[ad_1]

Banderas blancas en Guatemala, trapos rojos en Colombia, saqueos en supermercados en Venezuela, la crisis del coronavirus ha alimentado el hambre en América Latina y amenaza con desencadenar una nueva ola de protestas sociales.

«Todos tenemos necesidades de primera mano porque las teníamos antes, porque la mayoría de nosotros trabajamos todos los días y los ahorros que teníamos ya se han ido», dijo Angel Méndez, líder social de Ciudad Bolívar, uno de los barrios, que rodean a Bogotá, frente a Efe. , la capital colombiana.

Con el estómago vacío y abrumado por el hecho de que los alimentos y los subsidios prometidos por el gobierno no entran en sus hogares, muchos han salido a las calles para protestar, en violación del aislamiento que se ha establecido para contener las infecciones, y advertir contra esto. Las circunstancias actuales, si no matan a COVID-19, pasarán hambre.

La voz de esta necesidad es el sonido de las ollas que se escuchan nuevamente en las áreas más vulnerables de Colombia.

Cuando se desata el hambre, la gira más desfavorecida espera a las ciudades menos afectadas y toca a las puertas de extraños para dar la bienvenida a aquellos que aún pueden permitirse compartir su comida o algo de dinero.

Uno de ellos es Sandra Patricia Hurtadoquienes de Ciudad Bolívar, la cuarta ciudad más grande de Bogotá con 700,000 habitantes, descubrieron la situación con drama.

«Parecemos vacas flacas, no tenemos aliento para caminar», se queja. No morimos de virus, sino de hambre. No hemos visto nada de lo que nos prometieron, estamos muriendo de hambre. «

En América Latina y el Caribe, 42.5 millones de personas estaban muriendo de hambre antes de que el coronavirus exacerbara la situación de extrema pobreza, lo que los llevó a pedir ayuda desesperada y confiar en la ayuda estatal y las donaciones privadas que eran insuficientes para mantenerse. Sobrevivir a la crisis de la pandemia de guerra. Según la organización «Acción contra el hambre», alrededor de 30 millones de latinoamericanos adicionales se volverán pobres después de la pandemia.

Grito de hambre

Pero lo más preocupante es que estas llamadas son un grito de la tormenta que se avecina.

Según el escritor argentino Martín Caparrós, autor de ‘El Hambre’, son ‘lo más básico que se puede decir: tengo hambre, necesito comida. Y lo hacen porque necesitan algún tipo de ayuda, no como un discurso político para ver si un vecino puede darles algo o unidad. ‘

‘Es una situación muy urgente ahora. Y no hay ninguna razón por la cual no debería aumentar con el tiempo «, dijo a Efe en una entrevista que en el caso de Argentina, el número de personas que recurrieron a este tipo de apoyo aumentó de 8 en solo dos meses. se ha reducido a 8 a 11 millones.

Aunque el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva advirtió hace unas semanas que «la pesadilla del hambre» ha regresado a América Latina debido al virus, la verdad es que el hambre siempre ha estado allí.

Esto ya era evidente en las primeras semanas de cuarentena, cuando los días de saqueo de camionetas de comida para los vulnerables, como lo hizo en Ciudad Bolívar, y la solicitud de ayuda que miles de familias con trapos rojos hicieron por sus ventanas.

Lo que sucedió en Ciudad Bolívar se repitió en otras áreas desfavorecidas del continente. En Guatemala, en la frontera colombiano-venezolana, en los distritos de Buenos Aires, en zonas desfavorecidas de Lima.

Al igual que el virus, el hambre no conoce límites.

«Tenemos apenas dos meses de edad, pero el impacto ya es devastador», advierte Jesús Quintana, director estadounidense de la alianza entre Bioversity International y el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) en Cali, Colombia.

«La crisis ha tenido un impacto brutal, especialmente en los más débiles, y la falta de evidencia nos asegura que la pobreza y el hambre ya están aumentando en sus diversas formas».

Vivir al día

La situación es particularmente difícil, recuerda Caparrós, ya que la mitad de la población en América Latina vive a diario de lo que puede obtener en ese momento. o trabajos informales que no son cuando no lo son. ‘

Incluso las cifras macroeconómicas normalmente frías pintan una imagen impactante: el Fondo Monetario Internacional sitúa la disminución del PIB en América Latina en alrededor del 5% y el Banco Mundial en el 4,6%. Estas son previsiones que no se han visto durante más de medio siglo, y los economistas califican porque podrían deteriorarse si la crisis continúa.

Sin embargo, otros datos son aún más reveladores: según Oxfam, es muy difícil para el 21% de la población de ciudades latinoamericanas que viven en barrios marginales, asentamientos informales o áreas residenciales precarias lavarse las manos con agua y jabón o evitar el contacto físico.

Por esta razón, la devastación ya se está sintiendo y el hambre es lo único que abunda en millones de hogares que tenían empleos informales como su único medio de vida.

“Si la vulnerabilidad pasada de una persona fue alta, cualquier crisis la afecta porque no tienen mecanismos de defensa. El trabajo informal predomina en las ciudades de la región y este es un arma que se usa contra ellos ”, justifica Quintana.

La inseguridad alimentaria de extremo a extremo está muy extendida en todo el continente y afecta a miles de familias que siempre han carecido de alimentos. Muchos de ellos incluso ignoraron el virus hasta que abandonaron sus hogares para encontrar las calles y sus trabajos. totalmente sombrío

«Mecanismos muy buenos para reducir el hambre y la desnutrición crónica infantil, como almuerzos escolares y otros programas en los países, se han roto prácticamente y tendrán un impacto», dijo Quintana.

Las ONG de primera línea advierten sobre la magnitud de la tragedia.

Asier Hernando, subdirector de OXFAM para América Latina, con sede en Lima, Perú, admite que la organización nunca ha sido «una respuesta humanitaria tan compleja como la actual».

‘(Al principio, los principales problemas estaban en) Guatemala o en áreas que limitan con Colombia con Ecuador o Venezuela, o en conos en Lima en Perú. Ahora vemos situaciones de mayor magnitud, tanto por la extensión del afecto como por la desesperación de la gente. Las medidas que los gobiernos habían tomado originalmente ya no eran suficientes, se redujo el alcance de nuevas medidas y aumentó la presión para reactivar la economía ”, enfatiza.

Como resultado, la gran mayoría de la población que vive en la pobreza no puede permitirse el lujo de ser encerrada.

«Aunque las principales fuentes de infección e infección eran los hogares de ancianos en los países industrializados, eran los mercados en los países pobres», argumenta Hernando.

El compromiso diario es abrumador.

«En América Latina, la gente tiene que elegir entre una mirada, cuando salgo tengo un 10% de posibilidades de conseguirlo, pero cuando me quedo en casa tengo un 100% de posibilidades de morir de hambre, salgo «.

¿Nueva ola de protestas sociales?

Todo esto está sucediendo en un tejido social y económico débil en América Latina después de una ola de protestas sociales masivas y protestas el año pasado que podrían aumentar el riesgo de nuevos brotes.

Como resultado, las demandas a los gobiernos de una respuesta ambiciosa e integral están aumentando.

“Debes tener cuidado con esta crisis ahora. El 99% de los empleos provienen de PYMES. Las respuestas fueron inicialmente tales que las personas pueden ser puestas en cuarentena. Es necesario ver cuáles son las medidas de activación económica cuando las personas ven que están reaccionando nuevamente a los más ricos y a las empresas, no hay duda de que las posibilidades de una gran crisis política son muy altas y los conflictos sociales muy altos «, espera. Hernando

Además, el gran logro de la región, el salto a la clase media de millones de latinoamericanos en la última década, está en riesgo debido al fuerte impacto económico después de unos pocos años de escaso crecimiento.

Esto explica a Martín Rama, economista jefe del Banco Mundial para la región, quien enfatiza que la clase media latinoamericana, que ha crecido en los últimos años, es «muy vulnerable» porque «en muchos aspectos está justo por encima de lo que es». La pobreza significa que es muy propenso a caer hacia atrás. ‘

Y una vez más: «Si se tiene en cuenta la insatisfacción social del año anterior, esto es un problema».

Sin embargo, Rama deja en claro que la crisis afectará a la región de manera heterogénea.

Por un lado, señala que los países del Caribe, cuya economía depende del 30 o 40% del turismo, «sufrirán mucho» hasta que vuelva la normalidad.

Otros países que son exportadores netos de petróleo y gas a precios actuales también tendrán dificultades porque «en estos casos, los recursos del gobierno dependen directamente de estos ingresos». Un tercer grupo tiene países muy afectados por China, para los cuales la recuperación en China «podría ser un alivio».

Y finalmente, pero no es el aspecto subordinado, vemos países que están en posiciones muy diferentes, como Perú con una solidez fiscal que le permite continuar emitiendo deuda y elaborar un paquete fiscal comparable al de los países avanzados. Otros como Argentina y Ecuador han estado en crisis antes, por lo que todo será muy difícil «, dice Rama.

Más vulnerable que antes.

América Latina ha visto un aumento de cinco años en la hambruna de 18.5 millones en cinco años, según un estudio reciente de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), un número que los analistas ya predicen que verá un aumento notable.

Para el investigador de Quintana en la región, la pobreza comunitaria es extrema, lo que «exacerba la situación de aquellos que estaban en riesgo incluso antes de la pandemia», ya que la cadena de producción se cerró y la ayuda estatal se congeló.

“La posición histórica del campesinado para una reforma agrícola integral prevalece hoy más que nunca. Hay un déficit de alimentos en el mundo, y si la situación actual de salud se prolonga, sabemos que estamos enfrentando una hambruna ”, dijo el Coordinador Nacional de Agricultura de Colombia, Ernesto Roa.

Las comunidades agrícolas colombianas advierten que las autoridades deben confiar en proyectos agrícolas que puedan garantizar la nutrición de millones de personas para combatir una posible hambruna en la región.

«Decimos sí a la cuarentena, pero con dignidad. Por esta razón, estamos trasladando los alimentos de las zonas agrícolas a las zonas urbanas para que las personas tengan menos oportunidades de resolver sus problemas reales «, dijo Roa.

[ad_2]

Artículo anteriorCómo la pérdida de estatus especial en Hong Kong podría afectar a los negocios
Artículo siguiente¿Quiénes son los titiriteros secretos detrás de la guerra de Trump contra Irán?