeron agua y comida, y una multitud marchó en Beverly Boulevard, coreó consignas contra la brutalidad policial y agitó carteles.

Y luego dio un giro violento.

De repente, un auto de la policía se estrelló y se quemó, el humo negro se elevó en el cielo azul. Un joven arrojó una patineta a un policía y hombres y mujeres asustados salieron corriendo en todas direcciones. Helicópteros policiales se cernían sobre ellos y convoyes de policías corrieron hacia la escena.

A medida que aumentaron las tensiones en el cuarto día de las protestas de Los Ángeles por la muerte de George Floyd, el alcalde Eric M. Garcetti anunció un 8:00 p.m. Toque de queda.

«Vete a casa», dijo el Sr. Garcetti. «Apaguemos los fuegos. Aprendamos las lecciones. Humanicémonos de nuevo. «

Más tarde esa noche, se informó de saqueos en una tienda Nordstrom en The Grove, un centro comercial exclusivo cerca del área de protesta, y un pequeño incendio se quemó afuera.

Una marcha en San Francisco atrajo a unas 1,000 personas pero permaneció pacífica, informó The San Francisco Chronicle. En Oakland, el alcalde Libby Schaaf instó a los manifestantes a quedarse en casa después de las violentas manifestaciones del viernes.

En Sacramento, la policía rodeó el Capitolio del Estado cuando los manifestantes arrojaron naranjas y botellas de agua a ella y a sus caballos.

Antes de que comenzara el caos el sábado por la tarde en Los Ángeles, varios cientos de personas que reflejaban la diversidad de la ciudad (blancos, negros, latinoamericanos, asiático-estadounidenses) habían protestado pacíficamente.

La muerte del Sr. Floyd y los disturbios asociados con ella levantaron recuerdos dolorosos de las palizas de Rodney King en 1991 y los disturbios del año siguiente después de que los cuatro policías involucrados en el caso fueron absueltos.

Reconocimiento…Linda Tirado

Un fotógrafo independiente que recibió un disparo en el ojo en las protestas del sábado en Minneapolis fue uno de los varios periodistas que fueron atacados, arrestados o acosados ​​de otro modo cuando informaban sobre las protestas a nivel nacional.

Con la confianza en los medios de comunicación en declive, los periodistas de ambos lados de una crisis profundamente politizada han sido blanco de ira.

Un periodista de televisión en Louisville, Kentucky, fue golpeado por una bola de pimienta en la televisión en vivo por un oficial que la atacó.

Frente a la Casa Blanca, los manifestantes atacaron a Leland Vittert, un corresponsal de Fox News, y su tripulación, tomaron el micrófono del periodista y lo golpearon.

En Atlanta, multitudes de manifestantes se reunieron en la sede de CNN el viernes por la noche, atravesando la puerta principal, lanzando fuegos artificiales y destruyendo el edificio. Temprano en el día, el reportero de la red Omar Jiménez fue arrestado mientras informaba en televisión en vivo.

«Apunté a mi siguiente toma, bajé la cámara por un segundo y luego estalló mi cara», dijo Linda Tirado, la fotoperiodista. «Inmediatamente sentí sangre y grité:» ¡Soy una prensa! ¡Yo presiono! «

El comité de reporteros de libertad de prensa registró alrededor de 10 incidentes diferentes, desde ataques hasta amenazas en Phoenix, Indianápolis, Atlanta y Minneapolis.

«Con la disolución de la paz civil en todo el país, los periodistas son el blanco tanto de la policía como de los manifestantes», dijo Bruce Brown, director ejecutivo del Comité de Reporteros, «y este es un lugar muy aterrador».

Las manifestaciones masivas pacíficas, a veces destructivas, provocaron un ansioso debate entre comentaristas, pastores y académicos el sábado sobre el papel de la protesta en la aplicación del cambio político y social en Estados Unidos.

En los periódicos nacionales y en las páginas de redes sociales, algunos vieron con horror y otros, con suerte, cómo los manifestantes salieron a las calles después de la muerte de Floyd.

La cantante Selena Gomez dijo que ha pasado las últimas 24 horas «procesando todo».

«Nada de lo que digan nadie puede recuperar lo que sucedió», escribió en Twitter. “Pero podemos y debemos asegurarnos de que se tomen medidas. Se nos han quitado demasiadas vidas negras durante demasiado tiempo. «

Shana L. Redmond, experta en música, raza y política de la Escuela de Música Herb Alpert de la U.C.L.A., describió cómo recibió llamadas llorosas de familiares en Minneapolis con «lágrimas que corren demasiado rápido para detener la tristeza».

«Están calientes por la ira y la ira por la condición de las personas negras en este lugar y en este mundo», escribió en Twitter. «Este no es un ejercicio. Este es nuestro regalo terrible y asesino. #MinneapolisRebellion».

Algunos que simpatizaban con los manifestantes expresaron su preocupación de que la destrucción pudiera socavar el objetivo de forzar el cambio social.

«Entiendo nuestra frustración, enojo e ira, pero no ayuda si nos hacemos daño», escribió Jamal H. Bryant, pastor de la Iglesia Bautista Misionera del Nuevo Nacimiento en Lithonia, Georgia, en Twitter. «¡Insto sin descanso a reparar este sistema judicial corrupto y rezo mucho por las compañías negras involucradas!»

El senador de Carolina del Sur, Tim Scott, el único republicano negro en el Senado que arrestó a los cuatro oficiales involucrados en el arresto de Floyd, instó a la calma.

«Sé exactamente cuán enojadas y frustradas están las comunidades de color en este momento», escribió en Twitter. “Pero la violencia no es la respuesta. La violencia distrae el foco de #GeorgeFloyd y los problemas reales, dando más combustible a aquellos que son víctimas de la división. Deja que tus voces escuchen, no ladrillos y fuego. «

Brian Merchant, un autor, notó cómo la nación se distrajo brevemente el sábado con el lanzamiento de un cohete que fue construido y operado no por la NASA sino por SpaceX, la compañía fundada por el multimillonario Elon Musk.

«El simbolismo de una compañía espacial de mil millones de dólares orientada a las ganancias que lanza a los astronautas por encima de las cabezas de miles de personas que protestan contra la brutalidad y la opresión del estado en medio de una pandemia mundial y el colapso económico no debería perderse para nadie», escribió.

En Blavity, un sitio web dirigido a los millennials negros, un editorial argumentó que los incendios de Minneapolis «reflejaban la ira de los manifestantes negros que estaban hartos de ver las vidas de nuestros hermanos y hermanas robadas por el racismo». .

«Estamos hartos porque nos vemos obligados a luchar contra una pandemia en medio de una pandemia», dijo el editorial. «Somos desproporcionadamente asesinados por el racismo sistémico y abierto al mismo tiempo, y se espera que aceptemos estas condiciones mortales».

Un editorial en el Los Angeles Times argumentó que el país no debería centrarse en el saqueo, sino en casos repetidos en los que la policía mató a hombres negros.

«Y no, la violencia policial no justifica la ola de asesinatos que estalló en Minneapolis», dijo el editorial. «Pero como el reverendo Martin Luther King Jr. enfatizó hace más de medio siglo,» un levantamiento es el lenguaje de los escandalosos «».

Las intensas protestas se produjeron después de que las autoridades anunciaron que el funcionario que mantuvo a George Floyd en el suelo fue arrestado el viernes y acusado de asesinato. Este desarrollo exigió a los activistas y a la familia del Sr. Floyd, pero también dijo que no había llegado lo suficientemente lejos.

El oficial Derek Chauvin, de 44 años, fue acusado de asesinato en tercer grado y homicidio involuntario en segundo grado, lo que implica una sentencia máxima combinada de 35 años.

Todavía no se ha completado una investigación de los otros tres oficiales presentes en la escena del crimen.

Los familiares del Sr. Floyd dijeron que querían el cargo de asesinato en primer grado más serio.

El asesinato en tercer grado no requiere la intención de matar en virtud de la Ley de Minnesota, excepto que el autor causó la muerte de una persona en un acto peligroso «independientemente de la vida humana». Los cargos de homicidio en primer y segundo grado requieren que los fiscales demuestren en casi todos los casos que el autor ha tomado la decisión de matar a la víctima.

Un abogado de la esposa del Sr. Chauvin, Kellie, dijo que estaba devastada por la muerte del Sr. Floyd y expresó su simpatía por su familia y aquellos que lloraron su pérdida. El caso también provocó el divorcio de la Sra. Chauvin, dijo la abogada Amanda Mason-Sekula en una entrevista el viernes por la noche.

La cobertura fue escrita por Tim Arango, Mike Baker, Peter Baker, Julian E. Barnes, Nicholas Bogel-Burroughs, Audra DS Burch, Helene Cooper, Manny Fernandez, Thomas Fuller, Matt Furber, Russell Goldman, Michael M. Grynbaum y Maggie Haberman . Shawn Hubler, Annie Karni, Michael Levenson, Neil MacFarquhar, Patricia Mazzei, Shawn McCreesh, Sarah Mervosh, Jeremy W. Peters, Frances Robles y Rick Rojas. La investigación fue aportada por Jack Begg.



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here