[ad_1]

2 de 2

Victor Star

(Santiago de los Caballeros, 1942-2015). Como pediatra, nació en Santiago de los Caballeros el 12 de marzo de 1942, y recibió el título de Doctor en Medicina por la Universidad de Santo Domingo en 1965. Posteriormente realizó una especialidad en pediatría en la Universidad de Barcelona, ​​España (1969). Fue un artista polifacético que cultivó las más variadas formas de expresión en el arte y la literatura, por lo que casi todos sus años han transcurrido entre estas dos actividades y la gestión cultural. No solo fue poeta, sino también escritor, pintor, escultor, cuentista y ensayista. Su producción literaria (cuentos, poemas, ensayos literarios …) fue abundante. Más de cuarenta títulos lo componen. Y sus cuadros también fueron abundantes: veintisiete exposiciones individuales y más de cuarenta colectivos. Con su obra «La Tragedia de Rita Celestina» (1978) obtuvo el segundo lugar en el concurso literario de la Asociación Médica Dominicana. A principios de los ochenta publica «Fario», su primera obra poética. Murió el 6 de mayo de 2015 a la edad de setenta y tres años.

Tabar de Oscar Holguin Brito-Vera

(Montecristi, 1944). Odontólogo, poeta, escritor, cuentista, ensayista y miembro del movimiento doméstico Ateneo de la isla, estudió Odontología (1963-1968) en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, centro donde se desempeña como profesor e investigador en el campo de la microbiología. . En su carrera literaria ha escrito tres libros de verso: Poema incrclo de la plainmar (1999), Sinfonía en la sombra desmadejada (2013) e Í península mía (2013). En el género de la historia con la publicación de varios libros ilustrados para niños como «Grum Grum el Centolla» (1990) y «La doncella encantada de las aguas bravas» (1997) así como un texto de cuentos con un tema para adultos titulado «Olvido y desamor en Palo Seco «(1999).

Pedro Antonio Camilo

(Salcedo, 1947). Médico y narrador. Se doctoró en Medicina en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (1975). Dirigió hospitales en varias parroquias de la región del Cibao y enseñó en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM). Como autor literario, fue miembro de varios talleres literarios y partidario del Dr. Bruno Rosario Candelier lideró las tendencias en diseño de interiores. Camilo se destacó como narrador. Entre sus obras merecen los siguientes libros de cuentos: «Ritual de los amores Confused» (1994), «El caballo de cartón y otras crónicas de la maravilla», (1995), «La Inmaculada Visión de la Inocencia», (2001); «Espacios perdidos y otras historias» (2010) y «Un hombre en Ruicala» (2012). En 2001 publicó su primera novela corta «Chat», obra que fue traducida al italiano en 2005. Tiene otra novela corta inédita, «La noche no borrará el camino». En reconocimiento a su obra literaria, fue objeto de numerosos premios o premios literarios.

Angel Rivera Julio

(Hato Mayor, 1951). Aunque Montecristeño fue por adopción, este poeta y pediatra nació en Hato Mayor; Años más tarde estableció una residencia permanente en Puerto Plata (1980), donde ejerció su profesión, desarrolló sus actividades culturales y formó parte del grupo de literatura «Virginia Elena Ortea» del Ateneo Insular. Bajo la influencia del movimiento interiorista al que pertenece, Rivera Juliao ha producido varios poemarios: «Ángel de Luz» (1999), «Memoria de Sal» (2000), «frágil» (2005) y «Tierra Vertical» ( 2011). . En opinión del crítico literario Bruno Rosario Candelier, Rivera Juliao refleja en sus poemas «la luz que envuelve su corazón y libera los más profundos llamamientos y las más densas posiciones irredimibles». Los poemas del Dr. Ángel Rivera ha sido recogido en diversas antologías del Ateneo Insular así como en numerosos medios de comunicación nacionales.

Ofelia Berrido

(Santiago, 1951). La escritora, crítica, escritora, poeta y ensayista dominicana se doctoró en medicina por la UASD e hizo una especialidad en ginecología y obstetricia y una subespecialidad en ginecología oncológica en la misma universidad. Aunque nació en Santiago de los Caballeros, pasó el mayor de su vida en Santo Domingo, donde desarrolló su labor profesional, cultural y literaria. Es autora de las novelas «El Sol Secreto» (2006) y «El infiel» (2012), así como de los volúmenes de poesía «Pájaros del oblivo» y «La muerte del ahora». Es miembro correspondiente de la Dominican Language Academy. Coordinador del montaje literario y miembro del Grupo Mester de Narradores de esta institución lingüística. También es miembro del movimiento doméstico y del Ateneo Insular.

Jochy Herrera

(Santiago de los Caballeros, 1958) Narrador, poeta, ensayista, profesor universitario y destacado cardiólogo. Su vida se desarrolló en torno a sus dos grandes pasiones: la cardiología y la creación literaria. “Cualquiera que se adentre en sus páginas seculares -escribe sobre este autor, crítico y ensayista dominicano -el cubano Luis Beiro- descubrirá la presencia de un escritor de pleno derecho, un hombre culto, culto con mucho que decir y con recursos a su disposición que hacer. Su vocación fundacional lo ha llevado a crear una estética cultural en la que el cine, la filosofía, las artes visuales, el teatro, la poesía y otras manifestaciones como ventanas tienen tintes humanistas. Es sorprendente que alguien de su alto nivel en el campo de la cardiología deje de tratar problemas mentales. «

Durante más de tres décadas vivió en Estados Unidos, país donde desarrolló una brillante labor literaria, profesional, intelectual y académica. Algunos de sus libros publicados son: «De fugas y minks» (2009), «Seducir los senses» (2010) y «La flama magna» (2014)

Herbert Stern

(Santo Domingo, 1958) Poeta, escritor, ensayista y famoso oftalmólogo dominicano. Se licenció en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña en 1983 con un doctorado en Medicina y estudió Oftalmología en Madrid. Publicó la novela «La Cúpula» (1998) y el libro de versos «Dos Caminos» (2005)

Eduardo Gautreau De Windt

(Santo Domingo, 1962) Poeta, columnista, ensayista, narrador, gestor cultural, neumólogo y cirujano torácico. Cirujano y profesor de posgrado de neumología y cirugía en el Dr. Hospital Salvador B. Gautier y Licenciado en Medicina por la UASD y otras universidades nacionales. El reconocido activista cultural Eduardo Gautreau De Windt es miembro del movimiento Interiorista y desde hace varios años coordina el encuentro poético del Tesauro en Santo Domingo, que ya se ha convertido en un referente de la poesía dominicana. Ha publicado los volúmenes de poesía «Susurros de luz» (2011), su primer trabajo sobre la luz y «Sublime Incompletud» (2016) así como su libro de relatos «Relatos de un silbo» (218) y «Los linderos del fuego» ( 2020). Sus cuentos y poemas han sido incluidos en diversas antologías nacionales y latinoamericanas.

Enrique Mancebo

(Las Matas de Farfán, 1962) ginecólogo, poeta y compositor. Aunque es de Matas de Farfán, vive en Puerto Plata. Como poeta, se ha distinguido como compositor de canciones que han logrado lugares relevantes en concursos y festivales internacionales. Composiciones como «Convénceme», nominada a los Premios Grammy Latinos 2002, «Solo un día», «Eres mucho más que tú», «Yo soy el que más te quiere» y la hermosa canción «Puerto Plata» forman parte del productivo repertorio de este médico popular.

Lorenzo Araujo

(San Cristóbal). Reconocido intelectual y psiquiatra. Nació en San Cristóbal. Es un miembro activo de la diáspora dominicana con sede en Estados Unidos que se ha distinguido como escritor, poeta, cuentista y crítico literario. En la UASD estudió literatura y medicina y arte dramático en las artes visuales. Se graduó con honores de Brooklyn en Lenguas Modernas. Ha publicado una colección de cuentos titulada «Muertos vivientes» y dos volúmenes de poesía: «Una breve canción de amor y muchos sueños» y «Poesía sin tiempo», entre otras conocidas obras literarias. Su primer poemario es de 1959. En 2019 publicó el libro “Nostalgia de los tiempo weg”.

Francisco Jiménez Guilamo

(Higüey). Poeta y cardiólogo. Nació en Higüey pero vivió la mayor parte de su vida en Santiago de los Caballeros, ciudad donde se doctoró en Medicina en la Universidad PUCMM y se especializó en cardiología años después en la Ciudad de México. Al momento de su muerte en marzo de 2017, se encontraba ofreciendo sus servicios en el Centro Cardiovascular del Hospital Metropolitano de Santiago (HOMS). En marzo de 2013 publicó el libro «Cuaderno de Poemas»

Argelia Aybar

(Santiago). Poeta del movimiento interiorista, narrador, ensayista y doctor en medicina especializado en patología. Formó parte del grupo literario Ateneo Insular «Domingo Moreno Jimenes». Ha publicado varios libros de ensayo en el campo de la medicina y en el campo de la ficción produjo la colección de poemas titulada «Desde la sombra» (1996).

Frankz Espino

(Santiago, 1954). Novelista, ensayista, columnista, actor de teatro y ginecólogo. En 1981 recibió el título de Doctor en Medicina por la PUCMM y seis años después, en 1986, el de Especialista en Ginecología y Obstetricia en el Hospital Universitario José María Cabral y Báez. En 1995 también estudió una subespecialidad en perinatología en Río Piedras, Puerto Rico. Formó parte de la compañía de teatro PUCMM durante diez años y publicó su primera novela en noviembre de 2014, titulada «El niño que vivió en prisión».

Pero no solo poemas, novelas, dramas e historias. El cancionero dominicano también contiene los nombres de profesionales médicos, muchos de los cuales se han hecho famosos por la refinada calidad de las letras de sus composiciones. Entre ellos se encuentran los doctores Manuel Sánchez Acosta (1914-2006), quienes son considerados los más famosos en esta faceta del arte. Ángel Chan Aquino (1923-2008), de quien se dice que cantaba o compartía sus canciones mientras estaba parado; Luis Tomás Oviedo, compositor de canciones con contenido social además de escritor y ensayista, y Manuel Tejada Tabar (1957), veterinario, brillante pianista, compositor de canciones populares y piezas sinfónicas y uno de los arreglistas más famosos de República Dominicana y Estados Unidos Enrique Mancebo y otros ya. mencionado.

La exposición panorámica que aquí culmina es la prueba más fehaciente de que, contrario a lo que pensaba y creía antes de escribirla y realizar los exámenes pertinentes, hay muchos médicos dominicanos que, además de su tensa ocupación, los tienen. dedicó parte de su ajetreado tiempo a la obra literaria. Son muchos los profesionales médicos que, tras completar sus consultas habituales, saben cómo quitarse la bata blanca simbólica, desconectarse de la queja, el llanto y el dolor, e intervenir de inmediato, estimulados por los fines más creativos o artísticos en el siempre maravilloso mundo de Arte y literatura.

(*) OBSERVACIONES. El contenido que compone las dos partes de este artículo es una síntesis del tema que nosotros, junto al poeta y escritor Apolinar Núñez y al Dr. Francisco Espino (marzo de 2019) en el encuentro literario «Oficio de la Palabra» Se realiza cada penúltimo miércoles del mes en el bar del Gran Teatro del Cibao bajo la dirección de Dña. Marcela Monte de Oca de Mirabal.

El autor es profesor universitario de lengua y literatura.

[email protected]

[ad_2]

Artículo anteriorRefinanciación de retiros: pros y contras
Artículo siguienteCrecen las compras de vehículos por el rechazo del transporte público – el Masacre.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here