… generalmente se acepta que 1968 fue el año pico: el año climático, un año único, un año de eventos y sensaciones que cayeron en cascada con una intensidad que a veces era insoportable, a veces extática. Modestamente, 1968 fue un año que tomó la historia en una dirección inesperada y sorprendente: un hermano pequeño más amable de 1492, 1776, 1848, 1914, 1945 y 2001.

Todas estas cosas deberían y cambiarán la forma en que vivimos nuestras vidas, incluso si interrumpe la vida normal y causa miedo. Pero todavía nos quedan seis meses.

Un acto sobre el arco de la justicia moral.

Una cosa a considerar es que lo que está sucediendo ahora, las protestas pacíficas y un movimiento hacia el cambio afectará a una generación de estadounidenses, al igual que los eventos de 1968.

Brandon Tensley de CNN habló con Lawrence Moore, un manifestante que creció en la década de 1960, tenía 12 años en 1968, y dijo que lo que vio provocó un activismo de por vida:

Cuando avanzo rápido hasta el presente, veo cuán brutal ha sido la policía como parte de mi vida como hombre negro. Crecí en la década de 1960, tenía 12 años cuando hubo disturbios en 1968, y me conmovió cuando vi personajes como Stokely Carmichael, John Lewis y Martin Luther King Jr.

Hay niños y adultos jóvenes viendo todo esto, probablemente en Instagram o algo de lo que nunca he oído hablar. El verdadero significado de estos años radica en volver a contar.

Las protestas ayudan a los políticos a aprender

El profesor de la Universidad de Pensilvania, Daniel Gillion, se ocupó de las protestas raciales desde los años sesenta hasta los disturbios de Los Ángeles a principios de los noventa. Estos episodios cambian las cosas, escribe en el Washington Post:

Mi investigación ha demostrado que los políticos usan las protestas raciales para aprender más sobre las relaciones raciales en los Estados Unidos, para adaptarse a la reciente repetición de los llamamientos de las minorías y para abrirlos a la innovación política. Cuando los políticos evalúan estas protestas, se ven obligados a dar a las preocupaciones racistas y étnicas una prioridad más alta que otros problemas que enfrenta la ciudad, el estado, la región o la nación.

Argumenta que incluso las pequeñas protestas en los distritos del Congreso podrían cambiar las opiniones de los legisladores. Y tiene datos para respaldarlo.

Pero, ¿por qué el cambio ocurre tan lentamente?

El editor y escritor de Nueva York, David Remnick, señaló lo que no cambió dolorosamente entre 1968 y hoy:

Quizás la frustración más profunda cuando se piensa en 1968 y 2020 es el tiempo transcurrido, las oportunidades perdidas y el servicio pagado. En el campo de la justicia penal, la población carcelaria de Ronald Reagan comenzó a dispararse y se aceleró durante décadas hasta la mitad de la administración Obama. Black Lives Matter comenzó al menos parcialmente en 2013 porque, a pesar de todas las promesas, incluso la presidencia de Obama no pudo ejercer una influencia decisiva en cuestiones de racismo y abuso policial.

Ahora tenemos un presidente al que le gusta citar una amenaza racista cargada tuiteando: «Cuando comienza el saqueo, comienzan los tiroteos». Y aunque la respuesta a cada pregunta política no puede ser Donald Trump, el hecho es que el país está liderado por un demagogo cuyos impulsos políticos son autocráticos y cuya retórica es deliberadamente divisiva. No menos molesto es el hecho de que Trump, cuyas creencias racistas van desde hacer campaña contra Central Park Five en 1989 hasta usar el derecho de nacimiento como plataforma de lanzamiento político, fue votado por decenas de millones de estadounidenses que respaldaron o estaban dispuestos a apoyar su intolerancia. para tolerarlo Esta base de apoyo no ha disminuido significativamente y continúa existiendo.

¿Cómo estuvo 1968?

El historiador de Princeton, Julian Zelizer, escribió una descripción clara de 1968 aquí:

La nación estaba atrapada en el pantano de Vietnam, y cientos de miles de soldados luchaban por sus vidas en un conflicto inútil. Mientras tanto, cada día parecía traer más noticias sobre las turbulencias en el país, ya que el movimiento contra la guerra causó enfrentamientos entre activistas y policías. La nación aún fue golpeada por una serie de disturbios devastadores un año antes que resultaron del acoso policial a los afroamericanos en Newark, Nueva Jersey y Detroit, Michigan.

Dos de las figuras más influyentes del país, Martin Luther King Jr. y Robert Kennedy, fueron asesinados trágicamente. El presidente Lyndon Johnson anunció el 31 de marzo de 1968 que no se presentaría a la reelección mientras que la Convención Nacional Demócrata de Chicago resolvió enfrentamientos violentos entre los manifestantes y la policía del alcalde Richard Daley.

Con el gobernador segregacionista de Alabama, George Wallace, quien dirigió una campaña de terceros que abordó la ira étnica blanca en respuesta a los derechos civiles y la contracultura, el republicano Richard Nixon ganó la presidencia al prometerle al país «ley y orden». Restaurar caminos.

A Trump le gusta mucho este tema de la ley y el orden y ha tratado de apropiarse de él mismo. Pero como Peter Baker escribió en el New York Times, su retórica de hoy suena mucho más a George Wallace ’68 (perdedor, segregacionista) que Richard Nixon ’68 (dos trimestres que renunció a su favor).

¿2020 es peor que 1968?

Zelizer también argumentó que 2020 es peor que 1968:

Covid-19 ha matado a casi el doble de estadounidenses que los 58,000 que murieron en casi una década de combates en Vietnam …

… ha puesto en peligro las instituciones civiles centrales como las escuelas y los lugares de culto y nos ha obligado a vivir separados de amigos y familiares …

… Tenemos un presidente que, a diferencia de Lyndon Johnson o Richard Nixon, no parece preocuparse por la gobernanza …

… mientras algunas ciudades están en llamas, su respuesta es arrojar combustible al fuego …

… ahora vivimos en un mundo partidista, en el que nuestras instituciones mantienen constantes divisiones rojo-azul en casi todas las preguntas, sin importar cuán grande o pequeño …

Compara la economía desde entonces hasta ahora, la amenaza a los programas gubernamentales de la recesión y la persistencia de la desigualdad racial.

James Blake de CNN hizo otro caso desgarrador sobre por qué 2020 siente que podría ser peor:

Sin embargo, una victoria de Trump en noviembre podría afectar cualquier dinámica de las protestas, dijo Christopher Huff, profesor de historia en el Beacon College de Florida, que estudia movimientos de protesta.

«Sería devastador», dijo Huff. «Si lo que sucede ahora se traduce en una derrota electoral en noviembre, sería un indicador de que lo que sucedió puede no tener una base para un cambio a largo plazo».

Contrapunto: 2020 es excepcional

Allá en el Atlántico, James Fallows lo ve de otra manera:

… esto es lo que alguien recordará en aquel entonces: 1968: Los asesinatos. La guerra exterior. La matanza doméstica y el derramamiento de sangre. El caos político y la división. La forma en que partes de los Estados Unidos han aparecido en respuesta a las injusticias durante la semana pasada es la forma en que gran parte de los Estados Unidos parecía día tras día. Creo que puedo recordar todas las semanas de este año lleno de acontecimientos.

Hillary Clinton parece estar cayendo en el campo en barbecho. Ella dijo esta semana que hay similitudes entre el activismo de 1968 y 2020, pero lo que estamos viendo en 2020 es un tipo de extraordinario mejor.

«Hay ciertas similitudes, pero creo que el momento por el que estamos pasando es extraordinario en el mejor sentido de la palabra».

Hit record, cambia el mundo

La reportera Karen Grigsby Bates tenía 16 años en 1968 y recientemente dijo en NPR que parte de lo que hace que 2020 sea tan agitado e impredecible es la capacidad de todos de establecer un récord en un evento como la muerte de George Floyd:

Lo que es diferente es el hecho de que gran parte se puede compartir instantáneamente gracias a la tecnología, como saben, no para ser una persona profesional de los medios de comunicación y para grabar algo que sucede en tiempo real, presionar un botón y transmitirlo al país y El mundo entero está cambiando la dinámica del poder de muchas maneras.

¿Qué pasa si no es 1968 sino 1964?

El profesor de Princeton, Omar Wasow, escribió en el Washington Post que las protestas de Floyd, cuando parecían enfrentamientos violentos, fueron similares en 1968.

Pero ahora que los activistas los han controlado y el público esencialmente ha rechazado la caracterización de Trump de ellos, en realidad se parecen a las protestas pacíficas de 1964.

Y estas protestas pacíficas condujeron directamente a la Ley de Derechos Civiles.

¿Qué pasa si no es uno de los anteriores?

El profesor de la Universidad de Nueva York, Thomas Sugrue, también escribió en la publicación que la comparación de dos años separados por 50 años más es superficial y tonta:

Es tentador, pero problemático, sacar conclusiones simples que vinculen el pasado y el presente. Las comparaciones simplistas oscurecen lo que ha existido desde la década de 1960 y reducen un largo movimiento por la justicia racial a una comparación de la retórica del presidente. Ver 1968 y 2020 como puntos focales en la ley y el orden, como momentos de «guerra cultural», dificulta ver lo que ha cambiado en más de medio siglo. El quién, el dónde y el por qué de 2020 no pueden reducirse a una repetición desde 1968, ni podemos predecir reacciones políticas al mirar el pasado a través de nuestros espejos retrovisores.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here