[ad_1]

1 de febrero

«El himno nacional es la composición musical de José Reyes con textos de Emilio Prud – Homme y es única e inmutable» (Constitución de la República Dominicana. (Artículo 33)

¿Qué sabe el dominicano promedio sobre el himno nacional? ¿Sabías que su estructura poética consta de doce estrofas y no las cuatro que se cantan? ¿Sabes por qué no se interpretan todas las estrofas? ¿Alguna vez has leído las ocho estrofas restantes? ¿Has leído y analizado el himno por completo para descifrar el significado profundo que late en cada una de las partes que lo componen?

En resumen, ¿cuántos dominicanos sabrán lo que se dice en la canción patriótica que han escuchado tan a menudo e incluso pueden haber cantado y tarareado?

1. Un poco de historia

El Himno Nacional Dominicano, una composición consagrada por la Ley Núm. 700 del 30 de mayo de 1934, es una composición lírica-épica escrita y escrita en 1883 por el abogado, maestro y poeta puertorriqueño Emilio Prud-Homme (1856-1932) El músico José Reyes (1835-1905). Al contrario de lo que puedas pensar, su música fue creada antes que la letra.

Se jugó por primera vez en Santo Domingo el 17 de agosto de 1883, en un acto organizado para conmemorar el vigésimo aniversario de la restauración de la República Dominicana. Sin embargo, el lento proceso de popularización comenzó el 27 de febrero de 1884, fecha en que los restos del héroe Juan Pablo Duarte, quien murió en Caracas, Venezuela, en 1876, fueron trasladados al país. El himno nacional se tocó durante toda la gira. que llevó los restos del patricio desde el puerto de Santo Domingo hasta la Catedral Primada de América.

En los primeros diez años de su creación, el himno se usó muy poco, lo que significa que solo se escuchó en la capital de la República y en días especiales como el 27 de febrero y el 16 de agosto de cada año. Según el maestro José de Jesús Ravelo, el verdadero proceso de difusión del canto patriótico comenzó en 1894, ya que varias ocasiones tuvieron que ser interpretadas para celebrar los diversos eventos organizados para celebrar el cincuentenario de la independencia nacional.

En 1897, después de acaloradas discusiones, el Congreso Nacional decidió aprobarlo como el himno nacional de la República Dominicana. El general Ulises Heureaux (Lilís), entonces presidente del país, de cuya insatisfacción política era parte Emilio Prud-Homme, en lugar de publicar la ley, arregló y le dio al tirano Rafael L. Trujillo la oportunidad honorable de oficiar mientras canto en mi país cuando lo pongo en escena 30 de mayo de 1934, la ley que estuvo cubierta por treinta y siete años.

Sin embargo, este no fue el primer poema de himno nacional escrito en nuestro país. En marzo de 1844, días después de la proclamación de la independencia nacional, el poeta prestamista y patriota no menos respetado Félix María del Monte (1819-1899) y el coronel del músico Juan Bautista Alfonseca (1810-1875) compusieron el himno el primero de su tipo, quien registró nuestra historia literaria con los títulos de «Canción dominicana» o «Himno a la independencia». Este himno, tal vez por su naturaleza, que era más anti-haitiana y pro-española que dominicana, tuvo poca influencia en el gusto y el espíritu de la gente. Esta falta de un sentimiento dominicano puede reconocerse, por ejemplo, en la primera línea del texto patriótico en el que el poeta llama a los dominicanos «españoles»:

«Al arma española,

volar a pelear,

tomar por moneda,

Ganar o morir … «

«¡Guerra a muerte sin alto el fuego, español! Si queremos ser liberados de la historia para siempre con sangre, acabaremos con cuatro décadas de llanto y dolor …»

Lo contrario sucedió con el himno de Prud-Homme, en el primer verso del cual se usa nuestro nombre original e histórico: «Quisqueyano».

«Valientes quisqueños, levantémonos,

nuestro canto con emociones vivas … »

Sobre Prud-Homme y su himno, Carlos Federico Pérez señala:

“Sin embargo, fue su celo el que tocó el tono vivo y sonoro del himno nacional. Si se asignara una filiación literaria a esta pieza, el romántico encajaría, por supuesto, por su calidad en la expresión del entusiasmo patriótico en armonía con la pasión por la libertad »(Evolución poética dominicana, 1987, p.202).

2. ¿De qué se trata el himno? ¿A qué realidad te refieres? ¿Qué ideas trata de darnos el autor en los cuarenta y ocho versículos que lo componen?

El himno nacional dominicano, como escribimos al comienzo de este ensayo, es una canción épica-lírica. Lírica, porque en la mayoría de sus versos llama, alaba, exhorta, aprecia, excita, despierta sentimientos y aparece el yo especial del poeta. Épica, porque esta composición destaca algunos de los eventos que han tenido lugar en nuestras dos hazañas más importantes para la independencia: la independencia nacional y la restauración de la República Dominicana. Una independencia cuya actuación invita el poeta (primer verso) a celebrar cantando con valentía nuestro himno y mostrando orgullosamente al mundo nuestra pancarta tricolor:

«Valientes quisqueños, levantémonos

nuestro canto con viva emoción

y del mundo a la cara mostramos

nuestro invicto y glorioso estandarte «.

E inmediatamente después (segundo verso) alza su voz de alabanza y aprecio a los dominicanos, quienes arriesgaron sin miedo sus vidas y desafiaron la muerte, para ver su patria «libre e independiente de todas las potencias extranjeras» como eran. y Juan Pablo Duarte proclamó:

«¡Salve! Las personas que son valientes y fuertes,

Fue a la guerra para morir

cuando desafío en la muerte marcial

sus cadenas de esclavos están rotas «.

Y mientras alaba el comportamiento de estos valientes patriotas, condena amargamente (tercer verso) a aquellos que actúan indiferentemente, que son lentos o que parecen preocuparse poco por el destino del país, y aquellos que trabajan juntos o se inclinan servilmente. luchar contra el invasor que los pisotea, por lo que entiende que un país poblado por ciudadanos, en cuyos senos el fuego del patriotismo no merece ser libre.

«Nadie se gana libremente

si es un esclavo, perezoso y sumiso;

si no crece en tu pecho

ese templado heroísmo masculino. «

Pero la República Dominicana no es uno de estos pueblos indiferentes, lentos y sumisos. Los dominicanos siempre permanecerán vigilantes y altivos, con la cabeza en alto y decididos a defender la soberanía nacional tan a menudo como las botas extrañas intentan ignorarlos, pisotearlos y contaminarlos. Así lo expresa el poeta en la cuarta estrofa:

«Mas Quisqueya el Salvaje y Valiente

la frente siempre se levantará altivamente;

si fuera esclavo mil veces

todos los que serán libres lo sabrán «.

Después de que se anunció la independencia nacional en la noche del 27 de febrero de 1844, el intruso haitiano no fue intimidado ni abandonado. Viajó a su país de origen y organizó sus tropas del ejército, que pronto regresarían para salvar el terreno perdido. Luego, las llamadas guerras de independencia estallan en la recién fundada república. Estas batallas, todas ganadas por las fuerzas liberadoras dominicanas, fueron las siguientes: Fuente del Rodeo, Cabeza de las Marías, 19 de marzo, 30 de marzo, El Memiso, Tortuguero, Cachimán, La Estrelleta, Beller, El Número, Las Carreras, Santomé, Cambronal y Sabana Larga. En el quinto verso de su himno, Prud – Homme se refiere a dos de estas competiciones bélicas:

«Que los expusieron cuando estaban heridos y molestos

despreciado por un señor intruso

¡Ellos corren! Beller! … eran campos

que están cubiertos de gloria, serán vistos ”.

Además de los actos gloriosos, el himno (sexto verso) alaba a los patricios que han cumplido la heroica misión de encender la llama del patriotismo y la antorcha de la libertad:

«Eso en un baluarte heroico,

del libre el verbo encarnado,

donde el genio de Sánchez y Duarte

ser libre o ser enseñado. «

«Eso en un baluarte heroico,

del libre el verbo encarnado,

donde el genio de Sánchez y Duarte

ser libre o ser enseñado. «

El 18 de marzo de 1861, cinco años después de la última guerra contra los haitianos (la famosa Batalla de Sabana Larga), el actual presidente Pedro Santana, sin consultar, decidió proclamar la anexión de la República Dominicana a España. Esto arrojó al suelo la independencia que se anunció hace veintisiete años. Dos años después, el 16 de agosto de 1863, un pequeño grupo de patriotas, liderados por el general Santiago Rodríguez, se reunieron en el Cerro Capotillo, bajaron la bandera española del asta de la bandera y levantaron el color dominicano tricolor para comenzar nuestra historia de la patria. llamado Restoration Wars. Tal idea aparece relacionada épicamente en la séptima estrofa del himno que nos concierne:

«Y si pudiera ignorar a Caudillo

el esplendor está nublado por estas glorias,

de la guerra fue vista en Capotillo

La bandera del fuego ondea. «

Uno de los recursos tácticos que usaron los combatientes dominicanos en la Guerra de Restauración fue quemar secciones enteras de la población para impedir el paso y la acción libre del ejército español. La ciudad de Santiago fue incendiada en nombre del general Gaspar Polanco, y la ciudad de Puerto Plata también fue incendiada días después. Estos y otros actos de guerra de las fuerzas de restauración obligaron al gobierno español (3 de marzo de 1865) a promulgar el decreto que levanta la anexión e insta a las tropas españolas a retirarse inmediatamente de la República Dominicana. Una vez más triunfó nuestro ejército de liberación, y con el triunfo el lienzo tricolor diseñado por Juan Pablo Duarte volvió a flotar en el cielo de Quisqueya. El octavo verso del himno parece ser revisado de la siguiente manera:

«Y el fuego que asombra va

desde Castilla hasta el magnífico león,

lejos de las hermosas playas,

donde se cierne la pancarta cruzada «

Después de esta relación jubilosa y triunfante, el tono lírico de la composición reaparece y se eleva con innegable emoción en las últimas estrofas:

a) Invite a todos los dominicanos (novena estrofa) a preservar su orgullo nacional y siempre levantar la frente y estar listos en cualquier momento para enfrentarse valiente y valientemente a las fuerzas armadas extranjeras que intentan nuevamente contaminar nuestra soberanía o aplastarnos con El impulso de su poder.

«Compatriotas, demostrémonos erguidos

nuestras frentes, orgullosas de más hoy;

que Quisqueya es destruido

pero sirvientes otra vez, nunca. «

b) Para recordarnos (décimo verso) nuestra tradición de personas intrépidas e invencibles que prefieren morir luchando por su libertad en lugar de arrodillarse ante el enemigo que quiere esclavizarlos:

«»Que cada seno es un santuario de amor

donde el país quiere vivir;

y es su escudo invencible, el correcto,

y es su lema: ser libre o morir «

c) Invitar a los dominicanos (undécima estrofa) a recordar las acciones de guerra, «la iluminación de la guerra», cuyos triunfos fueron la piedra angular de la independencia lograda:

«¡Libertad! Eso todavía está tranquilo

Victoria en su auto triunfal

Y el clarín de guerra todavía está sonando

proclamar gloria inmortal «

d) Para fortalecer nuestra conciencia libertaria (duodécima y última estrofa), finalmente invitamos a anunciar y repetir el eco liberador que todavía parece escucharse en los campos de batalla:

«¡Libertad! Deja que los ecos se agiten

mientras lleno de noble miedo

nuestros campos de gloria se repiten

¡Libertad! ¡Libertad! ¡Libertad!

¿Por qué solo se interpretan las primeras cuatro estrofas? ¿Dónde y cuándo se debe realizar el himno? Nos referiremos a esto en la segunda y última parte de este trabajo.

El auto es profesor universitario de lengua y literatura.

[email protected]

[ad_2]

Artículo anteriorCómo el NWSL planea convertirse en el primer deporte de equipo de EE. UU. En volver a estar activo
Artículo siguienteMedio mundo lejos y en casa: Sciambi y Pérez en la transmisión de KBO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí