[ad_1]

Hace más de 30 años, los Expos dieron un paso agresivo para adquirir un lanzador sobresaliente con la mentalidad de «ganar ahora». Así fueron los detalles: 25 de mayo de 1989.

Obtener exposiciones LZ Mark Langston. Los marineros reciben: LD Brian Holman, LD Gene Harris y LZ Randy Johnson. El LD Mike Campbell Fue enviado a Montreal el 31 de julio para completar el intercambio.

Johnson más tarde se convirtió en uno de los mejores jarros en la historia de las mayores. Hasta entonces, nadie podía imaginar el valor de lo que entregaban. Era un esbelto jugador serpentino de 25 años que luchaba por mantenerse en las grandes ligas con tendencia a perder el control.

Después de que se completó el cambio, Peter Gammons escribió en Sports Illustrated que Expos consideraba a Harris el mejor de los tres streamers de crédito.

Dave Dombrowski, entonces Gerente General de los Expos, luego admitió a USA Today que muchos vieron a Harris y Holman como mejores perspectivas.

«Vimos positivamente [Johnson]Dijo Dombrowski, quien luego tuvo éxito como ejecutivo con los Marlins, Tigers y Red Sox. «Pero nadie imaginó que cambiaríamos a un futuro Salón de la Fama».

Eso es exactamente lo que hicieron. En este momento, sin embargo, vale la pena preguntar lo siguiente: ¿Qué hubiera pasado si el intercambio no hubiera tenido lugar?

Esta no es una pregunta loca y el impacto histórico sería enorme. ¿Las exposiciones habrían podido conquistar el codiciado título? ¿Johnson y el dominicano Pedro Martínez formaron el mejor dúo de la historia?

¿Cómo es la «Gran Unidad» en Montreal?

Todo comenzó con Langston, quien fue uno de los mejores titulares en las Grandes Ligas en la década de 1980. Pero él y los Marineros, que en ese momento no tenían muchos recursos financieros bajo su dueño George Argyros, no podían acordar una extensión de algún contrato.

En ese momento se sabía que Langston sería un candidato para el cambio en un equipo en Seattle que aún no había tenido una primera temporada con un récord de 500. Parecía que los Mets atraparían a Langston, pero Argyros vetó el cambio que supuestamente también envió a Langston y Jay Buhner a Nueva York por Howard Johnson, Sid Fernández y Kevin Tapani.

«Estábamos tan cerca como te puedas imaginar», dijo Joe McIlvaine, vicepresidente de Mets.

Según el informe de Gammons, Argyros también puso fin a un intercambio de tres equipos que habría enviado a Langston a Toronto, George Bell a Atlanta y Al Leiter a Seattle. Hubo otras opciones comerciales en las que participaron los Dodgers, los Medias Rojas y los Reales.

Pero al final se trataba de Nueva York (con una oferta actualizada) y Montreal. Los Marineros tendieron a la segunda opción después de que Langston rechazó una oferta definitiva de renovación de contrato. Y Johnson se mudó al noroeste de los Estados Unidos.

Imagine que se han producido algunas de las otras opciones de intercambio. Hubiera sido un desastre para los Marineros, quienes probablemente no habrían entrado en su primera postemporada sin la temporada Cy Young de Johnson de 1995 y habrían vencido a los Yankees en la Serie de División de la Liga Americana, una victoria que se dice que salvó el béisbol. Como producto del destino, Johnson golpeó a Langston y los Angelinos en el juego para este desempate de octubre.

Las exposiciones de Langston no habían funcionado bien, pero eso no les impidió perderse la postemporada por vigésima vez en sus 21 años de historia en 1989. Pero a la larga, habría pagado grandes dividendos.

Es imposible saber qué le habría pasado a Johnson en Montreal. Quizás hubiera cambiado más tarde, sufriera una lesión grave, o simplemente no se convirtiera en un lanzador que terminara segundo en el American Cy Young Award de 1993.

Pero supongamos que las exposiciones mantienen a Johnson y él tiene la misma carrera que tuvo.

La campaña de los Expos de 1993 tuvo lugar después de años de decepción, incluida su única experiencia después de la temporada de 1981 y antes de la huelga de 1994 que terminó con todos los sueños de playoffs. El equipo, dirigido por el dominicano Felipe Rojas Alou en 1993, estaba dirigido por su hijo Moisés, Delino DeShields, Marquis Grissom, Larry Walker y John Wetteland. El año pasado, antes de que Major League Baseball expandiera su división de dos a tres divisiones, Montreal terminó tres juegos detrás de los Filis, los líderes del Este Nacional.

Ahora imagine al equipo con Johnson que, según la referencia del béisbol, tuvo una ERA + de 135 en 255.1 entradas y un WAR (Wins Above Replacement) de 6.6. Montreal ya tenía un número sólido de lanzadores, pero sus tres primeros escaladores, el nicaragüense Dennis Martínez, Ken Hill y Chris Nabholz, todavía tenían una WAR combinada de 7.1.

En otras palabras, no es difícil imaginar a Johnson escalando la colina de postemporada con los Expos este año. A partir de ahí, habrían vencido a los Bravos con 104 victorias y luego se enfrentarían a los verdaderos campeones del año, los Toronto Blue Jays, en una Serie Mundial canadiense.

Los Expos se quedaron dos juegos detrás de los Dodgers en la Carrera de comodines de la Liga Nacional de 1996. Sin embargo, no está claro si Johnson ayudó a Montreal este año después de sufrir una lesión en la espalda que lo limitó a 61.1. Sigue con Seattle.

Randy-Pedro: Mortal Dupla

Menos de cinco años después de que los expos cambiaran al futuro Salón de la Fama antes de alcanzar su potencial, adquirieron otro en una situación similar.

Pedro Martínez no hizo una pregunta tan grande como Johnson. Antes de la temporada de 1992, el dominicano era el décimo mejor prospecto en todo el béisbol, según Baseball America. Al año siguiente, brilló como relevista con los Dodgers en su año de novato, pero Los Ángeles no estaba seguro de si el derecho podría obtener un lugar en la rotación y fue enviado a Montreal el 19 de noviembre de 1993 para llenar un vacío en el cerrar con la adquisición de Delino DeShields.

«Nuestro organismo rector cree que puede ser un excelente titular», dijo Dan Duquette, quien reemplazó a Dombrowski.

Estabas en lo correcto. Mendoza, de 22 años, fue una potencia desde el principio, y en sus primeras tres temporadas con Montreal, fue una parte sobresaliente de la rotación. En 1997, Martínez alcanzó un nivel de élite, lideró la Liga Nacional en varias categorías y ganó su primer Premio Cy Young.

En este universo paralelo, donde los Expos habían mantenido a Johnson, quien ganó el Este Nacional (y tal vez más) en 1993, ¿habría seguido Martínez después de esta campaña? Tal vez no. E incluso si lo hicieran, ¿habrían compartido Pedro y Johnson más de una temporada acortada por la huelga? De nuevo, la respuesta es probablemente no. En Montreal, Johnson puede no haber firmado la extensión del contrato de cuatro años que lo mantuvo en Seattle después de 1994.

Pero eso no es nada divertido. Supongamos que las exposiciones se apoderan de Martínez, mantienen a Johnson y ambos comparten dos posiciones en la rotación hasta al menos 1997. El resultado de este año sería una de las mejores parejas de la historia:

Johnson (Seattle): 213.0 IL, 2.28 ERA, 197 ERA +, 2.82 FIP, 34.2 K%, 8.0 WAR

Martínez (Montreal): 241.1 IP, 1.90 ERA, 219 ERA +, 2.39 FIP, 32.2 K%, 9.0 WAR

Desde 1900, solo seis pares del mismo equipo, tres desde 1936, han producido al menos 8 WAR cada uno. Dos de ellos consistieron en Johnson y Curt Schilling con los D-Backs en 2001 y 2002. La última pareja con ERA + sobre 190 fueron Carl Lundgren y Jack Pfiester con los Cachorros de 1907. Solo cinco parejas obtuvieron el primer y primer lugar en una votación del Premio Cy Young. Johnson y Schilling lo hicieron dos veces.

¿Es el mejor de todos? Al menos estarían hablando, a pesar de que Martínez y Johnson tuvieron sus mejores campañas en Boston y Arizona, respectivamente.

Después de todo, los dos ases serían socios. En 2015, ambos fueron incluidos en el Salón de la Fama en su primer año y, junto con John Smoltz y Craig Biggio, formaron parte de uno de los grupos mejor elegidos de Cooperstown.

A largo plazo

El impacto de la estadía de Johnson en Montreal habría sido difícil de ver, pero puede ser inmenso. ¿La «Gran Unidad» habría ayudado a mantener el béisbol en Montreal en lugar de Seattle? ¿Se habría detenido en Arizona, donde hizo esfuerzos impresionantes para darle el título a los D-Backs y evitar un cuarto campeonato consecutivo para los Yankees? E incluso, ¿Martínez habría sido cambiado a Boston, donde tuvo dos de las mejores temporadas de la historia para un lanzador y a quién ayudó a poner fin a su histórica sequía de títulos?

La lista sigue y sigue, pero no hay certeza.

Pero una cosa está clara: si este cambio no hubiera tenido lugar hace 31 años, la historia del béisbol sería un poco diferente, como informa Andrew Simon. MLB.com.

[ad_2]

Artículo anterior15 años da a luz a trillizos con 28 semanas de embarazo en La Altagracia Maternity «SC News
Artículo siguienteÚltimas noticias y análisis del virus corona