[ad_1]

Cuando el vendedor de llantas Velacio Vicuña Sánchez sufrió una tos persistente, fiebre y dolor de garganta la mañana del 20 de julio, nunca se le ocurrieron los fatídicos días que lo aguardaban.

A pesar de los síntomas, no se les ha hecho la prueba del nuevo coronavirus, al igual que muchos venezolanos que no reportan estar infectados, para evitar que las fuerzas de seguridad se los lleven y los aíslen en los centros de salud, hoteles e instalaciones deportivas en las precarias condiciones donde se encuentran. tienen hambre, frío o maltratados por los militares que los custodian.

Este fenómeno fue reconocido recientemente por el presidente Nicolás Maduro. quien admitió durante un discurso televisado que aislar a los pacientes sospechosos «generó tanto miedo … (que) mucha gente dice:» No, no me dejarán solo en un lugar. «

Y también ha despertado preocupación entre profesionales y opositores, quienes dijeron a The Associated Press que los pacientes que se esconden afectan el crecimiento de la tasa de contagio, precisando que de cada familia de cinco miembros, solo se proyecta que uno sea reportado como infectado. .

En este contexto, el médico y diputado José Manuel Olivares, quien fue encargado por el líder opositor Juan Guaidó para atender la emergencia sanitaria, señaló que el subregistro de casos ya se calcula en un 60%.

Las infecciones se han más que duplicado en el último mes y ya superan las 41.000. Esto agrava las precarias condiciones de un sistema de salud donde todo es escaso y conduce al colapso de algunos hospitales en Caracas y otros estados que ya no tienen lugares para recibir pacientes por COVID-19.

Vicuña Sánchez vivió la crisis sanitaria de primera mano. Después de seis días de sufrimiento y dificultades respiratorias, se le hizo una prueba de COVID-19 en un centro estatal de diagnóstico integral (CDI) en su ciudad natal de Cabimas, una ciudad deprimida en el oeste de Venezuela que históricamente fue una próspera ciudad petrolera.

Debido a las limitaciones del CDI, fue trasladado en ambulancia al hospital universitario estatal en la occidental ciudad de Maracaibo, a pesar de que sus familiares se negaron a permitir que ese hospital colapsara y deteriorara severamente sus instalaciones.

En las primeras horas de su ingreso al hospital, el empresario de 63 años tuvo que esperar con decenas de infectados que se encontraban sentados en incómodas sillas metálicas o tirados en el suelo sin recibir ninguna atención.

Por sus problemas respiratorios, Vicuña Sánchez fue trasladado a otra habitación, donde lo acostaron en una cama y compartieron una bomba de oxígeno con otros pacientes porque no había suficiente para todos.

Cuando fallecieron dos de sus compañeros de cuarto, cuyos cuerpos permanecieron en la habitación durante varias horas, Vicuña Sánchez fue presa del miedo. Impulsados ​​por la determinación de no terminar cuando tomaron la decisión de desafiar la seguridad militar y huir del hospital.

Sin dinero ni teléfono para llamar a su familia y recogerlo, no tuvo más remedio que caminar hasta los vehículos que pasaban para llegar a Cabimas.

El calvario en el hospital llevó a sus familiares a tomar la decisión de aislarlo en una habitación de su casa con algún medicamento recomendado, una bomba de oxígeno y el cuidado de una tía que era enfermera, dijo a AP Esteban Vicuña, sobrino del comerciante.

“Es una guillotina entrar hoy a un centro de salud pública, sobre todo con el tema del COVID. Y los privados son carísimos ”, explicó Vicuña mientras explicaba las razones por las que la familia dejó a su tío en casa.

Luego de varios días de combatir el virus, el comerciante falleció el 2 de agosto, según su certificado de defunción, de neumonía bilateral, insuficiencia respiratoria aguda y paro cardíaco.

Pero el problema no terminó ahí. Sus familiares tuvieron que enfrentar diversos obstáculos para enterrarlo porque ningún médico estaba dispuesto a entrar a la casa a llevarse el certificado de defunción por temor a contagiarse.

Luego de horas de infructuosos esfuerzos, los familiares envolvieron el cuerpo en sábanas y bolsas negras y lo llevaron al hospital en una carretilla tirada por una motocicleta, donde finalmente un médico certificó la muerte.

Según Olivares, el subregistro de casos de coronavirus muestra que el uso de la represión para combatir la pandemia «no funcionó».

Como trabajadora en uno de los hospitales gubernamentales más grandes de Caracas, no es ajena a las dificultades que enfrentan los pacientes todos los días. Cuando en junio comenzó a sentir dolor en el cuerpo y la cabeza, secreción nasal y escalofríos, el miedo la sobrecogió.

La primera reacción del técnico de salud, que habló con la AP con la condición de que no se publicara su nombre para evitar represalias por parte de las autoridades, fue buscar la ayuda de un médico del hospital.

«Dios me protegió», dijo, recordando el diálogo que había tenido con el médico.

“Recuerdo que me dijo, ¿sabes lo que pasará cuando haga el examen? Si lo hace bien, perdemos el control de lo que le sucede. Te estarán buscando en tu casa y no sabemos adónde te llevarán. Si vive con su hija de 14 años, ¿tiene alguien que le traiga comida? ¿Quién te cuidará? …. Te aconsejo que no hagas ninguna prueba. Si te complicas llámame enseguida y actuaremos. «

El miembro del personal siguió la recomendación del médico en la carta y utilizó su embarazo como excusa para solicitar un permiso de descanso e irse a casa sin llamar la atención.

Durante más de una semana estuvo aislada en su departamento en el centro de la capital sin el conocimiento de sus vecinos, su cuerpo y su dolor de cabeza, una tos constante y una fiebre que solo pudo aliviar con la ayuda de la medicación durante unas horas. Poco tiempo después, su hija enfermó, pero con síntomas más leves.

«Lo que hice fue lo mejor», concluyó.

Una asistente contable de 20 años no tuvo tanta suerte como Vicuña Sánchez y el técnico de salud. Después de dar positivo por COVID-19 en una prueba rápida a principios de agosto después de que un vecino se infectara en su calle, él y 16 personas, todas asintomáticas, fueron llevados a un hotel amenazado en el centro de Caracas si no estaban listos para Dejar su casa significaría arrestarlos por parte de las Fuerzas de Acciones Especiales, una temida élite de la policía nacional.

Desde una habitación descuidada que ni siquiera tenía una bombilla para encender el joven que intentó identificarse como John para evitar represalias militares, le dijo a AP que necesitaba ser puesto en cuarentena en habitaciones y baños desordenados. .

«Las sábanas y almohadas de mi cama eran tan viejas y sucias que parecían marrones», dijo, recordando su primer día en la habitación del hotel. «Tuve que empezar a limpiar la habitación y el baño donde encontré bolsas de harina y recipientes de plástico tirados al piso», dijo.

«Hay mucha desorganización», dijo el asistente contable, recordando que luego de la prueba de PCR para confirmar que estaba infectado, tuvo que esperar 10 días por el resultado y la medicación, pero ningún médico vino a verlo. está a punto de experimentar la evolución.

John pasa largas y aburridas jornadas revisando los mensajes en su celular o esperando que le traigan pequeñas porciones de comida, que debe complementar con galletas o pan para evitar pasar hambre.

«No espero volver a pasar por una situación como esta», dijo una técnica de turismo que quiso identificarse como Carmen, sobre las casi tres semanas que pasó aislada en un hotel ruinoso en Caracas, donde estaba en colchones viejos y sin sábanas. Tuve que dormir.

Carmen llegó al hotel a principios de mayo después de llegar en un vuelo aprobado por el gobierno desde Perú para repatriar a más de un centenar de venezolanos. A pesar de que dio negativo en la prueba rápida, tuvo que esperar 18 días para que le dieran el resultado negativo de la PCR y le dieron el boleto de salida de la cuarentena.

«El primer día fue el peor de mi vida para mí», dijo sobre las primeras horas de su llegada al país cuando ella y un centenar de auxiliares de vuelo fueron trasladados a un hotel estatal custodiado por soldados armados, donde tuvieron que esperar más de 12 horas en una Espacio para hacerse exámenes médicos y compartir baño con hombres sin agua y con heces en el suelo.

«Como los militares tenían armas … nos gritaban y nos insultaban», dijo Carmen, recordando cuando uno de los viajeros se quejó de que no les daban comida y se sentaron en sillas de plástico durante horas, tres policías se lo llevaron. ella entra en un baño y luego cojea incapaz de caminar.

[ad_2]

Artículo anteriorFacebook se vincula con BJP de India bajo el control del discurso de odio
Artículo siguienteINTRANT y BID reafirman su compromiso con el desarrollo de la movilidad en la RD «Noticias SC

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here