[ad_1]

KABUL – Cuando Fariba Mohebi, una alumna de undécimo grado, se enteró en septiembre de que la mayoría de las niñas afganas no seguirían a los niños que regresan a la escuela bajo el régimen talibán, cerró la puerta y las ventanas de su habitación. Luego se derrumbó y sollozó.

De su desesperación salió un poema: «¿Por qué nací niña?»

«Desearía ser un niño porque no tiene valor ser una niña», escribió Fariba. Los hombres afganos “gritan y gritan: ¿Por qué debería estudiar una niña? ¿Por qué debería trabajar una chica? ¿Por qué una chica debería vivir libre?

El poema de Fariba llegó a la clase de historia AP de Timothy Stiven en la Academia Canyon Crest, una escuela secundaria pública en San Diego, a 8,000 millas de distancia. Se compartió a través de llamadas de Zoom entre Canyon Crest y Mawoud, un centro de tutoría que Fariba ahora visita en Kabul, donde las niñas se sientan en clases con los niños y los hombres dan clases a las niñas, poniendo a prueba los límites de la indulgencia de los talibanes.

Las sesiones regulares de Zoom entre los estudiantes afganos y estadounidenses les han dado a las niñas de Mawoud una ventana al mundo y han reforzado su determinación de continuar su educación a pesar de las enormes dificultades. Las llamadas también han expuesto a los estudiantes californianos a los duros contornos del régimen talibán y les han abierto los ojos a la opresión de sus compañeros de estudios en todo el mundo.

«Si fuera una décima parte de lo valiente que son estas chicas, sería un león. Son mis héroes”, escribió Diana Reid, una estudiante de Canyon Crest, después de una llamada de Zoom este mes en la que las niñas afganas describieron cómo están lidiando con los bombardeos y la interferencia de los talibanes.

Para los afganos, las sesiones de Zoom fueron noticias divertidas y un recordatorio de que algunos estadounidenses todavía se preocupan por los afganos cinco meses después de que las tropas estadounidenses se retiraran en el caos y el colapso del gobierno y el ejército respaldados por los estadounidenses.

“Somos muy afortunados de no estar solos en este mundo”, dijo el director de Mawoud, Najibullah Yousefi, a los estudiantes de San Diego a través de Zoom. «Hay algunas mentes maravillosas al otro lado del mundo que se preocupan por nosotros».

Las llamadas de Zoom fueron organizadas por Stiven y Yousefi en abril. Uno de los primeros temas de discusión fue la poesía de Fariba, que fue traducida por Emily Khossravia, estudiante de Canyon Crest, y publicada en la revista de la escuela. «Por qué nací niña» impulsó a los estudiantes estadounidenses a obtener una educación sólida en la realidad afgana.

La clase aprendió que los estudiantes afganos están arriesgando sus vidas solo al atravesar las puertas fortificadas del centro de tutoría. La ubicación anterior de Mawoud fue arrasada por un atentado suicida que mató a 40 estudiantes en 2018. El nuevo edificio de la escuela, escondido en una curva cerrada en un callejón angosto, está protegido por guardias armados, paredes altas y alambre de púas.

La mayoría de los 300 estudiantes de Mawoud son hazara, una minoría musulmana predominantemente chiíta que es atacada despiadadamente por el Estado Islámico de Afganistán, ISIS-K. Escuelas hazara, protestas, mezquitas, una celebración de Año Nuevo e incluso un club de lucha libre han sido bombardeados por ISIS-K desde 2016, matando a cientos.

En octubre, dos mezquitas chiítas frecuentadas por hazaras fueron bombardeadas con una semana de diferencia, matando a más de 90 personas. ISIS considera que los hazaras son apóstatas.

Desde la toma del poder por parte de los talibanes, varios minibuses utilizados por hazaras han sido bombardeados en el barrio de Hazara en el oeste de Kabul, conocido como Dasht-e-Barchi. Al menos 11 personas murieron y hasta 18 resultaron heridas, la mayoría de ellos hazaras, informó Afghan Analysts Network.

Los talibanes, que persiguieron a los hazaras en el pasado, ahora son responsables de su seguridad. La agencia de investigación independiente de los analistas describió la respuesta del gobierno talibán como tibia y dijo que restó importancia a la fuerza de ISIS-K, que se atribuyó la responsabilidad de la mayoría de los ataques. El 14 de enero, los medios afganos informaron que una joven hazara, Zainab Abdullahi, fue asesinada a tiros en un puesto de control talibán a solo cinco minutos del centro de Mawoud.

Los estudiantes de San Diego también aprendieron que asistir a clase es un acto de fe para Fariba y sus compañeras de clase, que representan el 70 por ciento del alumnado de Mawoud.

Mawoud prepara a los estudiantes para los rigurosos exámenes de ingreso a la universidad en Afganistán. Pero no hay garantía de que en un país donde los talibanes han comenzado a eliminar a la mayoría de las mujeres de la vida pública, las niñas puedan presentarse a los exámenes anuales, o volver a la escuela secundaria, visitar la universidad o seguir una carrera.

Los talibanes esperan que las niñas mayores regresen a las escuelas y universidades bajo las pautas islámicas para fines de marzo. Aparte de algunas escuelas en el norte de Afganistán, la mayoría de las niñas afganas de sexto grado en adelante no han asistido a la escuela desde agosto.

Yousefi dijo que los funcionarios talibanes que visitaron el centro de tutoría no establecieron reglas específicas como lo hicieron en algunas escuelas públicas. Dijo que simplemente estaban enfatizando la adhesión a los «valores islámicos», que se interpretan como mantener separados a los niños y las niñas y que las niñas tengan que cubrirse el cabello y la cara.

Cuando Yousefi les dijo a los talibanes que la escasez de maestros en todo el país hacía casi imposible segregar las clases por género, «no tenían una respuesta lógica para mí», dijo.

Para los estudiantes estadounidenses, los relatos de las niñas Mawoud sobre su perseverancia, entregados en un inglés casi fluido, fueron tanto aleccionadores como inspiradores.

«No puedo imaginar lo difícil que debe ser y el coraje que deben tener las niñas para sentarse junto a los estudiantes varones después de ser objeto de atentados suicidas», escribió Selena Xiang, una estudiante de Canyon Crest, después del Mes de llamadas de Zoom. «Es tan diferente de mi vida, donde la educación se me sirve en bandeja de plata».

Alice Lin, otra estudiante, escribió: «Son más fuertes, más determinadas, más firmes en su fe que yo nunca, y no puedo evitar pensar: ¿Qué pasaría si mi vida hubiera sido entregada a las niñas Mawoud?».

Y la Sra. Reid dijo que estaba impresionada por algo que uno de los estudiantes de Mawoud dijo por Zoom: «El conocimiento es poderoso, y los talibanes lo saben. Por eso no nos lo dicen».

Fariba, de 16 años, la poeta, dijo de los estudiantes de San Diego: «Nos motivaron para lograr nuestras metas, y para mí, mis metas son muy grandes». Dijo que quiere ser una poeta famosa e investigadora del cáncer.

Zalma Nabizada, otra estudiante de Mawoud, dijo: «Perdí mi motivación y estaba a oscuras después de la llegada de los talibanes», pero dijo que las sesiones de Zoom la ayudaron a seguir tratando de lograr algo. Ella quiere, dijo, convertirse en «una estrella brillante».

Un letrero en inglés cuelga en un pasillo de Mawoud: «Los sueños no funcionan hasta que tú lo haces».

Antes de que terroristas suicidas mataran a estudiantes en Mawoud en 2018 y en un centro de tutoría cercano frecuentado por hazaras en 2020, Mawoud tenía 3000 estudiantes. Desde los atentados y la toma del poder por parte de los talibanes, el tamaño del alumnado de Mawoud se ha reducido en un 90 por ciento, dijo el director.

Algunos estudiantes de Mawoud huyeron a Pakistán o Irán con sus familias. Otros se han quedado en casa por miedo a los bombardeos o al acoso de los talibanes. Fariba dijo que pasó semanas convenciendo a sus padres para que la dejaran entrar al centro.

Los guardias del centro recurrieron a los rifles de caza después de que los talibanes se negaran a permitirles llevar rifles de asalto, dijo Yousefi. A medida que los estudiantes van y vienen del centro, el director les indica que viajen en pequeños grupos para evitar la multitud.

En una mañana helada reciente, la sesión de Zoom fue interrumpida con frecuencia por problemas técnicos, pero cada sesión reconectada fue recibida con aplausos y aplausos de ambas clases.

Hubo una discusión acalorada sobre una pregunta hecha por una niña Mawoud: ¿Cómo lidias con la soledad? Hubo casi un silencio cuando una estudiante de Mawoud, Sona Amiri, mostró sus medallas de fútbol y luego dijo que las niñas dejaron de jugar fútbol después de la toma del poder por los talibanes.

Otro estudiante de Mawoud mostró sus pinturas al óleo y luego les dijo a los estudiantes de San Diego que los talibanes habían reprimido a los artistas, obligándolos a pintar, dibujar y actuar en secreto.

Otros estudiantes de Mawoud compartieron sus sueños de graduarse de la escuela secundaria y la universidad, y carreras como médicos, periodistas, abogados, poetas y, para una niña, como embajadora de Afganistán en los Estados Unidos.

También hablaron de nunca rendirse. «Esta mala situación puede hacer que una persona sea más poderosa», le dijo la Sra. Amiri, la jugadora de fútbol, ​​a la estudiante estadounidense.

Aaron Combs, un estudiante de décimo grado de Canyon Crest, respondió poco después: «El hecho de que cada uno de ustedes sea lo suficientemente valiente como para hablar por sí mismo es increíblemente inspirador».

Después, Fariba, la poeta, dijo que las sesiones con los estudiantes estadounidenses levantaron el ánimo, al menos por un tiempo. Pero para ella, una conmovedora discusión de Zoom no puede mitigar las humillaciones y los horrores diarios que sufre una joven hazara en Afganistán.

“Nos estamos preparando mentalmente para lo peor”, dijo Fariba poco después de que la pantalla de Zoom se apagara. «Es terrible decirlo, pero esa es nuestra realidad».

Safiullah Padshah proporcionó cobertura desde Kabul, Afganistán.

[ad_2]

Artículo anteriorEl Ministerio de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña dice que el Kremlin planea instalar un líder prorruso en Ucrania
Artículo siguienteMuere Monseñor Agripino Núñez Collado a los 88 años en la ciudad de Santiago « Noticias SC

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí