[ad_1]

BRUSELAS – Después de ceder ante él, los líderes de la Unión Europea ahora ven a uno de los suyos, el primer ministro húngaro Viktor Orban, como una amenaza existencial para un bloque que afirma ser un modelo para los derechos humanos y el estado de derecho.

Orban ha pasado la última década construyendo constantemente su «estado antiliberal», como llama con orgullo a Hungría, con la ayuda de los generosos estados de la UE. Financiación. Incluso cuando su proyecto amplió las grietas en el bloque, sus líderes nacionales en su mayoría miraron hacia otro lado y se comprometieron a mantenerse al margen de los asuntos de los demás.

Pero ahora el desafío y la intransigencia de Orban tiene un efecto importante, aunque no intencionado: actúa como catalizador de un sistema de la Unión Europea a menudo lento para proteger los principios democráticos que forman la base del bloque.

A principios de este año, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea debe tomar una decisión histórica sobre si la unión tiene el poder de hacer que su dinero para los estados miembros esté condicionado al cumplimiento de los valores fundamentales del bloque. Esto permitiría a Bruselas rechazar miles de millones de euros a países que violen estos valores.

El bloque ha trabajado consistentemente en un consenso político entre los líderes nacionales. Pero Orban llevó a Bruselas a un umbral que había evitado durante mucho tiempo: la membresía se castiga no solo con sanciones políticas sino también financieras.

La nueva frontera podría ayudar a resolver un viejo problema, qué hacer con los malos actores en sus filas, al mismo tiempo que crea otros nuevos. Por último, pero no menos importante, podría pedir a la Comisión Europea, el poder ejecutivo del bloque, que ejerza un nuevo nivel de injerencia en los asuntos de los estados miembros.

La forma en que Orban obligó a la Unión Europea a entrar en ese momento y por qué pareció impotente retenerlo durante tanto tiempo dice mucho sobre los supuestos fundacionales del bloque y por qué tropezó con los desafíos populistas y nacionalistas.

Las entrevistas con más de una docena de funcionarios europeos actuales y anteriores revelan cómo los sentimientos hacia Orban y su proyecto antiliberal pasaron de la complacencia y la incomprensión a una seria amenaza interna, a pesar de que Hungría tiene menos habitantes que París y un idioma tan esotérico que no tiene relación con él. los de sus vecinos.

La negligencia deliberada se resumió claramente en una reunión en 2015 cuando Jean-Claude Juncker, entonces presidente de la Comisión Europea, vio llegar al señor Orban y dijo: «El dictador viene», antes de saludarlo con «dictador» y darle un una bofetada amistosa en la cara.

Nadie en el poder quería enfrentarse al señor Orban en cuestiones como el estado de derecho y la corrupción, especialmente sus líderes nacionales, que tienen un escaño en el poderoso Consejo Europeo.

«Yo mismo sentí en el Consejo la renuencia de los colegas de Orban a abordar este tipo de problemas», dijo Luuk van Middelaar, asesor de Herman Van Rompuy cuando era presidente del Consejo. Añadió que el consejo es «como un club en el que Viktor es solo uno de ellos, y son animales políticos y se respetan por el simple hecho de ganar una elección».

Los líderes «prefieren no ocuparse de las patatas calientes o de los asuntos de los demás cuando pueden evitarlo», dijo Van Middelaar.

Algunos legisladores europeos reconocieron desde el principio que Orban pisoteó las normas democráticas, pero se vio obstaculizado por los líderes nacionales, en particular el Partido Popular Europeo, la poderosa agrupación de centro-derecha que ha dominado el Parlamento Europeo durante la última década.

Uno de los conservadores que protegió a Orban fue Angela Merkel, la entonces canciller federal. Las empresas alemanas invirtieron mucho en Hungría y Merkel vio al jefe de Estado húngaro como un aliado político en Bruselas. Un miembro prominente del Partido Popular Europeo dijo que Merkel y sus ayudantes habían combatido las quejas sobre Orban, diciendo que podía ser difícil pero que era importante mantenerlo en la familia.

«El mayor fracaso, por el que todavía estamos pagando el precio hoy, es el Consejo Europeo», dijo Rui Tavares, un ex legislador europeo que contribuyó a un informe de 2013 sobre las violaciones de Hungría. “El Consejo Europeo no hizo nada. «

Cuando el señor Orban propuso – y luego presentó – una nueva constitución que iba en contra de los principios europeos, Didier Reynders, el entonces ministro belga de Asuntos Exteriores y Europeos, dijo que trató de abordar el tema en una reunión con la UE. Sin embargo, en 2011 se cerró el Führer.

«La reacción fue que esto no es un problema para los estados miembros», dijo Reynders, quien ahora es miembro de la UE. Comisario de Justicia, añadiendo que «tal vez la Comisión, tal vez el Tribunal» debería ocuparse de ello.

«Pero ahora es una discusión en curso», dijo.

Ivan Krastev, un analista búlgaro de Europa, dijo que durante varios años después de su elección en 2010, Orban «se aseguró de no cruzar las líneas rojas de Bruselas sino de bailar lo que él llamó ‘danza del pavo real'».

Krastev dijo que muchos líderes europeos asumieron que las naciones que se unieron al bloque en 2004 serían socios agradecidos y relativamente obedientes, y juzgaron mal cómo «países como Hungría, Polonia y la República Checa más tarde sintieron que tenían que afirmar su propia identidad y rechazar a Bruselas». . en diferentes grados. «

El partido de Orban aprobó la nueva constitución y una nueva ley de medios que restringe la libertad de prensa. Reformó el sistema judicial del país, depuso al jefe de la Corte Suprema y creó una oficina para supervisar los tribunales, encabezada por la esposa de un miembro prominente del partido gobernante Fidesz. Las leyes electorales se cambiaron a favor del partido.

Los factores externos también fortalecieron a Orban, incluso en 2015 cuando un número récord de inmigrantes llegó a Europa y el Partido de Derecho y Justicia de Jaroslaw Kaczynski, de derecha, llegó al poder en Polonia. De repente, tuvo un aliado allí, y su postura dura sobre los migrantes también le valió el apoyo en otros lugares.

«Lo que liberó a Orban fue en 2015 y la crisis migratoria», dijo Mark Leonard, director del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores. «De repente, defendió algo más que Hungría, pero temas migratorios más amplios, con el apoyo de Alemania, Austria y otros países de Europa Central, y eso le dio poder».

Un punto de inflexión más pronunciado se produjo en mayo de 2018 en una reunión entre Orban y los líderes del Partido Popular Europeo: Joseph Daul, el presidente del partido, y Manfred Weber, el demócrata cristiano alemán, que encabezó el parlamento.

Le advirtieron que su partido corría peligro de ser expulsado de la facción. Recién obtenido otra victoria electoral el mes anterior, Orban se sintió «como si estuviera tomando esteroides» y respondió, según un funcionario que fue informado de inmediato de la reunión.

«Si intentas echarme, te destruiré», dijo Orban, según el funcionario.

Pasarían 10 meses antes de que Fidesz fuera suspendido. Dos años después, en marzo, Orban renunció a la alianza conservadora cuando quedó claro que destituiría a su partido.

Weber todavía lamenta la pérdida de Fidesz. «Por un lado, es un alivio», dijo. “Pero la salida de Orban no es una victoria, sino una derrota” en un esfuerzo por mantener unida a la centro-derecha como un “partido popular amplio”.

Le ayudó a Orban que la Unión Europea tuviera pocas e ineficaces herramientas para castigar a una nación que se había echado atrás. Incluso el Tratado de Lisboa, que otorgó mayores poderes al Parlamento Europeo, tiene esencialmente un instrumento inutilizable: el artículo 7, que puede eliminar los derechos de voto de un país, pero solo si se aprueba por unanimidad.

En 2017, Frans Timmermans, entonces primer vicepresidente de la Comisión Europea responsable del estado de derecho, inició el artículo contra Polonia. El Parlamento Europeo hizo lo mismo contra Hungría en 2018.

Pero ambas medidas se han estancado inevitablemente porque los dos países se protegen mutuamente.

El Tratado también permite a la Comisión incoar procedimientos de infracción (cargos legales) contra los Estados miembros por violar la UE. Ley. Pero el proceso es largo e incluye cartas, respuestas y apelaciones, y las decisiones finales están en el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas. La mayoría de los casos se resuelven en los tribunales.

Pero según los estudios de R. Daniel Kelemen de la Universidad de Rutgers y Tommaso Pavone de la Universidad de Oslo, la Comisión redujo considerablemente el número de casos de infracción después de la adhesión de nuevos Estados miembros en 2004 para cooperar con los gobiernos en lugar de simplemente demandarlos ”, dijo Kelemen. . Barroso se negó a comentar.

La configuración ha cambiado. Dado que está en juego el dinero de los contribuyentes, el próximo presupuesto de siete años está en el balance y los valores compartidos mostrados por el Sr. Orban y el Sr. Kaczynski en los jefes de Estado y de Gobierno se están ignorando, Bruselas puede finalmente tener una herramienta útil para influir en la política nacional combinación de demandas por violación de tratados europeos con graves consecuencias financieras.

Finalmente se había establecido un marcador, dijo el Sr. Reynders.

El gran momento llega este mes cuando el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas da su veredicto.

Si Hungría y Polonia pierden el caso, como se esperaba, no está claro qué pasará si ambos países simplemente se niegan a cumplir. La Unión Europea se adentrará en territorios inexplorados.

[ad_2]

Artículo anteriorPelículas que brillarán en 2022 – fecha límite
Artículo siguienteLa oleada pandémica refresca las perspectivas de los jornaleros que buscan trabajo en la ubicación del noreste de Filadelfia