[ad_1]

En su reunión de política monetaria en junio, el Banco Central de la República Dominicana (BCRD) decidió mantener su tasa de interés monetaria en 3.50% anual. Asimismo, la tasa de interés en la instalación de expansión permanente (repos de 1 día) se mantiene en 4.50% por año, mientras que la tasa de interés en depósitos a la vista es de 2.50% por año.

«La decisión sobre la tasa de referencia se basa en un análisis exhaustivo del impacto de la incertidumbre actual sobre la estabilidad macroeconómica y la inflación futura», dijo el banco en un comunicado.

La inflación mensual en mayo fue de -0.11%, mientras que la inflación acumulada en los primeros cuatro meses del año fue de -1.25%. Por otro lado, la tasa de inflación disminuyó a 0.99% interanual desde mayo de 2019 hasta mayo de 2020, cayendo por debajo del rango objetivo de 4.0% ± 1.0%, mientras que la inflación subyacente que refleja las condiciones monetarias alcanzó 3.10%. En el futuro, el sistema de pronóstico del BCRD indica que la inflación se recuperaría gradualmente y se movería alrededor del límite inferior del área objetivo al final del año, dando al BCRD grados de libertad para mantener una posición monetaria expansiva para contrarrestar los efectos negativos de COVID 19 para mitigar la economía dominicana. «

Según el banco, existe un alto nivel de incertidumbre en el entorno internacional, aunque en las economías que han superado las fases más críticas de la pandemia, se han levantado las medidas de contención que obligaron a cesar la producción y han empeorado la actividad económica en general. En este sentido, las previsiones de consenso y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han reducido significativamente las previsiones de crecimiento mundial y estiman que las contracciones para 2020 serán del 4,7% y 4,9%, respectivamente. En respuesta a la desaceleración del crecimiento global, los bancos centrales de todo el mundo continúan implementando medidas de relajación monetaria y liquidez para satisfacer las necesidades internas de sus países.

En los Estados Unidos de América (EE. UU.), El FMI espera que la actividad económica disminuya del 2,3% en 2019 al -8,0% en 2020 en el año en curso. De hecho, el crecimiento en la economía de Estados Unidos disminuyó a 0.3% interanual en el primer trimestre a medida que el mercado laboral se deterioró durante ese período.

Sin embargo, varios indicadores han mostrado signos de recuperación en los últimos meses, incluida una caída del desempleo del 14.7% en abril al 13.3% en mayo y un aumento en las ventas minoristas y el consumo de bienes duraderos.

En este contexto de bajo crecimiento y falta de inflación, la Reserva Federal (Fed) ha adoptado un grupo de medidas monetarias expansivas que se espera que mantengan las tasas de interés clave en el rango de 0% a 0.25% para 2022. La Fed continúa implementando varios programas para la flexibilización cuantitativa mediante la entrega de liquidez a través de repos, compras de valores públicos y privados en el mercado secundario y programas de canalización de crédito para micro, pequeñas y medianas empresas.

Para la zona euro, se espera que COVID-19 cause una disminución aún mayor en este bloque de país, que según el FMI aumentaría de 1.3% en 2019 a -10.2% en 2020. Disminución de la producción industrial y trastornos en el comercio internacional. En respuesta a este difícil escenario, el Banco Central Europeo (BCE) mantiene la tasa de depósitos a corto plazo a corto plazo en -0.50% al año, al tiempo que hace que las condiciones para el programa de transferencia de préstamos bancarios sean más flexibles. financieramente y amplió el programa para comprar valores públicos y privados en el mercado secundario.

Por otro lado, el alto nivel de incertidumbre causado por la pandemia ha aumentado la volatilidad en los flujos de capital y ha afectado las perspectivas de crecimiento de los mercados emergentes, lo que ha llevado a una depreciación general de sus monedas frente al dólar estadounidense. América Latina en particular, que ya se enfrentaba a una situación económica más débil, se vio afectada por los precios más bajos de los productos básicos y la parálisis del flujo turístico mundial, por lo que el FMI pronosticó una disminución regional de -9.4% para 2020. En este contexto, los bancos centrales de la región continúan apostando. Programas para proporcionar liquidez y transferir crédito al sector privado.

En términos de materias primas, el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) muestra una tendencia ascendente gradual, que está siendo influenciada por el recorte en la producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados. Según las previsiones, el precio promedio del WTI para 2020 sería de alrededor de USD 35 por barril, que está por debajo del nivel planeado originalmente en el presupuesto estatal de alrededor de USD 60 por barril. Por otro lado, el precio del oro permanece por encima de $ 1,700 por onza troy porque se usa como un refugio de valor en un contexto de alta incertidumbre. El comportamiento de los precios de los bienes primarios beneficia las condiciones comerciales de la República Dominicana, lo que compensaría en parte el impacto negativo de la pandemia en la actividad del sector a través de la factura del petróleo y las exportaciones de oro debido a la contracción de la economía mundial.

Cuando se adoptaron las medidas de contención contra COVID-19 en la República Dominicana, la economía se encontraba en una posición cíclica favorable, caracterizada por el crecimiento en torno al potencial y la baja presión inflacionaria, según el BCRD. “Estos sólidos fundamentos macroeconómicos han ofrecido flexibilidad para tomar medidas monetarias expansivas para abordar el shock adverso. La información preliminar del Índice de Actividad Económica Mensual (IMAE) indica que la actividad económica se desaceleró significativamente en marzo y abril en comparación con la tasa de expansión observada en enero y febrero, lo que resulta en una variación promedio acumulativa de -7, 5% en los primeros cuatro meses de 2020 ”, dijo el comunicado.

“El banco central continúa implementando una gama de medidas monetarias y financieras para mitigar los efectos del coronavirus al aumentar el financiamiento para los sectores productivos y los hogares a tasas de interés más bajas. En particular, del total de RD $ 120 mil millones puestos a disposición de los intermediarios financieros (que corresponde a un incentivo monetario de aproximadamente 3 puntos porcentuales del PIB), aproximadamente RD $ 80 mil millones se pasaron por varias instalaciones, de las cuales RD $ 40 mil millones todavía se utilizaron Están disponibles para respaldar aún más la actividad manufacturera y contribuir a una recuperación rápida de la demanda interna más adelante en el año «, agregó.

El banco central dijo que se observó una caída significativa en las tasas de interés de los préstamos otorgados por varios bancos y un mayor impulso en los agregados monetarios. Las condiciones monetarias favorables también han contribuido a una aceleración de los préstamos al sector privado en moneda local, un aumento de más del 14.0% en comparación con el año anterior, lo que subraya la transferencia de crédito a los sectores manufacturero, hotelero y de restaurantes, minorista y construcción. .

Por otro lado, la pandemia ha tenido un impacto significativo en las finanzas públicas, ya que los ingresos fiscales han disminuido debido a la desaceleración económica y la desgravación fiscal, y el gasto público relacionado con los programas de empleo ha aumentado. e implementar medidas de higiene. En este sentido, se espera que el déficit del gobierno central aumente de -2.2% del PIB en el presupuesto original a -5.0% del PIB, según estimaciones actualizadas en el cambio presupuestario aprobado por el Congreso Nacional.

Por otro lado, cabe señalar que las medidas para proporcionar liquidez en moneda extranjera por alrededor de USD 622 millones y las intervenciones en el mercado de divisas que se llevaron a cabo este año han ayudado a lograr un menor flujo de moneda extranjera asociado con la contratación de turismo, la reducción de transferencias y Exportaciones moderadas e inversión extranjera directa en un contexto donde la demanda de dólares ha aumentado significativamente debido al alto nivel de incertidumbre debido a la precaución. También destaca que el alto nivel de las reservas internacionales del banco central permitirá a la institución continuar apoyando el mercado de divisas para satisfacer las necesidades de los operadores económicos y el público en general en moneda extranjera, lo que ayudará a mantener la estabilidad. Tipo de cambio en relación con un entorno internacional turbulento.

El Banco Central de la República Dominicana reafirma su compromiso con una política monetaria para lograr su objetivo de inflación y el buen funcionamiento de sus sistemas financieros y de pago, ayudando así a mantener la estabilidad macroeconómica. Con esto en mente, el instituto continuará monitoreando de cerca el impacto de COVID-19 en la economía dominicana y estará listo para continuar respondiendo de manera oportuna a los factores que podrían poner en peligro el objetivo de inflación y afectar la estabilidad macroeconómica.

[ad_2]

Artículo anteriorSergia Elena espera que «sea la próxima incursión de Gonzalo Castillo»
Artículo siguiente¡La Academia ha invitado a 819 nuevos miembros!