Nota del editor: Tessa L. Getchis, educadora de expansión acuícola y especialista en expansión acuícola de Connecticut Sea Grant y UConn Extension durante los últimos 20 años, pasó de agosto a diciembre con su esposo Ryan y sus hijas en edad escolar en la República Dominicana. Si bien los viajes pasados ​​a esta nación isleña fueron vacaciones, esta fue una estadía más larga con una misión muy desafiante. Enseñaría a las niñas de secundaria de ciencias marinas de familias empobrecidas, asumiría grandes problemas y transmitiría esperanza y empoderamiento al mismo tiempo. La Universidad de Connecticut y Connecticut Sea Grant apoyaron su proyecto allí. Esta historia fue publicada originalmente en la edición Primavera-Verano 2020 de Wrack Lines, la revista para el programa Connecticut Sea Grant College en UConn Avery Point.

El otoño pasado tuve la increíble oportunidad de trasladar a mi familia a una isla caribeña, tomar un nuevo trabajo como maestra de ciencias marinas en la escuela secundaria y ser parte de una organización que promueve futuras mujeres líderes en activismo ambiental.

Mi familia ha estado viajando a la costa norte de la República Dominicana por más de una década. Este país, que comparte la isla caribeña de La Española con su vecino Haití, es un lugar de belleza inimaginable. Las palmeras se balancean sobre las playas azotadas por el viento, los arrecifes de coral atraviesan el agua turquesa, las cascadas caen sobre las escarpadas montañas verdes y los estrechos arroyos serpentean por los pastizales. Sus variados paisajes lo hacen perfecto para el ecoturismo como senderismo, buceo, surf, windsurf, observación de ballenas y mucho más.

La vida también es mucho más lenta. (Es un marcado contraste con la vida aquí en el noreste). Los dominicanos son conocidos por su trato amable y siempre te saludan con una sonrisa. Cuando saludan y preguntan por tu día, ¡realmente quieren saber!

Inmediatamente nos enamoramos del país y su gente, pero mientras disfrutamos de la arena y el sol, descubrimos que estaban enfrentando algunos desafíos serios. La mayoría de las personas en esta parte de la República Dominicana viven en la pobreza sin una alimentación adecuada o agua potable limpia.

La basura está dispersa en el espacio abierto de un barrio local. (Foto: Tessa Getchis)
La basura está dispersa en el espacio abierto de un barrio local. (Foto: Tessa Getchis)

No tienen acceso a una educación de calidad y algunos niños se ven obligados a vender artículos en la calle o pedir dinero para mantener a sus familias. La mayoría de los niños asisten a escuelas públicas que solo funcionan durante medio día, y menos del 20 por ciento de las niñas llegan al octavo grado. Un clima que cambia rápidamente con inundaciones extremas, seguido de una sequía y el aumento inexorable de los mares continúan amenazando su seguridad personal, la seguridad alimentaria y del agua.

Y luego está la basura. El país está lidiando con la cantidad de basura, especialmente de plástico, que ingresa a sus vías fluviales y la amenaza de partes microscópicas en las que se romperá durante cientos de años. Este problema plástico es tan grave aquí que un documental Isla de plastico (Cacique Films, 2019) se produjo recientemente para llamar la atención sobre el impacto generalizado.

Sigue siendo el paraíso, solo un paraíso en peligro de extinción.

Fue difícil enfrentar tal adversidad en medio de nuestro paraíso (y lo que consideramos nuestro segundo «hogar»). Cuando mi esposo y yo pensamos en lo difícil que sería si nuestras dos hijas crecieran en estas condiciones, nuestros corazones se hundieron. Nunca has tenido el estómago vacío. Beben de un grifo y nunca piensan que podría haber un suministro limitado o que el agua podría enfermarlos. Nuestro mayor problema de basura es cuando el día de recogida cae en un día festivo y tenemos que guardar las maletas en el garaje por un día adicional. Nos sentimos motivados para contribuir, pero esos eran grandes problemas y solo éramos visitantes.

En un reciente viaje familiar, visitamos el Centro de Fundación Mariposa DR para Niñas (www.mariposadrfoundation. Org). Aprendimos sobre la misión de la escuela para acabar con la pobreza de las generaciones a través de la educación y el empoderamiento. Luego nos propusimos encontrar nuestra forma única de ayudar.

Mariposa, la palabra española para mariposa, se encuentra en la pequeña comunidad rural de Cabarete. El enfoque de Mariposa es el aprendizaje experimental e incluye cursos tradicionales como matemáticas y lectura, arte y cultura, salud y bienestar, educación ambiental y activismo. El centro fue fundado hace 10 años y, además de estos cursos, ofrece dos comidas al día a casi 130 niñas de entre 8 y 18 años.

Mariposa atrae a sus estudiantes de tres pueblos cercanos, y las niñas elegidas para la participación gratuita provienen de familias que más lo necesitan. Los vecindarios de los que provienen están llenos de gente que se ríe, baila al ritmo de la bachata, el estilo musical único del país, y juega al dominó. A primera vista, todo puede verse bien, pero detrás de las paredes del bloque de cenizas, la escena se ve muy diferente. Muchos viven en condiciones extremadamente abarrotadas, a menudo sin baño ni agua corriente. Viven en el calor caliente. Sus hogares a menudo están expuestos a inundaciones terrestres y marinas y están rodeados de basura.

La familia Getchis recibe una placa de la Fundación Mariposa DR.
La familia Getchis recibe una placa de la Fundación Mariposa DR. (Foto: Miriam Orellana Peña)

Hemos aprendido que la escuela está ampliando su programa de educación ambiental. El personal quería que los estudiantes entendieran mejor la relación entre tierra y mar y fomentaran el activismo ambiental. Cuando nos sentamos y discutimos el tema, se encendió una bombilla. Todos vimos la oportunidad de desarrollar un nuevo programa para que las Mariposas exploren, aprendan y amen el océano, un curso basado en la experiencia en ciencias marinas.

Durante meses, busqué el consejo de amigos de maestros de ciencias y otros expertos, incluida mi colega Diana Payne, que era miembro del equipo que desarrolló los primeros estándares para la educación científica en los Estados Unidos. Me ayudaron a crear planes de lecciones y actividades prácticas para cada grado que enseñaría. Un año después, después de pensar en la idea con familiares, amigos y colegas, obtuve permiso para continuar con el programa, y ​​nuestra familia comenzó a pensar en la realidad, tomar todas nuestras pertenencias y mudarse a la isla.

Por supuesto, hubo innumerables noches en las que me preocupaba lo que me había atraído a mí y a mi familia. Queríamos pasar cinco meses en un país que solo visitábamos como turistas. Un colega me deseó buena suerte en nuestras «vacaciones». Yo sabia mejor. Enseñaría a estudiantes de secundaria en un idioma diferente. Los desafiaría a resolver problemas ambientales complejos. Le pediría a mi esposo que recortara su salario de su trabajo y les enseñara a nuestras hijas en casa, y les pediría que dejaran a sus amigos, su equipo de gimnasia y la comodidad de los macarrones con queso. Si tuviéramos suficiente para comer y beber, ¿estaríamos seguros? ¿Seguirían mis hijos con su educación? ¿Estaba loco de que pudiéramos hacerlo?

No fue poca cosa recoger y dejar nuestro «normal», pero después de encontrar un apartamento, preparar nuestra casa para alquilar, entrenarnos como salvavidas y renovar nuestras habilidades en español, sabíamos que estábamos en el camino correcto. He hecho muchas listas de cosas que hacer, comprar y traer. Finalmente, tuve que dejar de lado mi necesidad de controlar todo y estar seguro de que el resto de los detalles encajarían. Puede que no sean nuestras marcas habituales, pero mi esposo me aseguró que habría suficiente pasta de dientes, desodorante y jabón en la República Dominicana. Además, ¡no cabría en nuestras maletas!

Después de despedirnos de la familia, amigos y vecinos, empacamos nuestro equipaje lleno de ropa, útiles escolares y uno, protector solar, en la camioneta y nos dirigimos al aeropuerto. El avión aterrizó en la ciudad de Puerta Plata en menos de cuatro horas, y todos a bordo aplaudieron nuestra llegada. Cuando la azafata abrió la puerta, una ola de aire cálido y húmedo entró e inmediatamente calmó mis nervios. Paso uno – llegada – completado.

El segundo paso fue la orientación para mi nuevo trabajo. Me presentaron a mis compañeros de clase, mi aula (una gran cabaña cubierta de hierba llamada «Bohio”), Mis alumnos (45 niñas de 10 a 14 años) y mi horario (cuatro clases teóricas, cuatro clases de campo y almuerzo). La clase de teoría se centraría en los conceptos básicos de las ciencias marinas: agua, viento, olas, clima, plantas y animales. Las clases de campo fueron donde se llevó a cabo la acción, incluidas las crestas de playa y deportes acuáticos como natación, snorkel y surf de remo.

Aunque originalmente planeamos inscribir a nuestras hijas en una escuela internacional, finalmente decidimos mantenerlas con nosotros durante el día escolar. Sus maestros y directores confiaban en que los beneficios de este viaje, siempre que mantuvieran sus habilidades de lectura y matemáticas, superarían con creces el proceso de recuperación que tuvieron que emprender a su regreso. El primer día de clases, los cuatro salimos por la puerta hacia lo desconocido.

La escuela comenzó a las 8:00 am con el desayuno y el grupo de apertura, donde recibimos nuestros mensajes de bienvenida y diarios. Inmediatamente después, todos partieron para sus propias clases. Nuestras hijas tomaron clases con otras niñas de su edad y aprendieron matemáticas, lectura, costura, canto y natación, todo en español. Todos los días después de mi clase de teoría, saltaba Guagua (el autobús local) con Diego (un maestro de español de Colorado), Tony y Alex (dos surfistas locales que sabían mucho sobre las condiciones oceánicas locales), mi esposo Ryan (que sirvió como nuestro salvavidas y el manitas de Mariposa) y nuestra clase de Mariposas, para explorar una nueva parte de la costa.

Tuvimos la oportunidad excepcional de compartir muchos «estrenos» con nuestros estudiantes, muchos de los cuales tenían poca o ninguna experiencia en el agua. Nadamos y nadamos en mar abierto, remamos en hermosos ríos y lagunas y realizamos largas caminatas a las cuevas. Antes de que comenzara la «diversión», pasamos tiempo en la recolección obligatoria de basura que era parte de nuestra clase. Y recolectamos mucha basura. Buscamos en ríos, playas y vecindarios y anotamos el tipo de basura: botellas de gaseosa, palos de piruleta, utensilios de plástico, chanclas, bolsas de compras, colillas de cigarrillos, cuerdas, pequeños pedazos de espuma, y ​​calculamos el peso de lo que habíamos recogido.

En cada viaje, les recordamos a nuestros estudiantes que eran modelos a seguir para sus amigos, hermanos, padres y su comunidad. Nuestro mensaje pareció caer en oídos sordos. Pero luego llegó un día maravilloso al final del semestre. – Tessa L. Getchis

Pensé en el tiempo que pasé escribiendo planes de lecciones sobre la diversidad de la vida y la emoción de compartir mis conocimientos con estas chicas. Fue una de las mayores alegrías de mi vida cuando la llevamos a bucear y vimos la belleza del mundo submarino por primera vez. Pero sentí que nunca podríamos escapar del rango de basura. En lugar de centrarnos en la multitud de peces, invertebrados, mamíferos y aves, nuestra atención se dirigió a la contaminación y al daño causado por la basura.

No nos engañaron para creer que podíamos resolver el problema. De hecho, «irremediablemente» describió nuestros sentimientos en ese momento. La basura ignoró las fronteras. La basura barrió el país sin rumbo fijo, salió de los ríos y se arrastró a medida que subía la marea. Ningún lugar parecía intacto. Éramos solo un pequeño grupo de maestros de secundaria que no querían ensuciarse, y tuvimos unos pocos meses. El problema era demasiado grande y llegamos demasiado tarde. Al menos parecía …

En cada viaje, les recordamos a nuestros estudiantes que eran modelos a seguir para sus amigos, hermanos, padres y su comunidad. Nuestro mensaje pareció caer en oídos sordos. Pero luego llegó un día maravilloso al final del semestre. Desde mi asiento frente al autobús camino al campo, solo escuché gritos. Pensando que había un problema, corrí a la parte trasera del autobús y encontré a una de las chicas que saltó y señaló la ventana.

Ella habló tan rápido y gritó: «El hombre! La basura! La basura! … Que no podía seguir el ritmo de la traducción en mi cabeza. Finalmente la tranquilicé hasta el punto que pude entender. Ella notó a un hombre recogiendo basura al costado del camino. Pero no era un hombre cualquiera. Él era el mismo hombre que había visto su basura recolectada semanas atrás y le preguntó por qué ella alguna vez se molestaría. Ella había repetido las palabras que le dijimos todas las semanas: «Soy un ejemplo de mi iglesia, estoy tratando de cambiar algo».

Y así, ella había seguido el lema de la escuela: «Soy la fuerza más poderosa del mundo para el cambio».

Ahora, en casa en Connecticut, inspirados por nuestro tiempo con las Mariposas, mi familia y yo tenemos una nueva perspectiva de la vida. Somos más conscientes en nuestras decisiones. Ahorramos agua y reducimos el desperdicio de alimentos, corremos más y manejamos menos. Tenemos una nueva relación con los plásticos. Más importante aún, ahora estamos teniendo conversaciones familiares, escolares y comunitarias sobre cómo podemos reducir nuestro impacto en este planeta. Eso se siente bien. Todavía hablamos español y estamos aprendiendo lo valioso que es saber otro idioma en este lugar cada vez más diverso que llamamos hogar.

Las Mariposas no resolvieron los principales problemas ambientales recolectando basura. La grabación fue solo el comienzo de la conversación. Trataron todas las preguntas típicas: «¿Por qué debo limpiar la basura de otra persona?» «¿Por qué nadie más nos ayuda?» «¿Cómo vamos a hacer alguna diferencia?» Al igual que nosotros, tenía que comprender la complejidad del problema.

Al final, algo bueno vino de estar frustrado, cansado y sin esperanza. Porque entonces tuvimos que encontrar esperanza haciéndolo nosotros mismos. ¿Por qué rendirnos cuando tenemos el poder de hacer cambios, de ver cambios, incluso pequeños, en las comunidades que amamos?


Extractos del Blog de la familia Getchis

Tessa Getchis y su familia compartieron sus experiencias en un blog semanal durante su estadía de cinco meses. Aquí hay unos ejemplos:

11 de septiembre: «Tenemos esta gran oportunidad … Para algunos de los (estudiantes) será su primera oportunidad de poner un pie en agua salada».

18 de septiembre “Esta semana llevamos a las niñas en su primera excursión a Yasica, un río de agua dulce que conduce al Atlántico. Esta primera semana fue sobre explorar la naturaleza y sentirse cómodo en el agua. No estuvo exento de desafíos, pero se despertaron muchas sonrisas y recuerdos. «

2 de octubre: «Estoy emocionada por… «(estoy deseando que llegue) fue la razón de nuestra primera clase esta semana … estaban emocionados de salir al agua y aprender algo sobre biología marina. También tenían miedo a los tiburones, las anguilas, los cocodrilos y los erizos de mar. «

9 de octubre: «Esta semana, las Mariposas aprendieron a usar una tabla de paddle standup … Diego y Ryan les dieron algunos consejos a las chicas y luego nos dispusimos a explorar el arrecife. Las chicas fueron golpeadas por una variedad de peces e invertebrados en todos los colores del arco iris. «

17 de noviembre: «Aunque estoy preocupada por el futuro que enfrentan estas chicas, todavía tengo muchas esperanzas. Prestan atención, hacen preguntas y cuestionan el status quo. Son reflexivas y creativas y solo tenemos que darles las herramientas y los recursos necesitan tener éxito «.

20 de noviembre: “Seguimos caminos a través del exuberante bosque verde, a lo largo de lagunas y cuevas escondidas. Las chicas evitan el agua helada, pero el aire de mosquito fue suficiente para entrar. Se reían, jugaban, salpicaban y gritaban cada vez que veían un pez … Fue un placer ver a niños que simplemente disfrutaban siendo niños. «

27 de noviembre: «La semana pasada en clase aprendimos algo sobre los mamíferos marinos, por lo que las chicas se emocionaron cuando nos encontramos con una pequeña manada de delfines en nuestros viajes en aguas abiertas (snorkeling) esta semana».

16 de diciembre: «Estoy muy agradecido por esta aventura. Tantos sueños se han hecho realidad. Hemos experimentado más profundidad en la belleza, diversidad y cultura de este país y su gente. Comencé un nuevo trabajo como profesor de biología marina. Tuve la suerte de obtener mucha ayuda de Ryan Getchis … «

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here