[ad_1]

SANTO DOMINGO, República Dominicana- Desde que los dominicanos supieron que un fideicomiso para administrar la central térmica de Punta Catalina necesitaría la aprobación del Congreso, se desataron los demonios y el tema se convirtió en el foco de la polémica de hoy.

Como dijo al respecto el destacado comunicador Rafael Chaljub, “fue el acto de gobierno más polémico, conflictivo y que mayor oposición ha encontrado en el año y medio de gobierno del presidente Luis Abinader”.

No en vano pone en manos de personas jurídicas uno de los sectores económicos más importantes del estado para que lo administren por 30 años en un contrato de fideicomiso, es decir, encomendar a un tercero la administración de un bien público. .

Pero los funcionarios del gobierno, e incluso el presidente, han enfatizado constantemente que el acuerdo no transfiere este activo a manos privadas, sino que otorga poderes de administración a la Fiduciaria Reservas, una unidad del emblemático banco estatal Banreservas.

Sin embargo, ha habido críticas y cada vez son más los llamados a dar marcha atrás a Abinader, ya que bastantes organizaciones políticas y sociales están en contra de esta decisión, ya sea por la variante propuesta y por un tiempo determinado», dice, diciendo que no ve necesitar».

Según el economista y decano asociado de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Antonio Ciriaco, la constitución de un fideicomiso público se debe a que el bien a ceder o traspasar tiene algún tipo de problema de liquidez y no . .

“Punta Catalina, ubicada en la provincia de Peravia, es una instalación que juega un papel estratégico en la cadena de suministro y generación de energía, trasladando su propio flujo de efectivo a un proceso de inversión cuando se requiere ampliar la capacidad de la instalación”, dijo.

Asimismo, precisó que en el contrato no se plantea un proceso de privatización formal o explícito, pero plantea la posibilidad de que esta instalación pueda ser privatizada en el futuro mediante la constitución de un fideicomitente adscrito o de una persona natural o jurídica que modifique el contrato. algo sin apoyo según los abogados.

También criticó que los nombres de los integrantes del Comité Técnico estén incluidos en el contrato porque les da más formalidad y legalidad para aprobar el documento dentro del legislativo.

Finalmente, explicó que el gobierno podría tener más opciones para el manejo de esta termoeléctrica, podría tomar como referencia el modelo de la Refinería Dominicana de Petróleo, una empresa estatal, de operación pública o de mayoría pública, que es un modelo . .

Por su parte, el jefe de Estado aclaró que la confianza en la gestión de Punta Catalina mencionada no implica privatización, calificando los argumentos en contrario de “inventos y falsedades”.

Criticó a quienes se habían opuesto públicamente al acuerdo aprobado por la Cámara de Diputados el 11 de enero y aseguró que la obra no sería vendida.

También apoya auditar e investigar el proceso de construcción de la termoeléctrica, que desde hace tiempo está sobre la mesa por las denuncias de corrupción existentes relacionadas con esta obra.

Por ello, las discusiones en torno a esta importante apuesta continúan y tenderán a intensificarse en los próximos días, e incluso la Marcha Verde ha sugerido incluir el tema en una de las demandas a realizar en una manifestación prevista para el próximo domingo.

pl



[ad_2]

Artículo anteriorAnálisis: Joe Biden aumenta la presión mientras Vladimir Putin evalúa la invasión de Ucrania
Artículo siguienteReaparición del Real Madrid, redención de Rashford, MVP de Alisson para Liverpool Weekend Review