[ad_1]

A veces, cuando observa la controversia en la que están involucrados los grupos políticos y los discursos que se pronuncian, se pregunta si el liderazgo político es claro acerca de la gravedad y la profundidad de la crisis en la que se encuentra el país. a.
En contraste con el discurso oficial, la epidemia de SARS-VOC-2 no muestra signos de ceder ante problemas de salud. La curva de contagio no fue aplanada. De hecho, la cantidad de casos positivos nuevos por día ha aumentado a medida que aumenta la cantidad de pruebas por día. Si bien el promedio era de alrededor de 350 casos nuevos por día a fines de mayo, recientemente aumentó a alrededor de 440. A diferencia del pasado reciente, los casos positivos en porcentaje de las pruebas realizadas ya no disminuyen y se han estabilizado en un 21%. Al mismo tiempo, el número de casos activos ha explotado en los últimos días, llegando a más de 8,000.

Si bien aún es demasiado pronto para sacar conclusiones definitivas, los temores de que la reapertura de las actividades productivas y el relajamiento de las medidas de distanciamiento social puedan acelerar la propagación de la infección pueden ganar terreno.

No habrá recuperación en forma de V

En términos económicos, a pesar de la reapertura gradual de las actividades productivas, se espera que la crisis cause daños económicos permanentes. El banco central ha anunciado que la economía se recuperará en forma de «V», lo que significa una recuperación rápida que permitirá alcanzar en poco tiempo el nivel de actividad y la actividad preepidemia. Sin embargo, si no se siguen medidas rápidas de política para restaurar la disponibilidad de divisas, esto no sucederá. Aún menos si la situación epidémica empeora y la reapertura se retrasa o se reintroducen las medidas de aislamiento. La reapertura probablemente contribuirá a una recuperación inmediata pero limitada en los niveles de actividad y la economía y las empresas tardarán mucho más en reanudar la producción y el empleo a nivel de febrero.

Debe enfatizarse que la limitación más importante para el crecimiento es la falta de divisas. Sin ellos, no hay forma de pagar las importaciones que son vitales para la recuperación de la producción industrial y agrícola, así como el comercio y los servicios. Mientras los sectores generadores de divisas no estén donde la interrupción los dejó, el nivel de actividad no volverá al punto de partida antes de la crisis. El turismo y las transferencias podrían ser la fuente de divisas más lenta para recuperarse.

Otro factor limitante para la recuperación es que la demanda agregada es muy débil. Los paros laborales y la reducción drástica de las actividades informales, particularmente en abril y mayo, han reducido significativamente el poder adquisitivo de un gran número de hogares. Esto afecta negativamente las posibilidades de las empresas de restaurar la producción porque sus perspectivas de ventas no son optimistas.

Las cifras de desempleo

Entre abril y mayo, 530,000 personas en el sector privado formal dejaron de comerciar con el Fondo de Seguro Social (TSS), según cifras oficiales. Esto redujo el número total de personas registradas oficialmente en el sector privado de poco menos de 1,6 millones a casi un millón y el número total de personas empleadas formalmente en el sector público y privado de 2,25 millones a 1,7 millones. De esto se puede concluir que solo debido al impacto en el sector privado formal, el número total de desempleados aumentó de 518 mil a fines de 2019 a poco más de un millón de personas y el desempleo aumentó de casi 10% a 20%.

Sin embargo, estas cifras no tienen en cuenta el impacto de la crisis en el desempleo en el sector informal. No hay razón para suponer que esto sea menos grave que el formal. Si los efectos fueran similares en términos porcentuales, 500,000 personas informales habrían dejado de trabajar y recibir ingresos en estos dos meses, y el número total de desempleados habría aumentado a 1.5 millones. Esto corresponde al 30% de la población activa, un número sin precedentes en la historia económica del país.

Los números son tan grandes y el impacto negativo en la demanda agregada es tan grave que, como se indicó anteriormente, la siguiente historia no será una historia en la que la reapertura signifique un regreso rápido al trabajo para todas estas personas. Al menos dos portavoces del sector industrial ya han anunciado que no todos los trabajadores suspendidos en este sector serán reintegrados.

Esto requiere dos cosas. Primero, aunque disminuirá inmediatamente debido a la reapertura, los despidos finales mantendrán el desempleo alto. Los salarios y el consumo tendrán un impacto negativo en la actividad económica general. Los datos del TSS pueden usarse para estimar que los gastos de los trabajadores se verían comprimidos en más de 5 mil millones de pesos por mes si el 50% de los trabajadores suspendidos en el sector formal no fueran reintegrados en sus empresas. Además, hay una reducción en aquellos en el sector informal que no pueden volver a trabajar de inmediato.

En segundo lugar, las empresas se verán afectadas nuevamente porque se verán obligadas a pagar a una gran cantidad de empleados y trabajadores en tiempos de limitaciones de recursos muy altas, con menos ventas o ninguna en los últimos meses. Si bien esto ayuda a apoyar el consumo de las personas desplazadas temporalmente, limita la capacidad de las empresas para operar y recuperarse.

Implicaciones sociales y reacciones políticas.

El impacto económico y social de esta dinámica puede ser devastador, y parece que los líderes políticos no son lo suficientemente conscientes de ello. Apoyar la supervivencia y la preservación de los empleos en los próximos meses sigue siendo tan importante como lo fue hace dos meses. Lo que ha cambiado es que hay cierta recuperación a medida que muchas empresas e iniciativas comerciales comienzan a funcionar y parte de los desempleados son reintegrados. Sin embargo, el riesgo de que una proporción significativa de desempleados temporales (suspendidos) se convierta en desempleados permanentes es muy alto.

Si desea evitar serios reveses sociales con posibles implicaciones políticas en este contexto, se deben discutir al menos tres tipos de intervención. El primero es mantener transferencias sociales excepcionales y compensatorias en favor de los hogares pobres y vulnerables.
Suspender o debilitar el programa en este momento no solo reduciría la demanda general y el potencial de recuperación, sino que también pondría en peligro el sustento de muchos hogares. Debe pensar seriamente en conservarlos durante unos meses más.

En segundo lugar, subsidie ​​el empleo formal para garantizar que la pérdida de empleo final sea lo más pequeña posible. Una forma de hacerlo es fortalecer y ampliar la segunda modalidad del programa PHASE. Si bien el gobierno transfiere recursos a individuos suspendidos bajo la primera modalidad, en el segundo caso ayuda a los fondos públicos a mantener el empleo en el sector formal mediante la transferencia de recursos a aquellos que no han sido suspendidos. Las empresas pagan la diferencia entre la transferencia y el salario regular. Por lo tanto, es un subsidio para que las empresas mantengan su empleo. Si las empresas transfirieran los recursos destinados a la primera modalidad a la segunda al reintegrar a los trabajadores, esto crearía un incentivo para que reincorporen a más trabajadores y eviten el despido permanente.

Tercero, estimular la demanda general mucho más a través del gasto público y la inversión. Dado que no es previsible que la demanda de fuentes externas (exportaciones, turismo, transferencias) se recupere lo suficientemente rápido como para evitar que el daño económico se vuelva permanente, es importante impulsar la demanda interna. Por esta razón, el nuevo gobierno debe apoyar un amplio programa de gastos e inversiones a partir de agosto o septiembre, que ayudará a reactivar la producción y las ventas.

Además, se puede considerar la posibilidad de otorgar préstamos garantizados por el gobierno a través de un fondo u otro mecanismo a empresas medianas y pequeñas que deben operar. Los estímulos monetarios pueden ser inadecuados y requieren un esfuerzo adicional.

El sufrimiento humano que podemos evitar y la velocidad con la que salimos de la crisis dependen por completo de la capacidad del gobierno para apoyar a las personas más pobres, mantener el empleo y estimular el crecimiento. Esto, a su vez, depende de encontrar nuevos recursos para financiar el esfuerzo lo más rápido posible.

La búsqueda de recursos, una mayor protección y reactivación son las palabras clave.

[ad_2]

Artículo anteriorBANÍ | El candidato al vicio del bloque opositor lamenta la tarea de la provincia de Peravia
Artículo siguienteLeopoldo II: Bélgica «despierta» a su sangriento pasado colonial

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here