[ad_1]

Se les dijo que abandonarían Samoa, una pequeña nación insular en el Pacífico Sur, por su vecino más grande, un país con aproximadamente 25 veces la población. Trabajarían allí y enviarían el dinero a sus seres queridos.

La mayoría trabajaba largas horas recogiendo fruta de los huertos, pero no obtenían el dinero que merecían. En cambio, se le dio al hombre que la había atraído a Nueva Zelanda, ya sea directa o indirectamente: un jefe de Samoa llamado Joseph Auga Matamata.

El lunes, Matamata fue sentenciado a 11 años de prisión por 10 casos de trata de personas y 13 casos de trata de esclavos, el primer caso en Nueva Zelanda en condenar a una persona por trata y esclavitud.

También se le ordenó que pagara a sus 13 víctimas $ 183,000 en reparaciones de Nueva Zelanda para compensarles parcialmente por los $ 300,000 estimados en Nueva Zelanda que su familia había ganado con sus crímenes. . Matamata ha mantenido su inocencia.

Pero mientras el juicio de Matamata termina con más de dos décadas de insulto, los expertos dicen que su caso es solo la punta del iceberg.

Dicen que la trata de personas y la esclavitud son raras en Nueva Zelanda, pero los casos son más comunes de lo que sugieren estas convicciones. Y advierten que más personas en el mundo podrían volverse vulnerables a la trata de personas después de la pandemia.

Una posición de confianza

Como Matai, o jefe, Matamata tenía un puesto de autoridad. En la cultura de Samoa, el Matai, la persona que posee el título de cabeza de familia, tiene un gran respeto.

Según la jueza Helen Cull, Matamata ha abusado de esta confianza.

Desde 1994, Matamata invitó a familiares o personas de su pueblo de Samoa a venir a Nueva Zelanda a trabajar y vivir en su propiedad en Hastings, una ciudad en la Isla Norte de Nueva Zelanda, donde hay varios huertos y bodegas. Todos tenían poca educación, la mayoría de ellos no podían hablar inglés y algunos no sabían leer.

Las primeras víctimas fueron un hermano y una hermana de 17 y 15 años. El hermano esperaba ganar dinero para enviárselo a su familia, mientras que su hermana esperaba terminar su educación en Nueva Zelanda.

En cambio, el hermano trabajó largos días en huertos mientras la hermana cocinaba, limpiaba y ayudaba con el cuidado de los niños, y a nadie le pagaban por su trabajo. Matamata restringió sus movimientos y abusó físicamente de ella.

Las otras 11 víctimas, que tenían entre 12 y 53 años cuando llegaron a Nueva Zelanda, tuvieron experiencias similares después del veredicto.

En muchos casos, Matamata organizó visas de visitante de tres meses para las víctimas y no las visas de trabajo que necesitarían para un trabajo legal.

A las víctimas se les dijo que no abandonaran la propiedad sin permiso y que no se comunicaran con sus familias en Samoa a menos que Matamata lo permitiera. No debe comunicarse con los transeúntes ni conectarse con otras personas en los servicios semanales. Si no se apegaban a eso, «Matamata los atacó y creó un clima de miedo e intimidación», dijo el juez Cull.

Matamata encargó a todos, con la excepción de la hermana de 15 años, que trabajara con empresas hortícolas, pero luego se embolsó el dinero que habían ganado para sí mismos. Uno recibió solo $ 10 Nueva Zelanda ($ 7) por semana. Otro recibió $ 850 Nueva Zelanda ($ 565) por más de 17 meses de trabajo.

Finalmente, muchas de las víctimas fueron deportadas a Samoa porque no tenían la visa correcta.

En Gran Bretaña, miles de personas viven en la esclavitud moderna, y las cosas están empeorando en Londres.

Cuando regresaron a casa, muchos se sintieron avergonzados de no tener «nada que mostrar por su ausencia y ser criminalizados por su estatus de inmigración ilegal», dijo la juez Cull en sus notas de veredicto, y agregó que la vergüenza se vio agravada principalmente por el estado de Matamata.

«No pueden regresar a Nueva Zelanda por trabajo, y muchos creen que este estigma e historia limitarán su capacidad para trabajar … por el resto de sus vidas», dijo, y señaló que en muchos casos, la llegada de su familia a Nueva Zelanda se había deteriorado ‘posición financiera. «Algunas de las víctimas tienen esperanzas para su futuro, pero muchas aún sienten mucha culpa y dolor por lo que les llegó a través de las manos (de Matamata)».

En una declaración posterior a la sentencia, Stephen Vaughan, gerente general de Revisión y Cumplimiento Normativo de Inmigración de Nueva Zelanda, dijo que el fallo reconoció que el delito de Matamata era «contra toda decencia humana básica».

«Sus infracciones de confianza, abuso físico y aparente desprecio por el bienestar de las personas a las que quería ayudar eran incomprensibles y deben condenarse», dijo Vaughan.

Nueva Zelanda y la trata de personas

Natalia Szablewska, profesora de la facultad de derecho de la Universidad Tecnológica de Auckland y experta en trata de personas, ha sostenido durante mucho tiempo que la trata de personas y la esclavitud no tienen lugar en Nueva Zelanda.

La trata de personas no se incluyó en la ley de delincuencia del país hasta 2002, y no fue hasta 2010 que el jefe de inmigración declaró que, según un documento de uno de los mejores jueces del país, no había evidencia de trata de personas en Nueva Zelanda.
Pero solo después de que Nueva Zelanda amplió su definición de trata de personas para incluir el comercio interno en 2015, lo que significa que no tiene que ser transfronterizo, el país tuvo su primera condena por trata de seres humanos. En 2016, un hombre llamado Faroz Ali fue declarado culpable de tráfico de trabajadores de Fiji.
Los expertos dicen que el pequeño número de condenas no cubre todo el panorama. Según el índice Global Slavery Index de la organización sin fines de lucro Walk Free Foundation, que se basa en estimaciones, hay más de 40 millones de víctimas de la esclavitud moderna en todo el mundo, y 3.000 víctimas en Nueva Zelanda.

Como en todos los países, la naturaleza oculta del delito dificulta la producción de estadísticas precisas.

El caso de Matamata no fue señalado a las autoridades hasta 2017, según Immigration New Zealand, y los documentos judiciales dicen que la mayoría de las víctimas se avergonzaron de hablar sobre sus experiencias, incluso después de que regresaron a Samoa.

El inspector detective Mike Foster dijo que el caso para el cual las autoridades de Samoa necesitaban ayuda era una de las investigaciones conjuntas más complejas entre Inmigración Nueva Zelanda y la policía.

Aunque no sabemos el verdadero alcance, la investigación muestra que la explotación está teniendo lugar.

Un informe publicado en 2019 por dos científicos descubrió que las personas en Nueva Zelanda que recibieron una visa de estudiante o una visa patrocinada por el empleador eran más vulnerables a la explotación. Algunos encuestados de la India dijeron que los agentes educativos les habían vendido «un sueño» de residencia permanente en Nueva Zelanda. Algunos pidieron prestado mucho dinero para llegar a Nueva Zelanda y se desesperaron tanto cuando no pudieron encontrar un trabajo legítimo que aceptaron condiciones de explotación.

La mayoría de los 64 trabajadores migrantes entrevistados en el estudio estaban mal pagados en al menos uno de sus trabajos, con algunos salarios de solo 3 dólares neozelandeses (2 USD) por hora, muy por debajo del salario mínimo de Nueva Zelanda.

Entonces, si hay más casos, ¿por qué no informan más personas?

Una razón es, según Rebekah Armstrong, directora de la consultora de derechos humanos y corporativos con sede en Nueva Zelanda, que las víctimas a menudo temen que si se quejan, perderán su estatus de visa, y posiblemente su forma de residencia. En Nueva Zelanda, los problemas de inmigración y laborales son manejados por el mismo ministerio, y Armstrong cree que esto podría evitar que algunas víctimas denuncien abusos.

En un informe de 2016, se citó a un encuestado de trabajadores migrantes que dijo: «Siento que ellos (el empleador) me poseen con visas».

Lo que debe hacer Nueva Zelanda

Los expertos advierten que millones de personas en todo el mundo podrían perder sus empleos como resultado del virus corona, lo que podría hacer que más personas se vuelvan vulnerables al tráfico de personas, incluso en Nueva Zelanda.

«Una vez desesperados, (las personas) buscarán las llamadas ocasiones en que lo que debe hacer o cómo debe hacerlo es bastante injusto y está por debajo de los estándares de trabajo», dijo Szablewska. «Los que eran vulnerables se vuelven aún más vulnerables».

¿Qué es #MyFreedomDay?

Gary Jones, gerente de política comercial y estrategia de New Zealand Apples and Pears, dijo que los 350,000 trabajadores migrantes que actualmente viven en Nueva Zelanda podrían volverse vulnerables a la explotación si sus empleos se agotaran.

El gobierno también está preocupado por el clima actual. El lunes, el Departamento de Asuntos Económicos, Innovación y Empleo anunció que el gobierno invertiría $ 50 millones en Nueva Zelanda ($ 33.2 millones) para reducir el riesgo de explotación que aumentaría debido a Covid-19. Estos cambios incluyen el establecimiento de una nueva visa para ayudar a los migrantes a salir de situaciones de explotación y aumentar el número de investigadores de inmigración.

Sin embargo, Szablewska quiere que Nueva Zelanda siga los pasos de otros países como Australia e introduzca una Ley de esclavitud moderna que requiere que las compañías revisen cuidadosamente su propia cadena de suministro. Las compañías de Nueva Zelanda que operan en Australia cuyas ventas exceden un cierto umbral también están sujetas a las reglas.

Szablewska cree que una ley sobre la esclavitud moderna ayudaría a crear conciencia sobre el problema en Nueva Zelanda, y tal vez alentaría a más víctimas a informar.

«No creo que la mayoría de las empresas dependan del trabajo forzoso en la mayoría de los casos», dijo.

Jones cree que la impresión comercial puede ser más efectiva que los cambios legales.

Por ejemplo, las manzanas y las peras de Nueva Zelanda han introducido un marco internacional en el que las empresas tienen que demostrar que tratan bien a los trabajadores para obtener sus productos en los supermercados extranjeros. Si no cumplen con los criterios, sus productos no serán almacenados.

Este cambio, junto con otros cambios, como un sistema de visa introducido hace más de una década que brinda más protección a los isleños del Pacífico que trabajan en la industria hortícola, hace que sea más difícil que personas como Matamata se insulten, dijo Jones. Pero aún podría suceder, dijo.

«Si quieres ocultar cosas, ciertamente puedes ocultar cosas», dijo.

[ad_2]

Artículo anteriorLas regulaciones gubernamentales aumentan las pruebas rápidas diarias a 5,000
Artículo siguienteFONPER entrega dulces de panadería en Santiago

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí