En los últimos días, en una reunión ampliada con empresarios y amigos profesionales, me preguntaron si estaba preocupado por el desarrollo del tipo de cambio, si pensaba que el banco central estaba manejando adecuadamente los efectos negativos del virus corona en el mercado de valores, etc. Todo, mis expectativas sobre la tasa cuando el poder ejecutivo pasó a manos de la oposición actual el 16 de agosto.

Entre todos los problemas económicos que afectan a la población en general y especialmente al sector empresarial, la devaluación del peso, que se ha observado desde mediados de marzo de este año, parece estar en la cima de la clasificación. El peso se ha depreciado un 7.7% este año en comparación con el final de 2019. Nadie debería sorprenderse de este resultado cuando descubramos que la pandemia podría ampliar el déficit de cuenta corriente de 2020 en $ 3,000. Millones, principalmente debido a menores ingresos por turismo, exportaciones de zonas francas y transferencias.

No navegamos solos en estas aguas turbulentas. Otros países de la región han experimentado olas y vientos más devastadores. Durante el mismo período en que el peso dominicano perdió el 7.7% de su valor, el real brasileño tuvo el 34.6%, el peso mexicano el 17.6%, el uruguayo el 16.0% y el argentino el 14.4% Colombianos 13.6% y chilenos 9.1% perdidos.

Nunca olvidaré la anécdota que me contó el ex presidente Hipólito Mejía que nos permite conocer el gen especulativo que todos llevamos dentro. Como Ministro de Agricultura, Hipólito se sorprendió en 1979 cuando su padre Don Polín ingresó a su oficina. «Ohhh papá y que haces aquí?» «Quería verte sobre un problema. Tienes que prestarme mucho arroz que tienes en INESPRE», le dijo Don Polín. «Pero viejo, ¿y por qué INESPRE debería prestarte arroz? Qué haces con eso? Hipólito le preguntó a su padre. «Ohhh para especular». La risa de Hipólito casi lo arrojó de su silla cuando escuchó el cohete de Don Polín, quien tuvo que quedarse sin un grano de arroz en el bolsillo después del intento fallido.

¿De qué trata la anécdota? Muy fácil. Cuando los actores económicos se dan cuenta de que algo puede ser escaso, los espíritus especulativos se hacen cargo de nuestro proceso de toma de decisiones. Los generadores de divisas, que venden a las unidades del sistema financiero de la noche a la mañana y huelen la escasez durante los tiempos normales, atraen a los subastadores, independientemente de si están explotando, acortando o exportando negocios agrícolas o fabricando en zonas francas. «¡Tengo $ 20 millones y lo vendo al mejor postor! Los industriales e importadores, que creen que los vientos podrían convertirse en tormentas cambiarias más adelante en 2020, han especulado más dólares en 2020, la economía más débil, que en 2019, que las compañías compraron entre $ 40 y $ 50 millones en 2019 , en los primeros 5 meses de 2020 ya superan los 75. ¿La economía está creciendo al 100%? La economía no, especulación sí.

Incluso las empresas multinacionales tienen el gen Don Polín. Un gigante dedicado a la producción de bebidas alcohólicas, luego del retorno de los dividendos sobre sus ganancias de 2019 de su empresa matriz, siguió la estrategia de dolarizar todas las colecciones diarias en pesos de sus ventas en el mercado local en dólares para 2020. Incluso las instituciones financieras parecen hacerlo. adoptar una postura muy conservadora que, sin pretenderlo, tiende a exacerbar la percepción de escasez de dólares. Si bien las instituciones financieras permitieron que sus pasivos externos superaran sus activos externos en $ 1,326 millones a mayo de 2019, lo que llevó a una mayor disponibilidad de dólares estadounidenses en el mercado de divisas en los primeros cinco meses de este año, los activos externos que manejan los pasivos externos Han superado los $ 383 millones, mostrando una clara aversión a los desajustes.

Así como el Presidente de la República es la persona más informada sobre todo lo que está sucediendo en el país, el gobernador del Banco Central es el funcionario del equipo económico, que tiene la mayor información sobre lo que está sucediendo en la economía y especialmente en la economía, nuestro peculiar Mercado de divisas. Es importante tener tanta información como sea posible para determinar el nivel apropiado de intervención del banco central, no para mantener un cierto nivel de tipo de cambio, sino para frenar los movimientos desordenados y los movimientos de rebaño que no pueden ser realizados por los fundamentos de la economía. para ser justificado

Nos enfrentamos a un choque temporal y no a un choque permanente. ¿O alguien piensa que el impacto negativo del turismo continuará este año en esta década? Ante choques temporales, es aconsejable mitigar la devaluación de la moneda vendiendo reservas del banco central. Eso es exactamente lo que hizo la autoridad monetaria. De enero a abril de 2019, las compras netas de divisas fueron de $ 7,812 millones y las ventas fueron de $ 7,769 millones, un superávit de $ 43 millones. Durante este período, las reservas netas internacionales del banco central aumentaron en $ 229 millones. Durante el mismo período de este año, las compras netas de divisas ascendieron a $ 6,706 millones, mientras que las ventas alcanzaron $ 8,198 millones a pesar de la recesión económica y el déficit de $ 1,492 millones. ¿Quién hizo esa diferencia? El banco central, una compañía que inyectó 1.795 millones de febrero en el mercado de divisas en febrero, marzo y abril. Con esta intervención, el banco central logró mitigar la depreciación del peso, a pesar de la avalancha de compañías de cambio que dependen de subastadores, industriales e importadores de dólares para inflar sus tenencias en dólares para lo que podría venir después de las elecciones y de compañías financieras que han cambiado sus actitudes de agresivas a conservadoras en vista del desajuste en los activos netos externos.

No tengo dudas de que el banco central seguirá asumiendo la responsabilidad de acumular reservas con sus reservas contra el desbordamiento del tipo de cambio que podría resultar de la confluencia del déficit monetario causado por el choque temporal del virus corona y el virus corona, pero racional especulación desestabilizadora por parte de los actores económicos, exacerbada por la incertidumbre adicional causada por los procesos electorales.

¿Qué podría pasar si los poderes ejecutivos pasaron al principal partido de oposición el 16 de agosto y un nuevo equipo de negocios se hizo cargo de la gestión de la economía y llevó a cabo el cambio de modelo económico que habían prometido? La respuesta depende de si asumimos que lo que se discutió en las reuniones de gestión y se reflejó en su programa gubernamental se seguirá de cerca o no.

El 23 de enero, los miembros del equipo económico del principal partido de oposición dijeron que estaban a favor de un sistema «flotante», porque entienden que este sistema puede ajustar más efectivamente el déficit de la cuenta externa. El programa del gobierno de este partido establece que, a cambio, «promoverán la existencia de un mercado de divisas único en el que cualquier operador económico puede adquirir la moneda sin que se requieran listas de espera o restricciones de cantidad», una descripción que coincide perfectamente con la libre El sistema flotante es compatible.

Este sistema funciona en Brasil, México y Chile y debería ser el objetivo a alcanzar en la República Dominicana. Las autoridades del banco central son conscientes de esto y, por lo tanto, han establecido las instituciones y plataformas que requieren un tráfico seguro y fluido, desde un sistema de flotación administrado hasta un sistema de flotación libre. Sin embargo, las siguientes advertencias, si se incluyen y comprenden, podrían evitar que la transición a un sistema de flotación libre conduzca a un desastre monetario.

Primero, hacer flotar la moneda sin intervención en un entorno de choque externo negativo como el que enfrentamos, con un desequilibrio en las cuentas de los hogares de casi el 6% del PIB y un acceso limitado a financiamiento externo podría desencadenar una devaluación masiva. Peso y depresión económica. Tenga en cuenta que un tipo de cambio real más atractivo no generará más turismo y transferencias de dinero a corto plazo. Los motivos de ambos descensos no se deben al nivel del tipo de cambio real.

En segundo lugar, familiarícese con las características especiales de nuestro mercado bursátil estrecho. Este conocimiento les permitirá comprender los beneficios de la intervención estabilizadora del banco central y recordar el Premio Nobel de Economía, George Stigler, cuando confirmó que argumentos convincentes precedieron a la aceptación a gran escala de casi todas las ideas en teoría económica, y estas han acompañado Tercero, la flotación, al tiempo que se sacrifican los impuestos, las retenciones y las regulaciones que podrían agregar otros RD $ 100,000 millones al año al déficit presupuestario (Pags.27-28 del programa Gobierno del Cambio), satisfaría el apetito especulativo de los operadores económicos. No se apresure a aceptar el populismo fiscal. Esta es un área delicada: una vez que se elige este camino, no hay retorno. Cuarto, evite subestimar la inteligencia de los operadores económicos. Difícilmente creerá que es posible liberar RD $ 129,000 millones al reducir las ineficiencias en el gasto público (página 204). Y quinto, ten cuidado. Evite los «cambios» que conducen al «caos».

Artículo anteriorLa creadora de Vida Tanya Saracho en el final de la serie de hoy y Latinx TV – Fecha límite
Artículo siguienteChoques violentos entre la policía y los manifestantes por la muerte de George Floyd

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí