[ad_1]

En muchas ocasiones hemos escuchado que somos lo que comemos, pero la relación que existe entre la forma en que comemos y el impacto directo en nuestra autoestima, salud y autoestima rara vez se nos explica. , además de la miríada de enfermedades relacionadas y dolencias directas como la mala nutrición.

Según la Organización Mundial de la Salud, hay un 58% de obesidad en América Latina y el Caribe. La cifra no es alentadora en la República Dominicana. Con una población de 10 millones de personas, el 65% son obesos o tienen sobrepeso. Por lo tanto, es importante hablar sobre estos temas porque si no nos damos cuenta de ellos, se convierten en un problema mayor cada día.

Para lograr el equilibrio que necesitamos para vivir una vida plena y alcanzar el estado deseado de «bienestar», debemos aprender a diferenciar conceptos, cambiar significados y paradigmas que hemos aprendido a lo largo de nuestras vidas.

Una de las definiciones más simples de bienestar que podemos encontrar en Internet es: «Condición de la persona cuyo estado físico y mental transmite un sentimiento de satisfacción y calma».

Cuando piensa en la palabra bienestar, le vienen a la mente muchas palabras relacionadas, tales como: B. Salud, estabilidad económica, bienestar, una buena condición física. Por lo tanto, la palabra bienestar se convierte en un estado subjetivo para cada ser humano; Lo que significa bienestar para algunas personas puede no serlo para otras, pero podemos encontrar un terreno común que haga de la palabra bienestar un concepto universal.

Dieta: cambio de significado y cambio de paradigma

El estado que la palabra dieta crea en nuestros cerebros es un estado poco aprendido porque trae a la mente pensamientos y emociones que no son los más positivos y beneficiosos para nuestra evolución y alcanzan la meta mal establecida, la pérdida de peso.

Al repetir que estamos a dieta y que no podemos comer ciertos alimentos, podríamos enviar un mensaje temporal de castigo, frustración, culpa y miedo a nuestros cerebros. Esto podría significar que no somos responsables de nuestras acciones y caemos en la trampa de culpar a otros y no entendemos que la razón es más profunda y se esfuerza por un mayor bienestar, es decir, para lograr nuestro bienestar.

Si decidimos seguir una dieta por una razón mayor que para lograr el bienestar y no por una «emergencia» (por ejemplo: se acercan las vacaciones, se acerca el verano, tenemos una boda …), comenzamos las cosas cambian, y luego el objetivo inicial se vuelve sostenible con el tiempo y podemos combinar nuestro estilo de vida con una dieta saludable y correcta.

El bienestar y la vida plena están relacionados con tu forma de comer

Es muy importante elegir nuestros alimentos que sean nutritivos y no llenos de carbohidratos y azúcar. Desafortunadamente, una de las realidades más crueles en América Latina y el mundo es que la industria alimentaria tiene un gran impacto en cómo comemos y comemos, ya que estamos acostumbrados a alimentarnos. Es difícil para nosotros saber cómo es una comida balanceada, acompañada de todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para estar en condiciones óptimas. También creemos que para satisfacer nuestros cuerpos, necesitamos comer más carbohidratos y azúcar. Preferimos los alimentos procesados ​​en lugar de ser conscientes de que no hay alimentos más ricos, mejor preparados, más saludables y más limpios que los que preparamos en nuestros hogares.

Si tenemos claros los conceptos de bienestar y nutrición, podemos hablar sobre la relación entre los alimentos y la forma en que nos amamos. Podríamos pensar que cada bocado que comemos es para autoestima. La forma, el cuidado y la limpieza con la que preparamos nuestra comida y que compartimos con nuestra familia también es una señal de amor. Independientemente de si se trata de una comida elaborada o una comida simple, debe prepararse para que te ames a ti mismo y a tus seres humanos con alimentos saludables.

Si conocemos esta parte, puede conducir a cambios significativos en nuestras vidas que son sostenibles en el tiempo, y podríamos hacer una dieta temporal con todo, pero con un estilo de vida.

Nuevas y mejores formas de ver la comida en nuestras vidas.

Estamos acostumbrados a ver la comida emocionalmente en lugar de nutricionalmente. Qué significa eso? Esto significa que hemos desarrollado sentimientos por la comida y la hemos llevado a momentos y situaciones que no son los mejores ni los más convenientes para nosotros. Por ejemplo: estoy triste … comamos galones de helado, chocolates; Estoy deprimido, dejo de comer. Dependiendo de la situación, hemos aceptado las comidas como recompensa o castigo, olvidando que la comida es necesaria para nuestro sustento y que nuestra calidad de vida depende de ello.

Nos hemos separado de la idea principal de qué es la comida y, en su lugar, aceptamos creencias, emociones y sentimientos que nos sacan de foco y adoptan conceptos erróneos sobre la salud, el bienestar, la apariencia física y las personas con sobrepeso, lo que a veces ha llevado a muchos Sin darse cuenta, sufren de trastornos alimentarios y emocionales cuando no pueden controlar todos estos pensamientos negativos sobre algo que solo debería darnos paz.

Las comidas deben convertirse en un ritual de apreciación: poder elegir nuestra comida, prepararla con amor y limpieza, ver a nuestra familia feliz y estar agradecidos de que podamos tener comida en nuestras mesas. En la medida en que me amo, puedo demostrar que amo a las personas que me rodean y que puedo decidir qué es bueno para mí y qué necesita mi cuerpo. Eso significa pensar objetivamente y amarme un poco más cada día.

No podemos pasar por alto el hecho de que hay fallas que deben ser tratadas por expertos. No está mal pedir ayuda, es algo que todos podemos sufrir, algunos con mayor severidad que otros, pero siempre habrá formas y medios de llevarnos bien con profesionales como médicos, nutricionistas, psicólogos y psiquiatras.

Mejora tu relación con la comida

Tan pronto como logramos poner las cosas, los conceptos y las emociones en su lugar, comienza el maravilloso proceso de transformación, y finalmente logramos mejorar nuestra relación con los alimentos que pueden no haber sido detectados sin notar que han sido dañados durante años.

Comenzamos a comprender el bienestar que necesitamos, iniciamos cambios en nuestro estilo de vida, tomamos decisiones conscientes sobre nuestra comida, hábitos saludables, hacemos ejercicio, decidimos dormir lo suficiente, descansamos durante horas, apreciamos cómo Es importante compartir tiempo con la familia. No solo dedicamos tiempo, sino que también logramos un equilibrio en nuestra autoestima y todo comienza a fluir sin problemas.

Este proceso es diferente para cada persona, cada organismo es único y especial. Evitemos el terrible error de comparar nuestro progreso con el de los demás. Cada día tiene su propio deseo y cada día cuenta de manera diferente para todos.

No es imposible tomar la decisión de cambiar nuestro estilo de vida, pero nadie dijo que sería fácil. Para hacer cambios duraderos en el tiempo, es muy importante estar acompañado por nuestra familia y los seres con los que vivimos, además de la determinación de hacerlo. A menudo es difícil obtener este apoyo, pero no debería ser una limitación no tenerlo, ya que nosotros como individuos podemos lograr cualquier cambio que propongamos.

En mi viaje personal, he probado varias dietas que se han puesto de moda durante años, incluidas las píldoras automedicadas, infinidad de cosas para perder unos kilos de más; Fue muy difícil para mí controlar mi miedo y no solo tuve un aumento constante no solo en el peso sino también en las emociones hasta que dejé de conectar los kilos de más a la salud y mi bienestar a algo Conectando cosas más profundas y más importantes Cuando mi autoestima muchas quejas comenzaron a desaparecer. Mi relación con la comida definitivamente cambió y, en consecuencia, mi autoestima fluyó como debería.

Todos los días tenemos que tomar decisiones conscientes sobre nuestro bienestar, todos los días podemos elegir cambiar nuestra historia y solo depende de nosotros lograr nuestros objetivos. Es importante establecer metas pequeñas que sean reales y que podamos lograr. No tenemos que esperar hasta fin de año y anotar nuestras metas. Podemos comenzar aquí y ahora. Todo está en nuestras manos.

No estoy aquí para recomendar una dieta o estilo de vida. Este es un proceso por el que todos tienen que pasar y, a menudo, deben estar acompañados por expertos, pero puedo compartir mis experiencias personales sobre lo que me ayudó y me ayudó a encontrar el bienestar. que había perdido

Actualmente, he eliminado la palabra dieta de mi vocabulario y decidí decir que mi estilo de vida se basa en una dieta baja en carbohidratos, azúcar y alimentos procesados. Me encanta comer y también me encanta cocinar, y he descubierto que la mayoría de las recetas a las que estamos acostumbrados pueden tener una versión mejor y más saludable. Solo necesitamos creatividad y pasión por lo que hacemos.

Cómo hacer un baño saludable

Esta es una opción de baño saludable que puede disfrutar con sus familias sin temor a aumentar de peso.

Hummus de calabacín frito

Ingredientes:
3 calabacines medianos
3 cucharadas de tahini
Aceite de oliva, sal y pimienta
2 dientes de ajo
Medio jugo de limon
3 cucharadas de agua
Pimentón en polvo y sésamo para decoración

Preparación:
El calabacín se rompe y se asa en el horno durante 15 a 20 minutos. Después de asar, todos los ingredientes se integran en el procesador y se sazonan al gusto. Se puede acompañar con pimientos y apio. Este hummus puede cambiar su sabor considerablemente al reemplazar el calabacín con coliflor, pimientos o berenjenas siguiendo las mismas instrucciones.

Por: Gabriela de González, entrenadora de vida y bienestar, @laketogaby

[ad_2]

Artículo anteriorRainieri advierte que si el turismo no vuelve a abrir en julio, no se recuperará hasta fin de año – El Masacre.com
Artículo siguienteJacob Cruz habla golpear | Béisbol FanGraphs

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí