Publicado en colaboración con El proyecto mas completo, una sala de redacción global sin fines de lucro que informa sobre problemas que afectan a las mujeres.

Las tres jóvenes acordaron que huirían de noche. No tenían dinero ni documentos, pero Jessica, de 19 años, y sus amigas sabían que era hora de irse. El burdel no estaba tan lleno como de costumbre: la base de clientes se había reducido desde el brote del coronavirus. Juntos esperaron a que se calmara la noche y la mujer se retirara a su habitación. Luego corrieron hacia la carretera que atraviesa Papara, un pueblo en el extremo norte de la Costa de Marfil, cerca de la frontera con Malí.

Jessica y su amiga Favor habían sido llevadas a la prostitución aproximadamente un mes antes. (Tanto las mujeres como los demás sobrevivientes de la trata de personas en esta historia le pidieron a TIME que usara solo sus nombres por razones de seguridad). En febrero, una amiga de las familias de las dos niñas en Nigeria les prometió trabajo en una fábrica de ropa en Costa de Marfil. Udochi, de 20 años, fue intercambiado de manera similar a principios de este año. Al llegar a Papara, las tres mujeres estaban en un burdel, donde la mujer las obligó a tener relaciones sexuales con varios hombres por un salario diario de $ 1.29.

Las mujeres huyeron del burdel en marzo, pero casi cuatro meses después todavía están en Costa de Marfil: tres de cada cientos de mujeres nigerianas que están involucradas en grupos de defensa contra la trata que creen que estuvieron en la pandemia de COVID-19 Atrapado en el extranjero ya que los cierres de fronteras obstaculizan los esfuerzos de repatriación en toda la región. Cuando el gobierno nigeriano emitió una prohibición de emergencia en marzo, hicieron una pausa en los vuelos internacionales para frenar la propagación de la infección y accidentalmente dejaron a los sobrevivientes atrapados en lugares peligrosos lejos de casa. Ahora, estas mujeres esperan ansiosamente la evacuación de toda África y el Golfo, ya que las autoridades enfrentan enormes obstáculos logísticos para organizar vuelos seguros y el virus continúa en todo el mundo.

Jessica, Favor y Udochi están a salvo en un refugio para mujeres en Daloa, una ciudad en el oeste de Costa de Marfil, pero no saben cuándo regresar a casa. «Me alegro de haber escapado de este lugar», dijo Jessica, hablando por teléfono un sábado por la noche en junio. «Pero queremos volver a Nigeria».

Que la pandemia Expertos de todo el mundo coinciden en que esto tiene un impacto desproporcionado en los sobrevivientes de la trata de personas. Una próxima encuesta realizada por la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la OSCE y la Encuesta de Mujeres de las Naciones Unidas muestra que casi el 70% de los sobrevivientes de la trata de 35 países dicen que COVID-19 ha impactado negativamente su bienestar financiero, mientras que más de dos tercios dicen que su salud mental sufre de prohibiciones impuestas por el gobierno desencadenan recuerdos de la última vez que se les quitaron sus libertades.

Más de la mitad de los encuestados temían que el brote aumentaría la tasa de trata en el futuro, mientras que el 43% creía que las mujeres y las niñas estarían en mayor riesgo en los próximos meses.

El comercio de Nigeria a otros países africanos no es un fenómeno nuevo, aunque debido a la naturaleza del delito, el seguimiento cercano es imposible. La Organización Internacional para las Migraciones cree que cientos, si no miles, de nigerianos, la mayoría de los cuales son mujeres, son deportados del país cada año, a menudo en todo el continente. De los 20.500 sobrevivientes nigerianos de explotación que han sido apoyados por la OIM desde 2017, alrededor del 90% tuvo que ser traído a casa desde Libia. La Agencia Nacional de Nigeria para la Prohibición de la Trata de Seres Humanos (NAPTIP) identificó a 20,000 mujeres nigerianas traficadas en Malí solo en 2019. La embajada de Nigeria en Costa de Marfil repatria a 20 mujeres al mes, dijo Mohammed Abdulkadir Maccido, dijo el gerente al periódico nigeriano Punch el año pasado.

Según la OIM, la mayoría de los sobrevivientes de trata con los que trabajan en Nigeria son mujeres de alrededor de 21 años. A menudo son atraídos con promesas de empleo en otros países africanos o en Europa o Asia: países que a menudo son vistos como un escape bienvenido del creciente desempleo en Nigeria. Tan pronto como las mujeres han llegado a su destino, los traficantes las pasan a «Madams»: mujeres líderes del anillo que a menudo son víctimas de la trata. Las señoras obligan a las mujeres a la prostitución y a las tareas domésticas para pagar la «deuda» en la que han incurrido desde que abandonaron sus hogares para comida, transporte y vivienda, generalmente miles de dólares que podrían llevar años de trabajos forzados.

Durante COVID-19, el número de mujeres comerciadas desde Nigeria continúa creciendo, a pesar de que los gobiernos locales están restringiendo el movimiento legal. Cuando la conciencia del virus de la corona comenzó a extenderse en marzo, las autoridades de Nigeria y Costa de Marfil tomaron medidas anticipadas porque temían que un brote pudiera diezmar sus sistemas de salud. A finales de mes, ambos países habían cerrado sus fronteras terrestres y aéreas. A pesar de las restricciones, las agencias internacionales de aplicación de la ley y las organizaciones contra la trata dicen que las redes de trata permanecen activas en la región a medida que los traficantes sobornan a través de las fronteras para moverse libremente.

El gobierno nigeriano comenzó a levantar las restricciones de viajes nacionales a principios de este mes. Sin embargo, todavía no hay confirmación de cuándo las fronteras externas podrían abrirse nuevamente. Nigeria, uno de los países más afectados del continente, había reportado más de 34,000 casos y más de 700 muertes antes del 16 de julio.

Mientras tanto, las prohibiciones limitan los esfuerzos de repatriación y dejan a los sobrevivientes de la trata de personas varados. Según la encuesta de la OSCE realizada por ODIHR y U.N. Las mujeres tienen al menos un tercio de las organizaciones mundiales contra la trata que luchan por repatriar a los sobrevivientes durante la crisis. En 2018 y 2019, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) trabajó con el gobierno nigeriano para repatriar a más de 7,000 sobrevivientes de explotación cada año, hombres y mujeres que habían experimentado trabajos forzados y prostitución. Desde principios de este año, solo han logrado repatriar a 620 personas. «Es una disminución drástica», dijo Franz Celestin, jefe de misión de la OIM para Nigeria. «Mientras más esperemos, más serán explotados y más durarán el dolor y el sufrimiento».

Motilola Adekunle, cofundadora de Project Ferry, una ONG nigeriana que trabaja con sobrevivientes de trata y ayuda a Jessica y Favor, está de acuerdo en que el coronavirus está obstaculizando los esfuerzos para apoyar a las mujeres explotadas. «Esta pandemia literalmente ha detenido nuestro trabajo porque la gente no puede moverse, y eso es un problema», dice Adekunle. El trabajo, que solía llevar días, ahora lleva meses, ya que los sistemas para el retorno y el apoyo a los sobrevivientes de la trata de personas establecidos por organizaciones sin fines de lucro y gobiernos se han invertido.

«El gobierno nigeriano ha organizado tantos vuelos que ahora se han quedado sin espacio», dijo Celestin de la OIM. «Es muy difícil.» Dijo que la OIM está trabajando actualmente para encontrar fondos para 180 sobrevivientes de explotación en espera de repatriación desde Níger. Hasta que la OIM pueda determinar dónde colocarlos, deben permanecer en Niamey y Agadez, lejos de sus familias y sin saber cuándo volver a casa. Celestin espera tenerla de regreso en Nigeria a fines de julio.

Los vuelos de regreso a los aeropuertos nigerianos de Abuja y Lagos están permitidos desde marzo. Sin embargo, se impone una cuarentena de 14 días a la llegada, y han surgido problemas donde los sobrevivientes deben permanecer en los días posteriores a su regreso.

Incluso en tiempos normales, el proceso de recuperación después de la devolución puede ser complicado. Las organizaciones sin fines de lucro estarán esperando en los aeropuertos de Nigeria para llevar a los sobrevivientes de la trata de personas a «espacios seguros» previamente identificados: un refugio para mujeres o un hotel. La asesoría y el apoyo psicosocial toman la forma de sesiones diarias o semanales, mientras que las organizaciones sin fines de lucro locales a menudo se unen para garantizar que las mujeres encuentren trabajo cerca y no sean víctimas de «re-comercio» en la frontera.

Sin embargo, durante la pandemia, el riesgo de propagación de COVID-19 significa que permanecer en refugios de emergencia ya no es una opción. Para ayudar a las mujeres a reintegrarse, las organizaciones han comenzado a ofrecer asesoramiento en línea y capacitación en habilidades, pero no todos tienen acceso a Internet.

«Intentamos ayudar a algunas mujeres a conectarse en línea durante la pandemia», dijo R. Evon Benson-Idahosa, fundador de la Iniciativa de Justicia Pathfinders, una iniciativa local contra la trata que ayuda a las sobrevivientes a iniciar sus propios negocios. «Pero muchos de ellos simplemente no tienen la capacidad de cambiar».

Fuera del continente africanoCientos de mujeres nigerianas también dicen que están varadas después de la trata y la explotación de personas. Se estima que entre 5.000 y 10.000 mujeres nigerianas están encarceladas en Oriente Medio. La Agencia Nacional de Nigeria para la Prohibición de la Trata de Seres Humanos (NAPTIP) recibió más de 650 informes sobre la trata de mujeres nigerianas en el Líbano y Omán solo en 2020.

Toluwalase, de 30 años, ha intentado regresar a su casa en Nigeria desde junio. Cuando la madre soltera de tres hijos abordó un avión desde Abuja, la capital de Nigeria, hace casi dos años, sabía que sería una ayuda doméstica en Omán con un salario mensual de $ 200. Lo que no sabía era que sus empleadores la obligarían a trabajar con poco sueño de la mañana a la noche, confiscar su pasaporte y retrasar su salario, y que su jefe la agrediría sexualmente.

«No me dijeron que era tan terrible», dijo Toluwalase TIME en WhatsApp. Ella no habría aceptado trabajar en Omán si hubiera sabido sobre el abuso de trabajadores migrantes como ella, dice.

Parte del problema es que Kafala Sistema que transfiere el control de la inmigración y la situación laboral de los trabajadores migrantes a empleadores individuales en países como Líbano y Omán. Esto significa que reportar abusos a las autoridades locales rara vez es una opción: legalmente hablando, un trabajador migrante no puede abandonar el país sin el permiso de su empleador, incluso si experimenta abuso. Muchos trabajadores migrantes de Nigeria no hablan árabe, lo que también limita su capacidad de buscar ayuda.

Antes de COVID-19, las mujeres que fueron explotadas por sus empleadores en el extranjero pudieron contactar a grupos locales de derechos humanos, quienes luego notificaron a los funcionarios nigerianos para organizar su viaje a casa. Pero las barreras interrumpieron el trabajo de los activistas y los trabajadores migrantes se quedaron estancados.

Julie Okah-Donli, directora de NAPTIP, dijo que la agencia está trabajando con las embajadas de Nigeria en el Golfo y Medio Oriente para evacuar a los trabajadores migrantes explotados y a los sobrevivientes del comercio sexual. Debido a restricciones de movimiento, la agencia ya no puede llegar a mujeres varadas en Europa y Asia. Sin intervención, la violencia y el abuso permanecen incontrolados. «Puedo imaginar los números que murieron durante esta pandemia y no fueron reportados», dice ella.

No hay un cronograma oficial para devolver la trata de personas a Nigeria, dijo un portavoz del Departamento de Estado de Nigeria. Hay evidencia de que se están haciendo progresos, aunque solo sea en ciertas regiones. En mayo, la OIM y el gobierno nigeriano pudieron repatriar a 99 nigerianos que fueron explotados en el Líbano, de los cuales 49 fueron sobrevivientes del comercio laboral y sexual. No tiene precedentes traer tantos nigerianos de la región a la vez: la OIM generalmente recibe noticias de dos o tres casos de trata de personas en el Líbano cada mes.

«Vemos un enfoque mucho más organizado por parte del gobierno para lidiar con esto», dijo Celestin. «Por lo general, las víctimas del tráfico están fuera del radar. Tal vez sea el centro de atención, pero estamos viendo un esfuerzo concertado». Las repatriaciones desde el Líbano fueron posibles porque el gobierno libanés brindó apoyo logístico y financiero a Nigeria, dijo Geoffrey Onyeama, ministro de Relaciones Exteriores de Nigeria. .

Esfuerzos similares deben verse en otros lugares. Para Jessica y sus amigos en Costa de Marfil, cuanto más largo sea el regreso, mayor será el riesgo de trata de personas y violencia. Aunque están en una «casa segura», todavía existe el riesgo de que sus traficantes los rastreen y los obliguen a volver a la prostitución. Las mujeres solo pueden esperar que el gobierno nigeriano intervenga pronto.

Los que están lejos del Golfo comparten el mismo deseo. Aunque Toluwalase dice que los funcionarios del gobierno no han respondido a su solicitud de ayuda, ella sigue siendo optimista sobre dejar Omán. El riesgo de desarrollar COVID-19 es bajo en su lista de preocupaciones: su empleador todavía la agredió sexualmente, y dos años de abuso han tenido un costo físico: pies hinchados, dolor de espalda e insomnio. Volver a casa es la prioridad.

«Si el vuelo de evacuación está listo para nosotros, si nuestro gobierno nos evacua a casa, estaré emocionado», dice ella.

Shola Lawal es una periodista colaboradora con sede en Nigeria. El proyecto mas completo, una sala de redacción global para periodismo sin fines de lucro que informa sobre temas que afectan a las mujeres.

Corinne Redfern es corresponsal de The Fuller Project.

Contáctenos en [email protected]



Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here