[ad_1]

Mientras que casi todo el mundo, liderado por el mismo sistema capitalista, está comenzando a admitir una profunda crisis social y su incapacidad total para luchar contra COVID-19, ¿qué está pasando en Cuba? ¿Cómo combatir la pandemia en base a un modelo de salud tan diferente?

El primer caso reportado de Covid-19 en Cuba fue un turista italiano de Lombardía el 11 de marzo. Este es el momento en que se toman todas las precauciones, aunque con cierta precaución.

Debido a que el sistema de atención médica es público, gratuito y universal, el gobierno decide controlar la pandemia y garantizar la atención médica para todos los pacientes en todas las áreas. Según las estadísticas oficiales, hay 3.468 plazas en el hospital y 477 en la unidad de cuidados intensivos; También se han establecido hospitales y centros de aislamiento para personas enfermas y casos sospechosos de estar infectados con el virus. El Departamento de Salud proporciona información oficial todos los días, incluida la actualización de la cantidad de casos nuevos y muertes, siendo el estado la única fuente de tales estadísticas.

Para el 24 de mayo, se realizaron 94,060 frotis de PCR para un total de 1,941 casos y 82 muertes.

Sin embargo, el sistema de salud no es suficiente para combatir adecuadamente la pandemia. El sistema de atención médica ha desarrollado su propio protocolo de tratamiento, que es estricto en el caso y puede contar con los trabajadores de la salud que hacen todos los esfuerzos diarios para prevenir la propagación del virus. Para abordar mejor la situación actual en el país, sería importante formar grupos de acción en todas las áreas, desde las higiénicas a las sociales, políticas, económicas e institucionales, que trabajaron juntas para contener Covid-19.

El 20 de marzo, las principales autoridades aparecen en la televisión nacional e informan sobre las primeras medidas generales. Desde entonces, se han anunciado casi 180 medidas, algunas nacionales y otras locales. Sin embargo, el estado de emergencia no se ha declarado en el país, ni se ha establecido una cuarentena general.

Estas son algunas de las medidas que tuvieron el mayor impacto social: cierre de fronteras a partir del 24 de marzo; la suspensión de actividades escolares, culturales, deportivas y religiosas; proteger a las familias de bajos ingresos; la garantía salarial del 100% para el primer mes y del 60% para los meses siguientes para los funcionarios cuyo trabajo ha sido interrumpido; Exención del pago de impuestos por los trabajadores independientes que están desempleados.

Algunos protagonistas de la sociedad civil han tomado iniciativas individuales, como hacer máscaras, fundar sindicatos para empresarios para distribuir alimentos a las categorías más vulnerables y reinventar pequeñas empresas privadas.

La actividad de la policía de tránsito también se ha fortalecido para garantizar el orden público y el cumplimiento. porque, por un lado, se iniciaron muchas acciones sociales positivas en este período histórico, permanece una cierta cantidad de ilegalidad, especialmente en los contextos más difíciles y donde las necesidades son mayores.

Entre el 27 de marzo y el 30 de abril, 503 personas en el país fueron castigadas por propagar epidemias, desobediencia, resistencia, desprecio y compras de pánico, y se impusieron 418 sentencias, dijo el presidente de la División Criminal del Tribunal Supremo del Pueblo.

El manejo de crisis generalmente se califica positivamente. Se han tomado medidas para limitar derechos como la libertad de movimiento, reunión, opinión y otros derechos que permiten la acumulación de capital social y político. Por ejemplo, en la administración y coordinación entre el gobierno nacional y las autoridades locales, en posibles soluciones económicas iniciadas por diversos actores sociales, en nuevas formas de organización del trabajo o en medidas para promover el comercio electrónico. De hecho, algunas decisiones representan viejas preguntas de la población.

¿Cuáles fueron las principales drogas? Se habla mucho sobre el interferón, la droga cubana que parece estar entre los mejores en el tratamiento de los coronavirus. También fue uno de los primeros en ser utilizado para tratar la pandemia. En algún momento la prensa dejó de mencionarlo. Cuál es tu historia ¿Todavía se usa en Cuba?

70 días después del lanzamiento de Covid-19, la situación parece desarrollarse «normalmente» nuevamente. La última semana ha tenido el menor número de casos desde el brote y solo 2 muertes. La Habana sigue siendo la ciudad más afectada, pero hay varias áreas en el país donde no se han reportado nuevos casos en más de 14 días.

El Ministerio de Salud ha introducido un protocolo de acción nacional contra Covid-19 que define la prevención y la respuesta a la epidemia como prioridades.

También establece los pasos a seguir por la población, con una investigación activa para clasificar los casos, garantizar el tratamiento de las categorías más vulnerables y realizar un seguimiento de los contactos y despidos de casos confirmados.

Se ha encontrado que cualquier persona sospechosa de estar infectada con el virus, o de contactar en casos confirmados, debe pasar algún tiempo en centros de aislamiento establecidos para este fin, con el apoyo del personal médico. También se decidió usar Biomodulin T, un medicamento cubano que ha tenido resultados positivos en el aumento de la respuesta inmune en personas mayores de 60 años que son huéspedes de centros de salud. y también se decidió dar medicina homeopática PrevengHo-Vir a toda la población de forma gratuita.

Todos los casos sospechosos de estar infectados con el virus se someten a PCR para confirmar el diagnóstico.

Con respecto a los tratamientos utilizados, los casos sospechosos de estar infectados con el virus reciben interferón alfa 2b, oseltamivir (inhibidor selectivo de la neuraminidasa de la influenza) y azitromicina. Además, los pacientes de alto riesgo son tratados con Kalestra, un medicamento antirretroviral para el VIH, y cloroquina con eficacia comprobada contra la malaria. También se usa el plasma de pacientes obtenidos de Covid-19.

El interferón, que fue controvertido, es un tratamiento para la enfermedad, pero no una vacuna. Es un medicamento que complementa la deficiencia de interferón causada por Sars-Cov-2 y fortalece el sistema inmunológico. Es la más vendida por la biotecnología cubana, formulada por primera vez en 1981 y hoy fabricada en diferentes partes del mundo.

En este contexto, el periodista cubano Enrique Torres dijo: «A principios de febrero, en medio de la ola de información que acompañó a la difusión de Covid-19, la noticia de un medicamento cubano utilizado para» curar «la enfermedad en China se volvió viral. Esta información condujo a falsas expectativas. (…) La elección del interferón alfa-2b humano recombinante, comercializado bajo el nombre de Heberon Alfa R por la Comisión Nacional de Salud en China, es similar a la eficacia probada del medicamento en relación con los virus. como el nuevo virus corona, pero no es una «cura», dijo el presidente de BioCubaFarma, y ​​Marta Ayala, vicepresidenta del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) en Cuba, recordó que en 2002 durante la crisis del SARS ( síndrome respiratorio agudo severo) y en 2012, en medio de la emergencia MERS (síndrome respiratorio severo en el Medio Oriente), se usaron interferones, para prevenir el contagio y tratar a las personas infectadas. Los científicos están de acuerdo en que esto no es una cura real b Pero que el medicamento puede ser efectivo en el tratamiento de Covid-19, especialmente en las primeras etapas de la enfermedad. «

Las autoridades informaron que en Cuba los pacientes con un cuadro clínico particularmente complejo son tratados con interferón y otros 15 productos nacionales y tres importados.

Los médicos consideran que es efectivo tratar a los pacientes antes de confirmar el diagnóstico. Esto significa comprar unos días y fortalecer el sistema inmunológico.

Después de recibir la aprobación médica, deben permanecer en cuarentena durante 14 días bajo supervisión médica.

Además, la población en varios lugares del país está siendo sometida a algunos estudios que se han llevado a cabo utilizando una Tecnología de diagnóstico nacional (SUMA). Esto hace posible rastrear casos asintomáticos de Covid-19.

Como en el resto del mundo, los científicos cubanos también están buscando una vacuna o una cura definitiva para la enfermedad, y ya hay dos ensayos clínicos en curso en el país que establecen este objetivo.

El trabajo de los equipos médicos cubanos es bien conocido. En las últimas semanas, la prensa internacional ha hablado mucho sobre su trabajo reciente en varios países afectados por el virus. Qué me puedes decir al respecto

Sobre la base de la experiencia adquirida en la exitosa cooperación médica internacional y en respuesta a situaciones de desastres y epidemias, las autoridades cubanas han expresado su voluntad y disponibilidad para ampliar los servicios médicos para satisfacer la situación internacional actual.

Hasta la fecha, 25 equipos médicos forman parte del contingente Henry Reeve, que se especializa en epidemias y desastres graves en todo el mundo. Se suman a los 59 equipos médicos que ya trabajan en diferentes partes del mundo, principalmente en lugares con difícil acceso y con poca ayuda médica.

El grupo nació de una idea de Fidel Castro en 2005 cuando el huracán Katrina amenazó las áreas de Mississippi, Alabama y Louisiana en los Estados Unidos para ayudar a las poblaciones afectadas. El huracán nunca llegó, por lo que el gobierno norteamericano no dio permiso.

En un contexto como el presente, la contribución de los médicos, enfermeras y técnicos cubanos de todo el mundo se basa en solicitudes de diferentes países que solicitan apoyo, agotados por las situaciones difíciles en los sistemas de salud y deliberadamente por las experiencias de los médicos cubanos. Quienes abandonan a sus familias sin saber cuándo regresarán, se arriesgan a infectarse con la enfermedad y merecen el elogio y la generosa apreciación de todos, no solo de aquellos que han sido arrancados de la garganta de la muerte.

Dada la compleja situación de la isla con respecto a los combustibles, alimentos, productos de higiene y medicamentos, ¿cómo se maneja actualmente?

Antes de Covid-19, Cuba ya estaba en una crisis económica. El acceso a combustibles, alimentos, productos de higiene y medicamentos fue generalmente difícil. Ahora la situación es peor.

Con centros comerciales cerrados para evitar reuniones de personas, mercados donde se venden productos en moneda local a precios más baratos y pocas tiendas donde solo se pueden comprar productos de higiene y comestibles, la entrega de otros productos se convierte en uno verdadera odisea, comparable a regresar de Ulises a Ítaca, con una cola promedio de tres o cuatro horas para ingresar y comprar lo que necesita.

Gracias al «folleto de consumibles», es posible acceder a un mínimo de productos necesarios: arroz, azúcar, aceite, sal, huevos, proteínas, que se distribuyen de manera uniforme a las familias. Este mecanismo ha estado vigente en Cuba durante varios años y es útil en este contexto para proporcionar a la mayoría de las personas alimentos esenciales. Sin embargo, una aplicación más amplia no es posible porque no hay suficientes cantidades para que algunos productos los distribuyan a toda la población, dijo el presidente.

Para Covid-19, Cuba es el país de las colas. En momentos en que el aislamiento social se aplica a todos, esta parece ser la única área de socialización, vida social y la necesidad de pasar los días e incluso poner en peligro su propia salud.

En esta situación, supongo que las nuevas medidas para el embargo económico de América del Norte ejercerán aún más presión sobre la población cubana. ¿Puedes dar algunos ejemplos al respecto?

El embargo norteamericano contra Cuba existe y ha aumentado en el transcurso del gobierno de Donald Trump. En los últimos meses, ha habido dificultades particulares con el suministro de combustibles porque la prohibición de la entrada de barcos a los puertos nacionales también ha impedido el acceso a productos fabricados en América del Norte en todo el mundo y esto ha dificultado el suministro de medicamentos.

Por ejemplo, recientemente se han realizado esfuerzos para obstaculizar la empresa china Alibaba, que llevó una donación de drogas a Cuba, solo gracias a la introducción de soluciones creativas que han logrado llegar al país.

La capacidad de enviar dinero a Cuba desde otros países también fue limitada. Western Union solo puede operar desde los Estados Unidos y ha cancelado las operaciones de otros países a Cuba. Esto dificulta la gestión del negocio familiar, ya que muchas familias dependen de la ayuda extranjera.

El embargo siempre ha sido un problema, no solo en la era de Covid. Es un tema que nos afecta a todos todos los días. Pero no es la causa de todos los males de Cuba. La realidad es más compleja. Se utiliza como una coartada para justificar la ineficiencia o la mala gestión. Y también es algo que siempre ha estimulado la creatividad colectiva como nuestro tipo de resistencia.

¿Cómo ha cambiado la vida cotidiana de los cubanos con la pandemia y en qué aspectos permanece como siempre?

Los cubanos pasan gran parte de sus vidas al aire libre en compañía constante de vecinos, compañeros y transeúntes. Es muy difícil imaginar que La Habana esté vacía.

¿Cómo describirías el territorio y las actitudes en Cuba durante un período de tiempo? ¿Cómo ha cambiado la vida cubana y qué ha permanecido igual?

En Cuba, como en muchos otros lugares del mundo, las calles están vacías y vacías. No hay turistas, no ves niños jugando en las aceras, no escuchas los gritos durante el dominó tradicional en la calle. El popular Habanero Promenade ha estado desierto durante más de dos meses y la vida en general ha adquirido al menos una dimensión virtual tanto como sea posible porque el acceso a Internet sigue siendo limitado y costoso.

Además de las colas cerca de tiendas, bancos y puntos de recolección de productos agrícolas, el virus no parece estar circulando en la isla. Las imágenes descontextualizadas pueden dar la impresión de una marcha revolucionaria, pero esta vez la movilización es en nombre de un pollo o una botella de detergente.

Solo la máscara (también llamada Nasobuco), un accesorio que promete permanecer en el escenario mundial durante mucho tiempo y ser un poco anacrónico a la luz del calor del Caribe, muestra que se trata de Covid-19 Cuba. Por lo demás, la vida parece fluir como lo hizo antes.

Traducido del italiano por Ilaria Cuppone

* *Jessica Dominguez Delgado Graduado de la Universidad de La Habana en 2014, ha trabajado con varios medios y actualmente es editor de Toque, una revista independiente que publica información sobre COVID-19. Está particularmente involucrada en la política nacional y se especializa en periodismo de datos.

[ad_2]

Artículo anteriorBielsa, Rangnick y los revolucionarios sin los trofeos que se merecen.
Artículo siguientePRM condena la campaña de pánico del PLD en Bahoruco e Independencia «SC News