[ad_1]

KABUL, Afganistán – Cuando Gaisu Yari tenía 6 años, estaba comprometida con el hijo de 6 años de un comandante pro-talibán en el este de Afganistán.

Después de cumplir 18 años, la Sra. Yari escapó del servicio militar obligatorio y huyó a los Estados Unidos con la ayuda de soldados estadounidenses. Regresó a Afganistán hace cinco años con una maestría de la Universidad de Columbia y ahora trabaja como agente de la administración pública.

Sin embargo, Yari, de 32 años, teme que su posición preeminente – y todos sus logros – puedan deshacerse si los talibanes regresan al poder después de firmar un tratado que provoque la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán.

Para las mujeres trabajadoras, cuyos puestos apenas existían bajo el régimen talibán, el posible regreso de extremistas es particularmente alarmante. Miles de mujeres afganas han aceptado trabajos y funciones públicas en los 19 años desde que los talibanes fueron derrocados por la invasión estadounidense, poniendo fin a las restricciones que habían confinado a las mujeres en sus hogares y las habían castigado brutalmente por violaciones.

El acuerdo de paz prevé negociaciones dentro de Afganistán que deberían devolver a los talibanes al poder político en un gobierno de posguerra. El vicepresidente de los talibanes dijo que se están respetando «los derechos de las mujeres bajo el Islam». Sin embargo, este fue el mismo principio citado durante el duro gobierno de los talibanes.

Solo cuatro de los 21 miembros del equipo negociador del gobierno afgano son mujeres. Una negociadora, Fawzia Koofi, sobrevivió a un ataque de hombres armados desconocidos en Kabul el 14 de agosto.

La Sra. Yari y otras tres mujeres hablaron con el New York Times sobre sus preocupaciones. Todos dijeron que incluso si están preocupados por el regreso de los talibanes, ya están luchando por navegar en una sociedad patriarcal que es profundamente hostil a la igualdad de las mujeres.

Cuando la Sra. Yari vio el primer reportaje televisivo sobre el acuerdo de paz, sus pensamientos se posaron en su padre.

El mismo comandante pro-talibán que obligó a su padre a aceptar el compromiso de la Sra. Yari con su hijo y luego llamó a la hermana mayor de la Sra. Yari como esposa, dijo. Cuando su padre se negó, ella dijo que fue secuestrado en 2000 y no se ha vuelto a escuchar desde entonces.

El destino de su padre es un recordatorio de lo lejos que ha llegado, dijo Yari, y de la frecuencia con la que las mujeres afganas siguen siendo tratadas como propiedad.

«El medio ambiente aquí en Afganistán todavía no es favorable a las mujeres, por decir lo menos», dijo.

Incluso en la capital, Kabul, las mujeres que no se cubren completamente el cabello o no aparecen en público con un hombre que no es un miembro de la familia a veces son maldecidas o atacadas por hombres. Los matrimonios infantiles son comunes en las zonas rurales. Cientos de miles de niñas afganas no van a la escuela.

La Sra. Yari tiene un trabajo sobresaliente: examina casos de derechos humanos y derechos civiles presentados por funcionarios públicos en el gobierno respaldado por Estados Unidos en Kabul. Es una posición que hubiera sido inconcebible para una mujer bajo el gobierno de los talibanes, pero no es un seguro contra el acoso o las duras sentencias, dijo Yari.

«Cuando intentaba escapar del matrimonio infantil, no me sentía tan estresada como ahora», dijo. “Todavía siento presión en muchos niveles. ¿Me pongo maquillaje o no? ¿Estoy usando mi bufanda? ¿Llevo ropa ajustada o suelta? «

Algunos de sus colegas en la Comisión de Servicio Público tienen puntos de vista tradicionales sobre el papel profesional de la mujer: que debe permanecer en un segundo plano y someterse a los hombres, dijo.

«Siempre me siento presentada como una mujer enojada que viene de occidente y trata de implementar el feminismo de una manera que aquí no es posible», dijo. «La gente está enojada conmigo, pero no me importa».

La Sra. Yari dijo que se sintió alentada cuando las mujeres se unieron al equipo de afganos seleccionados para negociar con los talibanes el 28 de marzo. Pero dijo que miraría detenidamente para ver si las mujeres eran más que simples representantes simbólicas.

Después de regresar a Afganistán en 2015 con una maestría, la Sra. Yari dijo que temía represalias del comandante y de su prometido desdeñoso. Dijo que se mantuvo alejada de las redes sociales y rechazó las entrevistas con los medios hasta que supo que los dos hombres habían sido asesinados por una facción rival.

Ahora habla abiertamente sobre su viaje desde el matrimonio infantil concertado hasta la mujer trabajadora.

«Soy una sobreviviente», dijo. “He recorrido un largo camino para llegar a donde estoy. Me niego a volver. «

En Afganistán, prostituta es una jerga sinónimo de actriz.

«La mejor manera de llamar a alguien mujer mala o inmoral es llamarla actriz», dijo Hasiba Ebrahimi, quien ha desafiado las costumbres sociales y su propia familia como actriz en dramas televisivos en Kabul.

La Sra. Ebrahimi, de 24 años, dijo que fue insultada en la calle y calumniada en las redes sociales por su carrera. Los afganos publicaron «X» rojas en negrita en la cara en su página de Facebook. Ella fue referida con desdén como «la chica de la película».

«Es lo mismo que decir, ya sabes, la prostituta», dijo.

Actuar como actriz era inimaginable bajo los talibanes, que no permitían que las mujeres salieran de sus hogares sin compañía. Pero casi dos décadas después de que los extremistas fueron removidos del poder, actrices como la Sra. Ebrahimi todavía luchan por perder imágenes de mujeres fragmentadas.

La negociación aún puede ser una propuesta potencialmente mortal. El 25 de agosto, Saba Sahar, de 46 años, una destacada actriz afgana y activista por los derechos de las mujeres que también trabaja como agente de género en la policía, resultó herida en un ataque en Kabul que también hirió a su conductor y guardaespaldas.

La Sra. Ebrahimi dijo que su familia tardó años en aceptar su trabajo. Su madre inventó historias de portada cuando los vecinos le preguntaron sobre las frecuentes ausencias de su hija en casa. Un primo amenazó con denunciarla a los talibanes si seguía actuando.

Su familia ahora está apoyando su carrera, dijo. Para suprimir las críticas, la Sra. Ebrahimi aceptó un compromiso acordado.

«Tener un hombre a tu lado resuelve muchos problemas», dijo. «Eres propiedad de tu marido».

Pero se frotó debajo del arreglo y pronto lo rompió.

Como mujer soltera que filma escenas de televisión en la calle, la Sra. Ebrahimi es un blanco de molestias para los transeúntes.

«Se burlan de nosotros y nos preguntan qué creemos que estamos haciendo», dijo. “Después de un tiempo empiezo a dudar de mí mismo. A veces no me gusta mi propio trabajo. «

Ahora que los talibanes podían regresar, Ebrahimi temió lo peor y dijo que consideraría huir del país.

«No quiero tener que luchar contra los talibanes», dijo. “Tengo que luchar contra mi familia y la sociedad. No puedo pelear más batallas. «

Cuando Raihana Azad se postuló para un escaño en el parlamento afgano, no recibió apoyo de miembros de su propia familia. De hecho, se opusieron públicamente a ella.

La Sra. Azad, madre de dos hijos que contrajo matrimonio concertado a la edad de 13 años, había cometido un pecado grave a los ojos de su familia: se había divorciado de su marido de 10 años. En Afganistán, es raro que una mujer solicite el divorcio y es una señal de vergüenza para la familia de la mujer.

La Sra. Azad, de 37 años, obtuvo su escaño en el parlamento al obtener la mayor cantidad de votos en su distrito en el este de Afganistán, en lugar de ser nombrada bajo un sistema de cuotas que reserva algunos escaños para mujeres.

Algunos parlamentarios varones desafiaron su victoria. Un legislador del oeste de Afganistán la llamó puta y espía para los extranjeros. Dijo que ella ignoró el Islam al divorciarse de su esposo.

Para Azad, las acusaciones fueron un recordatorio de que la vida de las mujeres podría volverse aún más precaria si los talibanes regresaran al gobierno. Dijo que Estados Unidos, al negociar el acuerdo de paz, renunció a los avances logrados por las mujeres desde 2001.

«A los estadounidenses no les importan los derechos de las mujeres afganas», dijo. «Este acuerdo se llevó a cabo a puerta cerrada y las mujeres afganas no formaron parte de él».

Incluso después de 19 años, los talibanes no han cambiado, dijo.

«Violaron a las mujeres, las azotaron en la calle», dijo. «No has cambiado. Representas el mismo mal que antes».

Y a pesar del progreso que han logrado las mujeres afganas, sufren abusos y discriminación a diario, dijo Azad.

«La sociedad aquí está en contra de las mujeres», dijo. «La gente todavía no cree que las mujeres puedan hacer lo que quieran».

Como diputada, dijo Azad, está tratando de dar ejemplo como mujer moderna que está lista para desafiar la cultura y la tradición afganas.

«No solo estoy en contra de esta cultura por mi propio bien, sino también por la próxima generación de chicas jóvenes», dijo. «Quiero que mis nietas se sientan como personas».

Después de cubrir los detalles del acuerdo de paz entre los estadounidenses y los talibanes, el periodista de televisión Nargiss Hurakhsh concluyó que Estados Unidos había abandonado Afganistán.

«Ya no están interesados ​​en este país», dijo. “Los estadounidenses quieren salir de Afganistán a toda costa. Y ni los estadounidenses ni los talibanes se preocupan más por las mujeres afganas. «

Para el pequeño grupo de mujeres trabajadoras del país, el acuerdo de paz marca el comienzo de una fase en la que luchan por mantener y ampliar sus derechos ganados con tanto esfuerzo, incluso cuando enfrentan el regreso de los talibanes, que probablemente los ponga fin.

«Somos un grupo pequeño dentro de la sociedad», dijo la Sra. Hurakhsh. «Vivimos una vida diferente: enfrentamos desafíos únicos todos los días».

Dijo que valoraba su capacidad para informar de forma independiente y entrevistar a hombres que contradicen las costumbres afganas y obstaculizan el contacto masculino con mujeres solteras. Ha llegado a un acuerdo con sus colegas masculinos, dijo. Se pregunta cuánto tiempo pasaría si los talibanes volvieran al poder.

La Sra. Hurakhsh, de 23 años, es una de siete hijos. Dijo que a su madre, que contrajo matrimonio concertado a los 14 años, se le prohibió ir a la escuela durante la era de los talibanes. Pero la Sra. Hurakhsh estaba estudiando ciencias políticas en una universidad y consiguió su trabajo como reportera de televisión en un momento en que los proveedores de ayuda estadounidenses y occidentales estaban presionando a los empleadores para que contrataran mujeres.

La parte más dolorosa de su trabajo, dijo, era informar sobre coches bomba y atentados suicidas con bomba de los talibanes contra civiles. Visitó a las familias de las víctimas y lamentó con ellas. Fue una experiencia que cambió mi vida.

«Me siento tan vieja después de cada ataque», dijo. «Solo tengo 23 años, pero a veces siento que he vivido más de 50 años».

Dos periodistas, Ghazi Rassouli y Nawruz Ali, murieron en un ataque hace dos años. La Sra. Hurakhsh dijo que todavía los lloraba y visitaba sus tumbas para llorar. Ella culpa a los talibanes, pero Estado Islámico exigió reconocimiento por el ataque.

Dijo que todavía estaba buscando venganza por su muerte.

«Ojalá pudiera algún día pararme frente a los talibanes y preguntarles por qué mataron a Ghazi, ¿qué hizo?» Ella dijo. “Quiero ver a los combatientes talibanes sufrir. Quiero que los ejecuten delante de mí. «

[ad_2]

Artículo anteriorCoronel de las FARD desaparecido encontrado a tiros «SC News
Artículo siguienteConozca el arma secreta del Liverpool: el entrenador de saque Thomas Grønnemark

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here