Para los armenios que han sido desarraigados de sus hogares y para los azerbaiyanos que regresan a ciudades inhabitables: «Será muy difícil perdonar».

Carlotta Gall y

Mauricio lima y


FIZULI, Azerbaiyán – Cruzar un área que Azerbaiyán recuperó recientemente de Armenia es un viaje a un páramo devastado que recuerda a un campo de batalla de la Primera Guerra Mundial. El camino pasa por zanjas y búnkeres abandonados de un kilómetro de largo y aldea por aldea en ruinas, las piedras blancas de las granjas esparcidas, todos los objetos móviles (techos, puertas, marcos de ventanas) cuidadosamente recogidos.

La ausencia de vida da miedo.

Tanques y blindados armenios destruidos yacían a lo largo de la carretera y en las posiciones de las colinas, evidencia del poder devastador de los drones azerbaiyanos. Los uniformes y el equipo abandonados indican una retirada por pánico de los soldados armenios cuando las fuerzas armadas azerbaiyanas tomaron el control del distrito a principios de noviembre.

Décadas después de que Armenia conquistara el territorio circundante, la ciudad de Fizuli, que alguna vez fue un próspero asentamiento agrícola con alrededor de 30.000 habitantes, se ha convertido en un bosque, cuyos edificios públicos destruidos han sido asfixiados por árboles y maleza. El destino de la ciudad más grande de Aghdam, más al norte, es aún peor: sus edificios se han dividido en el cielo en una llanura seca y su puente principal ha sido destruido.

«Será muy difícil para mí perdonarlos», dijo Elmaddin Safarov, de 47 años, un veterano del ejército, de los armenios mientras contemplaba los restos de Aghdam, donde murieron 17 de sus familiares.

El conflicto por Nagorno-Karabaj, un enclave étnicamente armenio en Azerbaiyán, ha sido una de las disputas territoriales más persistentes del mundo. Una guerra de seis años terminó en 1994 cuando Armenia reclamó no solo Nagorno-Karabaj, sino también gran parte del territorio circundante y exilió a más de 800.000 azerbaiyanos.

Azerbaiyán recuperó el control de Fizuli y Aghdam, parte del territorio que controlaba Armenia, después de seis semanas de una violenta ofensiva militar que terminó en un alto el fuego negociado por Rusia. La mayor parte del núcleo de Nagorno-Karabaj está en manos de los armenios y es supervisada por las fuerzas de mantenimiento de la paz rusas.

La violencia de la guerra, el conflicto más intenso en Europa o su periferia en este siglo, ha provocado nuevos traumas y tragedias durante décadas de devastación.

Para los armenios son familias desarraigadas, una patria perdida, miles de soldados muertos en defensa de una temible maquinaria de guerra del siglo XXI. Para los azerbaiyanos, es el legado de un cuarto de siglo de desalojos de sus hogares de la era soviética de la zona que ahora está siendo recapturada, pero que puede volverse inhabitable durante años.

Y aunque la guerra puede haber terminado, un depósito de odio, agravado por informes de atrocidades en ambos lados, incluidos videos de ejecuciones y decapitaciones de prisioneros, promete perdurar durante las generaciones venideras.

Solo unos días antes, mientras el Sr. Safarov contemplaba la devastación de su casa, una fría niebla de montaña se deslizó entre los árboles y llenó cada grieta en un campamento militar escondido de la calle de una aldea al otro lado de la línea del frente hacia el norte. Allí, los soldados voluntarios armenios, algunos en sus sesenta, con diferentes zapatillas y sombreros, sus rostros vacíos y curtidos, escucharon a sus comandantes en silencio y tristeza.

El comandante, coronel retirado Artur Aleksanyan, de 63 años, les dijo que era hora de irse a casa.

«Todo apenas comienza», prometió en voz baja. «Estoy seguro de que regresaremos a nuestro país».

Los hombres del coronel Aleksanyan, cuando se les preguntó sobre la guerra, se centraron en los horrores de los «drones suicidas» de Azerbaiyán que se ciernen sobre el campo de batalla esperando un objetivo. La artillería era tan precisa que los soldados armenios que operaban tanques de batalla se dirigían al campo de batalla, disparaban una ronda y saltaban y corrían a cubrirse, dijeron los soldados.

«Fue un infierno», repetía un hombre.

El coronel Aleksanyan comprobó las posiciones de sus tropas en el frente, donde se acababan de retirar las armas pesadas, y se abrió paso a través del lodo espeso y pegajoso, pasando junto a las bombas de racimo sin detonar con sus reveladores lazos rojos. La pendiente estaba llena de cráteres de explosión, algunos de los cuales estaban llenos de metal retorcido, pan mohoso y excrementos humanos. Las tropas habían cavado trincheras a lo largo de la línea de la cresta, de unos pocos pies de profundidad y apenas lo suficientemente anchas para que un hombre durmiera mientras un camarada manejaba la ametralladora en lo alto.

El coronel Aleksanyan todavía estaba lidiando con la lesión en el estómago que sufrió en la última guerra en la década de 1990, y el tubo del catéter que se deslizó fuera de su uniforme mientras caminaba penosamente por el campo de batalla fue un recordatorio de las heridas sin curar de ese Conflicto. Señaló el valle donde Azerbaiyán había enviado oleadas de infantería ese otoño. Su unidad aguantó y la docena de muertos permaneció allí durante semanas. El hedor permaneció en las trincheras hasta el final de la guerra.

«Tenemos que analizar nuestros errores y luego regresaremos», dijo el coronel Aleksanyan a sus tropas. «Todos los armenios del mundo nos respaldan».

Los armenios creen que la decisión temprana de la Unión Soviética de convertir Nagorno-Karabaj en Azerbaiyán es una injusticia histórica.

El coronel Aleksanyan estaba del lado de la victoria en la década de 1990 cuando Armenia conquistó no solo Nagorno-Karabaj, sino también el área habitada por cientos de miles de azerbaiyanos.

Era necesario que Armenia ocupara tanto territorio azerbaiyano para mantener a salvo Nagorno-Karabaj. Fue una injusticia para los azerbaiyanos que estuvieran decididos a arrepentirse.

Ahora, a pesar de su celebración de la victoria, Azerbaiyán ha recuperado una región en gran parte desolada y devastada.

«Parece un infierno», dijo Umud Mirzayev, director de una agencia de noticias azerbaiyana cuya propia aldea estaba entre las ruinas. “Solía ​​ser tan verde; Es un lugar que fue famoso por su agricultura, por uvas, algodón y ovejas. «

Dos excompañeros de la universidad, que regresaban a la ciudad de Fizuli por primera vez desde que huyeron de la guerra hace 27 años, lucharon por abrirse camino entre ruinas cubiertas de zarzas y árboles en flor.

«Era imposible pasar por las calles porque están llenas de árboles y maleza», dijo uno de ellos, Atakshi Babayev.

Su compañero, Nureddin Namazaliyev, descubrió el imponente pórtico zarista del edificio del periódico regional, uno de los pocos monumentos aún reconocibles, e inmediatamente supo el camino a casa. Su padre había trabajado como editor en jefe del periódico Araz durante 50 años, y a menudo iba a trabajar con él.

Pero cuando llegó a su antigua casa, no quedó nada.

«Ni siquiera pude encontrar una pequeña pieza de mi casa, ni un pedazo de vidrio, ni un solo clavo», dijo. En cambio, tomó un poco de tierra de la granja y la trajo para esparcirla en las tumbas de sus padres en su aldea ancestral. «Fue algo muy importante para mí porque no podían regresar», dijo.

El Sr. Namazaliyev recordó que su primo, que estaba detenido como prisionero de guerra por las fuerzas armadas armenias, se había visto obligado a desmantelar casas en Aghdam. La piedra, famosa por su color dorado, se vendió, dijo.

Vagif Hasanov, de 61 años, alcalde de Aghdam, fue abierto sobre por qué las tropas armenias estaban destruyendo la ciudad. La elegante mezquita central del siglo XIX es el único edificio de Aghdam. Manchado por grafitis armenios, fue utilizado como establo.

«Querían herir a turcos y musulmanes», dijo Hasanov. ¿Recordaría que los armenios volvieran a vivir en la ciudad? Él respondió con un brusco «no».

Fue la destrucción deliberada de la ciudad y su patrimonio lo que más enfureció al Sr. Namazaliyev. El periódico y sus imprentas habían desaparecido, el cine y el centro cultural habían desaparecido y la mezquita central de Allakbar había quedado reducida a escombros. Los hermosos viñedos habían sido arrancados de raíz y convertidos en polvo.

«Incluso dañaron el suelo de Fizuli», dijo Namazaliyev.

Los funcionarios azerbaiyanos se han comprometido a ofrecer reconciliación e igualdad a los armenios que viven en su territorio, pero pocos pueden ver este trabajo en la práctica.

Los armenios creen que están siendo atacados por azerbaiyanos porque los armenios son cristianos, y temen que Azerbaiyán se esté volviendo cada vez más aliado con Turquía, que sigue negando el genocidio armenio que comenzó en 1915.

«No hay razón para que los armenios quieran vivir bajo el dominio azerbaiyano», dijo Gerard Libaridian, ex asesor del primer presidente de Armenia y profesor jubilado de historia armenia en la Universidad de Michigan. “Sería una dominación. No sería gobernanza. «

Muchos armenios dicen que continuarán luchando para que Nagorno-Karabaj sea reconocido como un país independiente, a pesar del consenso internacional de que el área es parte de Azerbaiyán.

«¿Cómo podemos hablar de justicia?» dijo Garik Melkonyan, director del periódico armenio Aravot y miembro de la Unidad de Soldados Voluntarios del coronel Aleksanyan, rechazando la idea de la reconciliación con Azerbaiyán. «La historia muestra que no pueden darnos nada».

Algunos armenios reconocen ahora que las posibilidades de una paz duradera se han perdido durante décadas de conversaciones de paz sostenidas e improductivas.

Los mediadores intentaron al menos permitir que los azerbaiyanos regresaran y reubicaran algunas áreas remotas como Aghdam y Fizuli. Pero Armenia los mantuvo durante años y los vio como una base para negociar la independencia o la secesión de Nagorno-Karabaj. Los líderes de Azerbaiyán lo consideraron, pero al final nunca estuvieron de acuerdo en dejar ir a Nagorno-Karabaj.

El impasse se hizo más difícil por los políticos y activistas armenios de todo el mundo, que asumieron cada vez más la posición, disputada por los azerbaiyanos, de que todos los territorios conquistados eran legítimamente armenios. Y cuando el primer ministro Nikol Pashinyan viajó a Nagorno-Karabaj – conocido como Artsaj en Armenia – y declaró que «Artsaj es Armenia», envió el mensaje inconfundible de que el enfoque maximalista había prevalecido.

Durante años, las fundaciones financiadas por miembros de la diáspora armenia han estado presionando por el asentamiento armenio en las regiones ocupadas de Azerbaiyán fuera del núcleo de Nagorno-Karabaj, argumentando que también son la tierra legítima de Armenia.

«Hemos vivido en este lugar durante 5.000 años y solo lo estamos dejando temporalmente», dijo el primado de la Iglesia armenia en Gran Bretaña, el obispo Hovakim Manukian, en un sermón de despedida en la iglesia del pueblo de Hak o en Minkend en Azerbaiyán. “Tenemos que volver. Tenemos que volver y apoderarnos de nuestra tierra. «

Una placa en la iglesia describía siglos de saqueos y masacres por parte de turcos y kurdos que acabaron con la población armenia de la región. La renovación de la iglesia fue financiada por Virginia Davies, abogada de Nueva York, en memoria de su abuela, una sobreviviente del genocidio armenio.

«Para mí y para todos los armenios del mundo, y estamos de acuerdo, no podemos creer lo que nos acaba de pasar», dijo la Sra. Davies en su discurso de despedida en la iglesia el mes pasado. «No cederemos nuestra tierra histórica».

Pero las ruinas alrededor de la aldea y los restos de casas que se extienden por millas a lo largo de la carretera de la ladera apenas se mencionaron. El deseo de los azerbaiyanos de regresar a su tierra natal aquí, incluso si esto significara la guerra, ha sido durante mucho tiempo una fuerza impulsora en la política de su país.

Ahora son estas ruinas, visibles en Nagorno-Karabaj y las áreas hasta hace poco controladas por Armenia, las que pueden desencadenar una nueva ola de ira azerbaiyana contra sus vecinos cuando se hagan evidentes los daños y el abandono del último cuarto de siglo.

Muchos azerbaiyanos dicen que están dispuestos a aceptar a los armenios que permanezcan en Nagorno-Karabaj e incluso al personal de mantenimiento de la paz ruso para protegerlos. Pero insisten en su soberanía territorial y quieren un cambio en la actitud general armenia.

«¿Por qué deberíamos luchar, tomar armas y matarnos unos a otros?» Teymur Haciyev, quien fue desalojado de su casa en la ciudad de Shusha a la edad de 9 años, dijo sobre los armenios. “Realmente queremos que esto sea una buena lección para ellos. Quizás olvidan sus sueños. «

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here