Eduardo Sanz Lovatón, director general de Aduanas, dijo que la institución está ahorrando un millón de pesos cada día y que sus recaudaciones han aumentado de RD $ 450 millones a RD $ 700 millones diarios.

La institución ahorra un millón de pesos cada día; Sus recaudaciones han aumentado de RD $ 450 millones a RD $ 700 millones. sigue muy centrado en luchar contra los ilegales

Eduardo Sanz Lovatón es partidario de limitar la discrecionalidad del Director General de Aduanas y de los administradores de este organismo público, por no corresponder al estado del siglo XXI.

Sostuvo que el estado de estos tiempos debe ser ágil y rápido, pero debe contar con sistemas de verificación más completos. A su juicio, es importante que el director no tenga tanto poder cuando se trata de montos de dinero como los que maneja la DGA, por ejemplo, donde cada sanción administrativa es de millones y miles de millones de pesos por un solo proceso. En la DGA existen diversos procedimientos de sanciones y multas para situaciones como la declaración accidental o intencionada de una mercancía; En estos casos, a la persona que lo cometió se le cobrará el doble del impuesto más la sanción impuesta. «Esta sanción generalmente termina en la oficina del Director de Aduanas o en uno de los directores con inmenso poder para reducir hasta en un 80 por ciento este delito», dijo Sanz Lovatón como preámbulo para respaldar su opinión sobre la necesidad de que la Ley General de Aduanas se adapte a los tiempos modernos. es ajustado.

El vigente y en uso data de 1953, año en el que ni siquiera existían las computadoras y los procesos de despacho de aduana se realizaban de forma manual y, en cierta medida, a mano.

Sostuvo que la dirección que dirigió creó la dirección para evitar que la oficina del director de aduanas solucione situaciones ilícitas y para tomar decisiones con base en el gran poder que le otorga la legislación (que muchas veces es el Preocupaciones estatales) Comité de Evaluación de Créditos y Penas para que recomiende qué acciones tomar en situaciones como la descrita. «Este ya es un paso adelante que queremos incluir en la ley para que no sea una decisión individual sino colectiva», dijo.

En su opinión, hay otras situaciones que necesitan que se apruebe una legislación, como algunas que existen a través de la ventanilla única de comercio, por lo que hay cosas que no dependen de si un director quiere actuar o no, sino más bien, un proceso legalmente sostenible en el que los contribuyentes, importadores y exportadores pueden recurrir cuando las cosas no van bien.

En entrevista con elCaribe, el director de Aduanas informó que estuvo en el Congreso Nacional el martes, donde se reunió con el presidente del Senado y el bloque de Senadores del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y luego con el presidente de la Cámara. por parlamentarios y algunos legisladores de esta institución. En ambos casos se trató precisamente de la legislación aduanera.

“Es solo un anacronismo; Es decir, es una locura pensar que ni siquiera había una computadora en 1953 «, respondió a las preguntas del director de ese periódico, Osvaldo Santana, quien realizó la entrevista. Héctor Linares, subdirector y autor de esta carta, era Héctor Linares. también en el periódico.
Sanz Lovatón recordó que durante la gestión de Miguel Coco (ahora fallecido) en la década de 2000, se hicieron interesantes reformas en la DGA, se hicieron cambios y se pusieron en marcha algunas medidas administrativas que ajustaron levemente el problema, pero el país sigue en una situación desesperada. instruyó una legislación aduanera. “¿Están funcionando las autoridades aduaneras que han aumentado las cobranzas? Sí. Así es, pero la legislación actual deja mucha discreción al director de aduanas y los procesos en general”, dijo.

Sanz Lovatón recordó que como candidato presidencial había trabajado con Luis Abinader en un proyecto focalizado de cero burocracia que incluiría el silencio administrativo, teniendo en cuenta que hay muchas cosas en el país que no se están haciendo porque el Estado no está respondiendo. o no da respuesta. “Esperas tres años por un permiso, y hay un permiso completo en el proceso de importación y exportación, que depende de la Dirección General de Aduanas y otros ministerios. Y a veces eso no tiene fecha límite. Puede que me lleve un año conseguirle un permiso de depósito fiscal o se lo puedo dar en dos semanas. Por el momento puedo decidir que no abriremos más correos. Entonces eso prioriza a los que están o simplemente puedo optar por cerrarlos. Me refiero al sistema de facilitación del comercio que muestra una discreción increíble. Esta discreción provoca procesos corruptos y esta discreción necesita ser eliminada ”, advirtió.

Aseguró que hasta que no exista una Ley de Administración Aduanera sólida, habrá situaciones discrecionales que podrían obstaculizar el comercio. A la entrevista asistió el director de Aduanas, acompañado por Daniel Peña Fernández, subdirector de Tecnología y Comunicación; Gabino José Polanco, subdirector técnico del punto de recogida, y Degnis de León, directora de comunicaciones. Cuando Héctor Linares Sans Lovatón le preguntó por su visión de la Ley de Aduanas en el Congreso, su respuesta fue: “Creemos que la ley que pasa por el Congreso es buena. Cuando fuimos a visitar las cámaras allí, explicamos algunas de nuestras inquietudes, el resultado del trabajo técnico que hicimos en la DGA, y la semana que viene o cuando el Congreso lo pida (porque no lo haremos) somos legisladores y debemos tenga cuidado cuando sea un funcionario ejecutivo para no interferir. Haremos nuestras sugerencias. «
Y estas propuestas, a las que se refiere Sanz Lovatón, se refieren, en particular, a la discrecionalidad, las sanciones administrativas, las condiciones específicas de licencias y permisos para la Administración de Aduanas, y la relación que debe fortalecerse para evitar fronteras entre el Ministerio Público y la DGA; Dirección de Fuerzas Armadas-Aduanas y otros aspectos por definir.

La DGA tiene una importante presencia en la zona fronteriza en la frontera con Haití, lo que se refleja en la existencia de 17 aduanas, seis de las cuales son oficinas principales. En estos cargos, la institución debe convivir con las Fuerzas Armadas y otras agencias gubernamentales como la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD). Estos son aspectos que deben ser regulados por la ley que buscan Sanz Lovatón y otros sectores del país. “Debe quedar claro lo que le corresponde a cada uno, lo que administra cada uno y quién tiene autoridad sobre cada evento”, dijo el funcionario jefe de la DGA.

Hay buenas razones para su preocupación: “A veces sucede que una orden la emite las fuerzas armadas, una orden sale de la Aduana, otra la emite la DNCD y otra orden viene del Ministerio Público. Entonces los procesos se vuelven difíciles y lentos ”, advierte, mientras sus compañeros durante la entrevista lo observan de cerca.
Cuando se trata de derecho, Sanz Lovatón está bien informado, pero no lo sospecha. Es licenciado en derecho por la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra y doctor en derecho internacional privado por el Centro de Estudios Estratégicos y Diplomáticos de París, Francia.

Sala de jóvenes y preparación por parte del FBI

La DGA tiene personal técnico altamente calificado, dijo el director de la agencia, incluidas personas capacitadas por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y otras agencias internacionales. Sanz Lovatón dijo que también hay militares expertos en seguridad, contrabando y drogas. “Estamos haciendo cambios que el tiempo y la sociedad dominicana demandan, y algunos que la justicia demanda. Tenemos que darles a los jóvenes la oportunidad de aprender y formarse ”, dijo. Por otro lado, informó que al llegar a la instalación, el nivel de recaudación diaria fue de RD $ 450 millones. El promedio diario es ahora de RD $ 700 millones. Calculó que la institución está ahorrando un millón de pesos al día con las medidas de austeridad que diseñó y siguió.

Daniel Peña Fernández, Héctor Linares, Eduardo Sanz Lovatón, Osvaldo Santana, Gabino José Polanco y Martín Polanco en el Caribe.

Seguridad, gestión del dinero y coronavirus

El director de aduanas dijo que el mercado binacional es un medio de vida que produce anualmente alrededor de mil millones de dólares en transacciones. “Es mucho dinero y eso fue paralizado por el Covid, por las disputas fronterizas con el país hermano y por las prohibiciones a los productos dominicanos. Hemos tenido conversaciones con funcionarios haitianos desde que ingresamos al gobierno, como lo hicimos la semana pasada cuando recibimos la visita de una delegación coordinada por el Ministro de Relaciones Exteriores. Empezamos a trabajar en eso y abrimos los mercados y funcionaron, aunque con las restricciones impuestas por el Covid.

Los aranceles fronterizos dentro del paquete aduanero no son los principales recaudadores; Poco se sabe de ellos. Sin embargo, en términos de facilitación comercial, son importantes porque permiten exportar productos al país vecino, dijo el funcionario de la DGA.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here