[ad_1]

El ama de llaves todos los días Joseane Santos En medio de una pandemia, se arriesga en el transporte público de Sao Paulo durante más de dos horas para limpiar las casas de sus empleadores, que teletrabajan desde marzo y no están expuestos a este riesgo.

Desde que comenzó la emergencia por coronavirus en América Latina hace seis meses, esta mujer de 46 años ha Tuvo que decidir si perder el alquiler o seguir trabajando bajo la inminente amenaza del virus.

La cuarentena resultó imposible tanto para ellos como para decenas de millones de otros trabajadores informales en el área.

“Si pudiera, me habría quedado en casa, especialmente durante la fase más crítica de la pandemia. Pero como nunca me dieron la oportunidad de tomar una decisión, tuve que trabajar ”, dice Efe Santos, quien vive con su hijo y esposo de 13 años en el empobrecido distrito de Cidade Tiradentes, a unos 40 kilómetros del centro de Sao Paulo.

A pesar de la cuarentena promulgada en marzo en la ciudad más afectada por el COVID-19 en América del Sur y la más poblada con 12 millones de personas, algunos de los empleadores ricos de Santos no querían quedarse sin sus servicios domésticos.

Uno de ellos es abogado y trabaja desde casa. También tiene un hijo de 6 años. Me dijo que no podía hacer su trabajo habitual ni cuidar la casa ”, dice.

La tediosa rutina de la informalidad

A diferencia de los residentes de las cinco casas en las que limpia semanalmente, todas en zonas acomodadas de la capital, São Paulo, su situación como trabajadora informal no le permite a Santos tener derechos laborales legales como la licencia por enfermedad. Seguro médico o de vacaciones.

Como Santos, alrededor de 38 millones de brasileños viven de la informalidad, que es el 41% de la fuerza laboral. Esta situación se repite en otras metrópolis latinoamericanas como Ciudad de México, Bogotá y Caracas.

Con alrededor del 60% de la población en el sector informal, que se encuentra en una crisis económica, política y social que lleva años, los ciudadanos venezolanos ya no pueden quedarse en casa a pesar de la cuarentena y tienen que buscar un medio de vida en el país desde el 16 de marzo. La fuerza es.

En la capital Caracas hay muchos lugares que ya reconocen que tuvieron que hacer un trabajo “secreto” en la lucha por sobrevivir.

“Trabajar en Venezuela ahora es un crimen. Si trabaja en los días en que no hay flexibilidad, lo capturarán y le impondrán multas. Sé que tenemos que cuidarnos, pero es demasiado‘, explica a Efe Emilsen, propietario de un taller en el municipio de Sucre, uno de los talleres del municipio de Caracas, que está particularmente afectado por el COVID-19.

Pesa el miedo a la crisis económica

A diferencia de Venezuela, Brasil y México, dos de los países más afectados por la pandemia en América Latina, han experimentado su “nueva normalidad” desde junio y julio, respectivamente, mientras que el gobierno de Colombia permitió que el comercio no esencial abriera sus puertas hace dos meses. .

Lo que los cuatro países tienen en común es el hecho de que para muchos, la cuarentena fue un lujo que nunca pudieron permitirse, a pesar de que Estados Unidos es el epicentro de la pandemia con casi 450.000 muertes y alrededor de 12,5 millones de casos.

Más de 25 millones de personas, el 53% de la fuerza laboral total, trabajan informalmente en México, y la venta ambulante de alimentos, ropa, utensilios o muebles está generalizada.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador, consciente de esta situación, ordenó el cierre de la economía no esencial al inicio de la pandemia, pero estableció una cuarentena voluntaria para no dejar sin apoyo a personas como Antonio Carrillo.

Desde hace cuatro décadas, el hojalatero y pintor de 68 años espera que llegue un cliente de lunes a domingo en un rincón del barrio de Tepito, a escasos metros de su casa. Y la pandemia no lo sacó del lugar.

“Aquí tienes que estar. Estoy todos los días de lunes a domingo ”, dice este señor que destaca que en el barrio se le conoce como Riquense.

La situación empeoró cuando su esposa, que trabajaba en una cadena de restaurantes, fue puesta en cuarentena. «Todo se ha derrumbado», dice el hombre que ahora apenas tiene que mantener a sus cuatro nietos con ningún cliente.

La economía me asusta más que la enfermedad‘sintetiza.

La vendedora colombiana y madre de la familia Ivón López también tuvo que volver a las calles del populoso distrito de La Alquería en el sur de Bogotá para asegurar el sustento de su hija y su padre.

“Hay que ser consciente de que este virus está matando a mucha gente, que tenemos que cuidarnos, pero vamos al tema de ‘quedarnos en casa’, es decir, quedarnos en casa y pasar hambre (…) para Que te tiren a la basura donde vives, que no puedes trabajar, que no puedes ganarte la vida. Es terrible «, dice López, quien trabaja en una tienda de telas del barrio, y declaró un área permanente de medidas preventivas debido a la multitud diaria. Mantenimiento.

En Sao Paulo, sus ingresos en Santos cayeron de 3.500 reales (alrededor de $ 635) a 1.000 reales ($ 180) por mes, ya que algunos de sus empleadores le dijeron que dejara de trabajar por temor a una infección. y simplemente dejaron de pagar. ‘

La empleada doméstica y su esposo, un camionero con diabetes pero que, a pesar de su grupo de riesgo, no tenía forma de restringirse en casa, incluso solicitaron una ayuda económica de 600 reales (USD 108) otorgada por el gobierno brasileño, pero el La ayuda nunca llegó.

El caso es que además de la emergencia sanitaria, se sumó la severa crisis económica en América Latina, por lo que muchos trabajadores tuvieron que reinventarse para garantizar la alimentación.

El albañil venezolano Carlos Salazar, que fue convertido por su esposa en vendedor de máscaras caseras, recorre ahora las calles que conducen a la favela de Petare, la más grande de Venezuela.

Allí, como en los demás sectores populares de Caracas, no conocen días de relajamiento y días de cuarentena radical: «Todos duramos hasta las 10 de la mañana, nada más, y lo que nos diga la policía, debemos irnos, vamos».

El virus llegó en avión pero se extendió a los suburbios

Aunque el coronavirus llegó a América Latina «en avión» junto con personas adineradas, como admitió recientemente el subsecretario de Estado de Salud de México, Hugo López-Gatell, autoridades y científicos coinciden en que la enfermedad se está extendiendo rápidamente a zonas suburbanas empobrecidas.

Según un estudio de la Universidad de Sao Paulo (USP) –referencia en América Latina– el riesgo de morir por COVID-19 es 50% mayor en las personas de las zonas más pobres de Sao Paulo que en las zonas residenciales céntricas y nobles, una realidad. que también se puede sentir en otros países de América Latina.

Mientras los habitantes de las regiones más prósperas se retiran a sus casas y apartamentos, los habitantes de las zonas más pobres temen al virus y sobreviven en sus cabezas cara y cruz de la misma moneda.

“Pueden permanecer encerrados el mayor tiempo posible porque tienen dinero, porque tienen una forma (de sobrevivir sin irse). No lo hacemos porque tenemos hijos, somos la cabeza de familia de la madre, tenemos que responder por nuestra renta, nuestra comida, por la comida de nuestros hijos ”, reflexiona la vendedora colombiana.

En algunas zonas, los ciudadanos no solo pueden respetar el aislamiento, sino también las medidas de higiene exigidas por las autoridades. Esta tendencia se repite en Brasil, Venezuela, Colombia o México y revela el profundo abismo social que caracteriza a la región.

«El agua se nota en su ausencia. Estamos mal en Venezuela no solo por la pandemia, sino también por todo lo que tiene que ver con ella», explica Emilsen los cuidados básicos para lavarse las manos y prevenir infecciones en el área metropolitana de Caracas. llega una vez a la semana o cada 15 días.

“No tenemos agua, la sacamos de la cisterna. Nosotros tampoco tenemos baño ”, dice la mexicana Antonia Castro, quien vive con sus cuatro hijas y once nietos en una choza en el distrito de Tepito.

Apenas siete kilómetros separan los puestos de comida callejera de Tepito de los opulentos restaurantes del acomodado barrio de Polanco, donde los vecinos pueden optar por refugiarse en sus cómodos departamentos para recibir una estricta cuarentena o volver gradualmente a la normalidad.

María Torres, una vecina del barrio, aprovechó el día soleado para pasear con su hijo y Lucy, la ama de llaves que vive con ellos. «Hemos hecho cuarentena», asegura a Efe, «ahora, poco a poco, vamos volviendo al trabajo y volviendo a la vida». Ya no estaremos encerrados. ‘

[ad_2]

Artículo anteriorGrecia, Turquía Tensiones: ¿Qué está pasando en el Mediterráneo?
Artículo siguienteLo que dicen los expertos que los jugadores de la NBA deberían comenzar con este poder