El 1 de julio, después de un cierre de más de 100 días en las fronteras, los aeropuertos y hoteles dominicanos se reabrieron a un mundo que ahora está formado por una pandemia. Hacer turismo ya no será lo mismo.

En la República Dominicana, la actividad turística representa el 8% del PIB y el año pasado contribuyó con el 26% al ingreso en dólares que el país recibió oficialmente, alrededor de $ 7,468 millones. Estos son resultados que demorarán en regresar.

La reapertura será tímida. Esto se espera de las terminales del aeropuerto y los hoteles. Mañana, cuando el aeropuerto internacional José Francisco Peña Gómez Las Américas en Santo Domingo reciba pasajeros, solo será un tercio de su tamaño normal. De los 45 a 50 vuelos diarios que recibió regularmente antes de la pandemia de COVID-19, 14 vuelos volarán a través de la terminal con origen o destino a Nueva York, Boston, Miami, Orlando, San Juan y Madrid el 1 de julio -Programación.

En el aeropuerto de Punta Cana, donde el país recibe la mayoría de los turistas, la perspectiva ha cambiado en los últimos días de las expectativas de hace un mes. Según el itinerario publicado en el sitio web, se recibirán tres vuelos desde San Juan, Nueva York y Fort Lauderdale para el día de la reapertura. Se están agregando gradualmente más rutas, casi todas desde los EE. UU. Se espera que se ofrezcan alrededor de 20 vuelos desde Estados Unidos, Canadá y España a finales de mes.

La República Dominicana ha cerrado sus fronteras, aeropuertos y puertos desde el 20 de marzo, una medida ordenada por el gobierno para evitar la propagación del nuevo virus corona. Ahora el regreso de los turistas dependerá no solo de la reapertura de las fronteras dominicanas, sino también de la situación en otros países.

Estados Unidos no ha logrado evitar la emigración de ciudadanos de este país, que ahora se ha convertido en uno de los epicentros del COVID-19 en el mundo, con 2,63 millones de casos confirmados y 129.545 muertes, según la Universidad Johns Hopkins.

Más del 40% de los turistas que visitan la República Dominicana regularmente vienen de América del Norte, y el sector turístico se centra en sus esperanzas.

El 11% de los visitantes provienen de Rusia, Francia y Argentina. No se planean vuelos a estos países a Punta Cana, al menos no durante la primera semana después de la reapertura. El aeropuerto de Santo Domingo recibe vuelos desde Francia, pero no vuelos desde Rusia o Argentina.

Entrar en un aeropuerto

La experiencia del aeropuerto será menos congestionada. Al menos ese es el objetivo de las autoridades aeroportuarias, que han publicado el protocolo para los aeropuertos del país en los últimos días.

El documento, aprobado por la Junta de Aviación Civil, define las reglas que van mucho más allá del uso obligatorio de una máscara. A los pasajeros que lleguen al país se les medirá la temperatura y, si está por encima de los 38 grados centígrados, se los someterá a pruebas rápidas para detectar COVID-19. Si esto es positivo, se activan los protocolos especiales de higiene y el pasajero está aislado en un área especialmente preparada en el aeropuerto.

Para recoger el equipaje, como en todas las áreas de la terminal, se marcan las distancias que los pasajeros deben mantener entre ellos. Además, hay personal especial en el área del cinturón de equipaje, de modo que cada equipaje está separado por una distancia de un metro del otro.

¿Cómo será para aquellos que viajan desde la República Dominicana?

El primero es que los procesos se incrementan para que los viajeros tengan que llegar al aeropuerto tres horas antes y hacerlo con su cheque en el sitio web de la aerolínea, o si esta opción no está disponible, deben imprimir una copia del boleto .

imagen

El protocolo establece que solo los pasajeros con boletos pueden ingresar a la terminal. No se aceptan acompañantes a menos que sean personas con discapacidad o menores que viajen solos.

Dentro del aeropuerto, los viajeros no pueden quitarse las máscaras. La única excepción es si el oficial de seguridad del aeropuerto lo solicita antes del check-in de equipaje o en el momento de la migración. Estos agentes deben limpiarse las manos con alcohol o gel antibacteriano antes de cada pasada que manejan.

El JAC declaró que los paquetes de equipaje de mano deben mantenerse al mínimo y que su manejo y requisitos deben dejarse a las aerolíneas. Las aerolíneas de todo el mundo están pidiendo a los pasajeros que no lleven maletas a la cabina del avión para evitar cruces físicos entre los viajeros.

Antes de abordar el avión, las aerolíneas se aseguran de que los pasajeros aborden el barco en grupos de diez, comenzando por aquellos que ocupan la parte trasera del avión.

medio

Los hoteles y restaurantes operan de acuerdo con un protocolo establecido por el Ministerio de Turismo, que se anunció oficialmente incluso entre los hoteleros menos de 12 horas después de la reapertura. «Nos mostraron borradores, pero no tenemos ningún documento oficial», dijeron fuentes del sector que fueron consultadas el martes por la mañana.

El protocolo recomienda que los hoteles grandes no excedan el 30% de sus habitaciones en julio y luego lo amplíen al 50% en agosto y al 75% en diciembre. Esto es para aquellos que tienen más de 500 habitaciones para que los huéspedes no se amontonen en las áreas públicas.

Los hoteles con 100 a 500 habitaciones deben estar llenos al 50% en julio, 75% a partir de agosto y 100% en diciembre. Mientras tanto, las personas con menos de 100 habitaciones pueden estar llenas en un 75% entre julio y diciembre.

La demora en la publicación de las actas fue una de las razones por las que varias cadenas hoteleras permanecieron cerradas por más tiempo de lo esperado. Por ejemplo, el Iberostar español planea regresar a sus hoteles Iberostar Selection Bávaro, Iberostar Dominicana e Iberostar Punta Cana el 31 de julio, mientras que los hoteles Dominicus, Costa Dorada y Grand Bávaro abrirán el 1 de septiembre.

Las fechas para los hoteles Be Live solo están disponibles en su sede en Punta Cana el 20 de julio, mientras que las de Puerto Plata y La Romana están disponibles a partir del 1 de agosto. Las instalaciones en Santo Domingo abrirán el 1 de julio.

La disponibilidad de habitaciones en los hoteles Meliá en Punta Cana solo se mostrará el 1 de octubre. Mientras tanto, el Hard Rock Punta Cana operará a una capacidad máxima del 30% a partir del 1 de julio y sus instalaciones estarán parcialmente activas durante las primeras dos semanas.

Los hoteles del Grupo Punta Cana, la cadena Barceló y Riu abrirán el 1 de julio.

Cuando los visitantes llegan al punto de registro, se mide su temperatura corporal y el turista debe presentar una declaración de salud y viaje que detalle su estado de salud si han tenido contacto con alguien infectado con COVID-19 en los últimos 14 años. Eran días y cuando tenían que hacer una cuarentena.

Los pasajeros podrían someterse a pruebas de detección rápidas para el nuevo virus corona como parte de una selección aleatoria realizada por el Ministerio de Salud de los visitantes.

Las piscinas controlan la cantidad de personas que pueden ingresar, mientras que en las playas debe haber una distancia social de dos metros entre las mesas y las sillas.

«Permita que grupos de hasta 10 personas se unan al grupo. Si hay más de 10 personas en un solo grupo, el grupo debe dividirse en subgrupos que alcancen el límite para permitir la distancia social», dijo el protocolo.

Los hoteles deben reservar habitaciones para el aislamiento, ya que algunos de los turistas presentan COVID-19. El Ministerio de Turismo insta a los hoteles a informar a sus huéspedes si hay una persona infectada en la instalación. «El anuncio temprano de un brote es la mejor estrategia y ayudará a frenar una situación en la que cada día cuenta. Ocultar la información parece tener más que ver con la pérdida de ingresos que con la protección de la salud pública», dice. El protocolo oficial.

Un impacto sin precedentes

No hay estimaciones oficiales actuales de cuánto perderá la economía dominicana si se cierra el turismo, pero algunos economistas suponen que caerán a niveles históricos. Henri Hebrard dijo que el cese de la actividad debido a la pandemia resultará en un colapso de más del 60% del ingreso en dólares. Se calcula que de los $ 7,468 millones que el turismo trajo al país el año pasado, la cantidad de este año se reducirá a un nivel de $ 2,500 millones.

La apertura de las fronteras dominicanas es solo un pequeño elemento en la situación global de COVID-19. Esta semana, los países de la Unión Europea negociaron una apertura para solo 15 países fuera del área común: Marruecos, Argelia, Túnez, Serbia, Montenegro, Canadá, Japón, Australia, Nueva Zelanda, Corea del Sur, Tailandia, Georgia, Uruguay y Ruanda. La lista aún no ha sido aprobada y no es vinculante para los países europeos. Es una recomendación que se revisa cada 15 días.

España, que alberga el 2% de los turistas que visitaron la República Dominicana en los primeros cinco meses del año, elaborará una lista de países de los que se pueden recibir turistas. Sin embargo, no está claro si se adhieren estrictamente a los de la Unión Europea.

Además, no todas las aerolíneas regresarán a la vez. La reactivación de las rutas de vuelo también será un proceso paso a paso, dependiendo de la demanda y las oportunidades financieras de las aerolíneas, como lo explica la IATA.

Todo esto está frenando la recuperación del sector turístico. Hace una semana, la Asociación de Hoteles y Turismo de la República Dominicana (Asonahores) estimó que entre 60,000 y 100,000 turistas serían recibidos en la República Dominicana en julio. Actualmente, sin embargo, el número no está claro debido a la demora en las agencias gubernamentales en la divulgación del registro operativo del hotel.

El tiempo de recuperación esperado para las actividades turísticas sería de entre 13 y 18 meses, y será 2021 cuando se alcance el nivel de 2018, el mejor del año pasado en este sector.

Las empresas que brindan servicios turísticos están en una peor posición. Es posible que los turistas no puedan salir de los resorts para participar en actividades al aire libre o caminatas. Esto limita el negocio del transporte terrestre. La semana pasada, el presidente de la Asociación Dominicana de Transporte Turístico (Adotratur), Tusides Santana, reconoció que el fracaso de las empresas en este sector, aunque no lo haya hecho, es muy probable.

Lo mismo se aplica a las compañías de excursiones acuáticas y a los operadores turísticos que no están seguros del alcance de una de las crisis más profundas en el turismo mundial.

Los casinos que están integrados en algunos hoteles también están ocupados. La Asociación Dominicana de Casinos de Juego, Inc., David Moniz, dijo que el sector está sufriendo las consecuencias del cierre de actividades no esenciales que, de mantenerse, podrían forzar aproximadamente 25,000 despidos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here