[ad_1]

El banco central dijo que las recientes presiones inflacionarias fueron temporales.

El Banco Central de la República Dominicana (BCRD) ha decidido mantener la tasa de interés de política monetaria en 3,00% anual. Asimismo, la tasa de interés de la línea de expansión de liquidez permanente (repos 1 día) se mantiene en el 3,50% anual y la tasa de interés de los depósitos remunerados (a un día) en el 2,50% anual.

La decisión sobre la tasa base se basa en un análisis exhaustivo del impacto de la pandemia COVID-19 en la actividad económica y las tendencias futuras de la inflación, dijo el banco en un comunicado. En particular, la variación mensual del índice de precios al consumidor fue de 0,78% en agosto, mientras que la inflación acumulada en los primeros ocho meses del año fue de 3,12%. Por otro lado, la inflación interanual, es decir, de agosto de 2019 a agosto de 2020, alcanzó el 4,80% y, por lo tanto, se situó en el rango meta de 4,0% ± 1,0%, mientras que la inflación subyacente excluyendo los componentes más volátiles de la canasta básica alcanzó el 4,24%.

Teniendo esto en cuenta, el sistema de pronóstico del BCRD y las expectativas de los actores económicos indican que las recientes presiones inflacionarias son temporales y, por tanto, relacionadas con la evolución de los precios de algunos alimentos y la recuperación del precio internacional del petróleo, se espera que la inflación supere la política monetaria. El horizonte se mantiene en el rango objetivo de 4.0% ± 1.0%.

En el entorno internacional, existe incertidumbre sobre el ritmo de la recuperación económica mundial y el hecho de que el número de infecciones en todo el mundo sigue siendo elevado. Con eso en mente, Consensus Forecasts (CFC) predice una contracción del -4,6% en la economía mundial en septiembre de 2020, mientras que su informe sobre las Perspectivas de la economía mundial del FMI espera un pronóstico menos negativo del FMI que se dará a conocer en las próximas semanas. . En respuesta a la desaceleración de la actividad mundial, los bancos centrales de todo el mundo continúan reduciendo sus tasas de interés de política monetaria y extendiendo las medidas de relajación monetaria para respaldar la demanda interna en sus países.

Para los Estados Unidos de América (EE. UU.), Nuestro principal socio comercial, hay señales positivas de que esto puede apuntar a una recuperación más rápida de lo esperado. De hecho, Consensus estima una caída del -4,4% para 2020 en septiembre, menos de lo esperado en agosto del -5,2%. La Reserva Federal continúa aplicando un conjunto de medidas de política monetaria expansivas y prevé que su tasa de fondos federales se mantendrá en el rango de 0% a 0.25% hasta 2022 mientras existen programas de flexibilización cuantitativa basados ​​en la provisión de liquidez. a través de repos, compra de valores públicos y privados en el mercado secundario y programas de canalización de crédito para micro, pequeñas y medianas empresas, principalmente en los sectores de salud y educación.

Para la eurozona, se prevé que la pandemia conlleve un mayor deterioro en este bloque de países, que, según el consenso, mostraría un retroceso del -7,7% para 2020. En respuesta a esta difícil perspectiva, el Banco Central Europeo (BCE) mantiene la tasa de depósitos a corto plazo (a un día) en el -0,50% anual, mientras implementa un amplio programa de provisión de liquidez mediante la compra de valores públicos y privados en el mercado secundario. Asimismo, se han flexibilizado los términos del programa de canalización de crédito privado por parte de las empresas financieras y se ha reducido la tasa de interés de los préstamos a las MIPYMES y hogares canalizados a través de estas líneas.

En América Latina, las perspectivas económicas se han visto significativamente afectadas por la pandemia. Según el consenso, se prevé una caída del crecimiento regional de -8,0% para 2020. En este contexto de importante desaceleración económica, los bancos centrales de América Latina continuaron bajando significativamente sus tasas de política monetaria, destacando los recortes acumulados este año en México (300 puntos básicos), Brasil (250 puntos básicos) y Colombia (250 puntos básicos), Perú (200 puntos básicos). Puntos básicos), Costa Rica (200 puntos básicos), Honduras (175 puntos básicos), Chile (125 puntos básicos). Además, los bancos centrales de la región continúan implementando paquetes de estímulo monetario general al ofrecer programas para brindar liquidez y canalizar al sector privado.

En términos de materias primas, el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) se ha estabilizado alrededor de $ 40 por barril, con un pronóstico promedio para 2020 de alrededor de $ 39 por barril por debajo del valor de alrededor de $ 60 por barril originalmente en el presupuesto estatal. se pretendía. Por otro lado, el precio del oro se ha debilitado durante el último mes, alcanzando alrededor de $ 1,900 la onza, a pesar de estar muy por encima de lo que se consideró originalmente para este año, ya que se está utilizando como un refugio de valor. en un contexto de alta incertidumbre. En este sentido, el comportamiento del precio de los bienes primarios debe beneficiar las condiciones comerciales de República Dominicana y contribuir a la balanza de pagos a través de una menor factura petrolera y un aumento en el valor de las exportaciones de oro.

En el ámbito doméstico, el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) muestra que luego de un mínimo en abril, la economía se encuentra en un proceso de recuperación parcial con una caída del -29,8% y una variación del -7,2%. interanual en agosto, resultado más favorable que el -8,8% en julio y menos negativo que el acumulado -8,5% en enero-julio, reflejando una paulatina normalización de las actividades productivas. El crecimiento acumulado en el período de enero a agosto fue del -8,4%. «De cara al futuro, los modelos de pronóstico predicen que la economía se recuperará gradualmente a medida que avanza el año y se acercará a su crecimiento potencial en 2021 una vez que se superen las crisis de salud y económicas resultantes de COVID-19», dijo el BCRD.

En este contexto, el banco central continúa implementando una serie de medidas monetarias para mitigar los efectos del coronavirus aumentando la financiación para los sectores productivos y los hogares. Del total de RD $ 190 mil millones puestos a disposición de las empresas de bolsa, RD $ 130 mil millones corresponden a préstamos a operadores económicos para apoyar la canalización de recursos hacia sectores productivos clave y brindar alivio financiero a hogares y MIPYMES. Cabe destacar el buen ritmo de canalización de nuevos préstamos y refinanciamientos a través de la Línea de Liquidez Rápida, que en septiembre ascendió a alrededor de RD $ 37 mil millones, de los cuales RD $ 23 mil millones deben desembolsarse a través de este instrumento.

Como resultado de las medidas monetarias, las condiciones financieras se mantuvieron favorables y las tasas de interés de los préstamos otorgados por la banca comercial se redujeron significativamente, mientras que los préstamos privados en moneda local continuaron creciendo con una mayor tasa de interés interanual. hasta un 10% en los últimos meses.

Teniendo esto en cuenta, la bajada acumulada de 150 puntos básicos de la tasa de política desde el inicio de la pandemia, así como la implementación del paquete amplio de suministros de liquidez, seguirán sirviendo de apoyo a la recuperación gradual de los sectores económicos, facilitando el mantenimiento y la creación de empleo y permitiendo la convergencia del crecimiento. su potencial en el horizonte político.

Por otro lado, la pandemia ha tenido un impacto significativo en las finanzas públicas ya que los ingresos tributarios han caído debido a la desaceleración económica y al aumento del gasto público relacionado con los programas sociales para mantener el empleo e implementar medidas de salud. Es importante señalar que la ejecución del presupuesto complementario recientemente aprobado y el acceso a financiamiento externo a través de la colocación exitosa de bonos en los mercados internacionales por alrededor de $ 3.8 mil millones junto con el plan de estímulo monetario aprobado por el banco central ayudará a combatir el enorme Retos derivados de la crisis sanitaria y destinados a facilitar la reactivación paulatina de la economía dominicana.

En el exterior, cabe destacar que el flujo de divisas se ha recuperado paulatinamente en los últimos meses, principalmente por el alto dinamismo de las remesas familiares, que aumentaron un 22,5% interanual en agosto, y por la recuperación de las exportaciones que compensando parcialmente los efectos negativos de la pandemia en el turismo. Asimismo, las elevadas reservas internacionales del banco central, alrededor de $ 10,3 mil millones (aproximadamente 13,3% del PIB), y los sólidos fundamentos macroeconómicos permitirán a la institución continuar manteniendo la relativa estabilidad del banco central. contribuir al tipo de cambio ante un entorno internacional convulso.

El Banco Central de la República Dominicana reafirma su compromiso con una política monetaria orientada al cumplimiento de su meta de inflación y el buen funcionamiento de los sistemas financieros y de pagos, manteniendo bajos niveles de inflación y manteniendo la relativa estabilidad del tipo de cambio. Con eso en mente, el Instituto continuará monitoreando el impacto de COVID-19 en la economía dominicana y estará listo para continuar respondiendo de manera oportuna a factores que podrían poner en peligro la meta de inflación y afectar la estabilidad macroeconómica.

[ad_2]

Artículo anterior¿Qué gigante de la Champions League Europa League es el más elegante 2020-21?
Artículo siguienteEl senador de San Cristóbal Franklin Rodríguez encabeza otros siete comités que evalúan a los miembros de la JCE. «SC Noticias